arrow

El fin de los días (1999)

El fin de los días
Trailer
4,7
18.059
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Nueva York, 1979. En un hospital de Manhattan acaba de nacer Christine, una niña preciosa. Ese mismo día, en el Vaticano, un joven sacerdote le comunica al Papa que esa niña lleva la marca del Anticristo. En 1999, Jericho Cane, un ex-policía amargado, salva a Christine del asalto de unos ladrones. Desde entonces Cane será víctima de la persecución de terribles fuerzas sobrenaturales. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Estados Unidos Estados Unidos
Título original:
End of Days
Duración
121 min.
Guion
Andrew W. Marlowe
Música
John Debney
Fotografía
Peter Hyams
Productora
Beacon Communications / Lucifilms. Distribuida por Buena Vista Internacional
Género
Acción Fantástico Sobrenatural Fin del mundo Religión
"Previsible y aburrido filme, que no deja de ser un pobre "Terminator 3", fin de milenio. Lo mejor, Gabriel Byrne"
[Diario El País]
"Mucha pirotecnia, muchos efectos especiales, un poco de acción y gratuidad, y absolutamente nada de cine"
[Diario El País]
6
Finalidad infravalorada
Aunque la película tiene una historia que viene como anillo al dedo para su año de estreno (666, el número del demonio, al girarlo da 999, como en 1999, el año de su regreso....y todo ese rollo), no creo que el demonio, si existiera, fuera un ser extremadamente lujurioso.Ni creo tampoco que Arnold sea ni el actor adecuado ni el hombre que vaya a "derrotar" al diablo.
Sin embargo, dentro del despropósito y la parafernalia de efectos especiales, creo que el guión intenta darnos a entender algo.Y ése algo es que si tenemos un problema (en éste caso que el diablo se quiere apoderar del mundo, fíjese usted), nos contentamos diciendo: "gracias a Dios, lo solucionaré"... o decir: "en éstos momentos tan oscuros es cuando tenemos que tener fé".
Pues bien, en mi opinión la fé no sirve para nada si no depende de las acciones de un ser real, un ser de carne y hueso que intervenga.
El señor Papa, alabado sea, sentado en su lecho, cree que si tiene fé el maligno será vencido, pero tuvo que llegar un ser real, Arnold, y hacerle frente.

En conclusión, para mi "El fin de los días" supone una dura crítica a la Iglesia y una manera más de hacernos ver que si actos, la fé o la creencia en Dios no sirve de nada.
[Leer más +]
49 de 59 usuarios han encontrado esta crítica útil
3
Género fantástico. Masculino singular. Sin predicado y demasiado sujeto.
Si la película se enmarca dentro del género fantástico no es por las piernas de Robin Tunney sino por la ardua tarea que tiene Schwarzennager: recibir y ordenar una cantidad considerable de información MENTALMENTE. Incomprensible. Estas escenas de reconstrucción de los hechos maquiavélicos funcionarían mejor con el actor sosteniendo una libreta, un lapicero y una goma de borrar mientras, tomando nota de sus reflexiones esclarecedoras, hablara en voz alta corrigiendo datos. Sería más creíble. Algo así imagino:


“Mis observaciones detectivescas. Por Arnold.

Tipa rara ----> Mala ----> Sí -----> No -----> Tal vez ----> No ----> Yo qué coño sé (Descongelar albóndigas para la cena)

El otro ----> Satán ----> Salvar el mundo ----> Cuidado con los desconocidos ----> No pedir sal a la del tercero, posible adoradora del diablo, que menudos cuernos tiene

¿Niña adoptada? – Madre adoptiva – Niña adoptada – Sobrepeso – Cara de loca – Cara de vil – Cruella de Vil con sobrepeso – Calorías de más – Dieta del cucurucho para ella”


Más llamativo aún resulta que a menos de diez minutos para las 0:00 Satán continúe con su plan de acostarse con la chica para destruir el mundo. Maligno, maligno el bueno de Gabriel Byrne. Además dispone de un tiempo escaso –recordemos que tiene todavía la túnica puesta, prenda difícil de manejar y que favorece la ventilación–, por lo que se deduce que la eyaculación precoz no sólo es un problema terrenal.

Y ya, en el fin de los días, termina esta cosa, dejando tiempo libre para realizar otras labores más interesantes. Como mullir los cojines del salón. Con lo que tú molabas antes, Chuache.
[Leer más +]
21 de 25 usuarios han encontrado esta crítica útil