arrow

Eternamente joven (1992)

Eternamente joven
Trailer
5,3
10.345
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Año 1939. Daniel McCormick (Mel Gibson), piloto de pruebas, es un hombre al que todo le va bien en la vida. Todo cambia una mañana en la que su novia, Helen, tiene un desgraciado accidente. Desolado, se ofrece voluntario para un experimento secreto: El cuerpo de Daniel queda congelado en una cápsula experimental. En 1992, más de cincuenta años después, dos niños descubren la cápsula y descongelan el cuerpo, llevando a Daniel a casa de uno de ellos, que vive con su madre Claire (Jamie Lee Curtis). (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Estados Unidos Estados Unidos
Título original:
Forever Young
Duración
104 min.
Guion
Jeffrey Abrams
Música
Jerry Goldsmith
Fotografía
Russell Boyd
Productora
Warner Bros. Pictures / Icon Productions
Género
Comedia Romance Fantástico Comedia romántica
"Correcta y contenida comedia romántica, fantástica y muy tierna. Hasta da pudor decirlo, pero el pastel funciona. Convincente reparto"
[Diario El País]
9
BELLA HISTORIA DE AMOR COMPAGINADA CON CIENCIA FICCIÓN (HIBERNACIÓN)
"Forever Young" es una película entrañable, amorosa, deliciosa, con la cual se derrama alguna que otra lágrima y con tal encanto que gusta verse cada equis tiempo.

Aborda el supuesto de la ciencia ficción llamado "hibernación o crionización" (del inglés "cryonics", término con el que se empezó a nombrar en 1965 al invento de ciencia-ficción consistente en la congelación de todo el cuerpo humano con vista a que quede suspendido aunque vivo y poder ser reanimado en un futuro). Y lo hace enlazándolo seductoramente a un gran romance entre un hombre y una mujer. Como resultado sale esta película más que agradable, mezcla de ciencia ficción y amor.

El tema de la hibernación es ya viejo en el género de ciencia ficción, tanto en literatura como en cine. Se usa como un medio posible de viajar en el espacio y en el tiempo, sobre todo en el espacio exterior a nuestro sistema solar e incluso dentro del mismo, como una hipótesis factible de poder trasladarnos a años luz o largas distancias más allá de nuestro planeta, puesto que de otra manera nos sería casi imposible viajar lejos dado lo breve que es la vida humana en cada uno de sus individuos.

En dicho sentido, como medio de poder viajar largas distancias más allá de nuestro sistema solar, empleó la hibernación el escritor Arthur C. Clarke en su relato "El centinela" (USA 1953), que luego llevaría exitosamente a la pantalla Stanley Kubrick, "2001: UNA ODISEA DEL ESPACIO" (G.B. 1968). E igualmente con la misma tesis utiliza la hibernación Ridley Scott en su filme "ALIEN, EL OCTAVO PASAJERO" (G.B. 1979), amén de muchos otros autores y obras.

No es nada descabellado, si pensamos que casi todo lo que el ser humano piensa e imagina tarde o temprano acaba haciéndose realidad; hay numerosos ejemplos a lo largo de la historia.

La hibernación como tal podría producir paradojas o futuribles con los que más de un creador ya ha jugado: por ejemplo, imagínense que el hibernante esté por ejemplo 20 años hibernando y que cuando lo congelaron tuviera 20 años y un hijo a punto de nacer, entonces resultaría que al despertar al cabo de dos décadas él seguiría teniendo 20 años de edad, no habría envejecido, pero sí su hijo que ahora contaría con su misma edad y parecería su hermano. Pues bien el guión de este filme no utiliza la hibernación exactamente así, pero sí en parecido sentido. En el caso de "Eternamente joven", la hibernación se presenta como un experimento "top-secret" en sus inicios, el cual por circunstancias imprevista se les va a ir de las manos a los organizadores, provocando al cabo de medio siglo una paradoja también chocante pero digna de verse por lo bien expuesta y desarrollada que está.

Un saludo y que Udes. hibernen plácidamente.

Fej Delvahe
[Leer más +]
26 de 30 usuarios han encontrado esta crítica útil
6
Descubriendo la tarta de arándanos y los poderes de las frutas del bosque.
Tengo muy buenos recuerdos de ésta película, la vi en un ambiente hostil (más preocupado por el cochinillo que por el cine) y me encantó.

Yo era una tierna adolescente y me gustó esta película con todos los ingredientes de película romántica. En su momento me encantó la cazadora "bomber" que le dieron a Mel Gibson en la película para que tuviera algo con lo que vestirse, su camisa azul a juego con sus ojos. Me encantó la profunda historia de amor, su crueldad, la acuciante rapidez que necesitaba dado la carencia de tiempo del protagonista y me emocionó su final.

Pero saqué varias cosas en claro: lo primero, como ya he dicho otras veces en otros comentarios, la necesidad saludable de paladear en dosis controladas estos ejercicios de pastel y sentimentalismo sin ningún tipo de pudor; y lo segundo, mi gran pasión por las grosellas, arándanos, cerezas y demás frutos del bosque. Ya veis, una niña que tras la salida del cine y movida por la petición del protagonista en la película, pidió una tarta de arándanos y, ahora, ya de mayor, sigo sucumbiendo al susodicho fruto morado.

Gran maridaje, éste, el del cine y la gastronomía, si señor.
[Leer más +]
13 de 17 usuarios han encontrado esta crítica útil