arrow

Delicatessen (1991)

Delicatessen
Trailer
7,3
43.541
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
En un inmenso descampado, se alza un viejo edificio habitado por personas de costumbres más bien extrañas que sólo tiene una preocupación: alimentarse. El propietario es un peculiar carnicero que tiene su establecimiento en los bajos del bloque. Allí llega un nuevo inquilino que trabaja en el circo y que alterará la vida de la excéntrica comunidad que lo habita. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Francia Francia
Título original:
Delicatessen
Duración
95 min.
Guion
Jean-Pierre Jeunet, Marc Caro, Gilles Adrien
Música
Carlos d'Alessio
Fotografía
Darius Khondji
Productora
UGC / Hachette Première
Género
Fantástico Comedia Comedia negra Película de culto
Jean-Pierre Jeunet y Marc Caro, en su primer largo, deslumbraron a la crítica europea y una legión de espectadores ávidos de otro tipo de cine. Los franceses sorprendían trasladando a la pantalla un universo singular, de rebuscada y axfisiante estética y con un guión tan extraño como "incómodo". Sin duda diferente y extremadamente original, "Delicatessen" no es para todo tipo de público, pero si está ud. entre los que detestan la comida rápida, esta delicia es definitivamente un plato a degustar.
[FilmAffinity]
9
En la variedad está el gusto
Sin apenas estudios y tirando de una cultura basada en lo autodidacta, Jean Pierre Jeunet y Marc Caró se lanzaron definitivamente tras un objetivo para pasar de crear spots publicitarios y video-clips a un cine que llevaban cabilando durante años. De este inicial bagaje llevaron tras de sí al que se convertiría en actor fetiche de Jeunet, Dominique Pignon, cuya escena en la llega pueblo desconocido, en una época desconocida, empujando a un taxi con sus bártulos cargados; y en la que el taxista utiliza como moneda de cambio esos zapatos desgastados del propio Pignon nos sitúa en un tipo de cine fuera del uso, que raya el surrealismo y que presenta una visión macabra de una serie de hechos, tocados por ese tipo de humor que tanto gusta a ambos realizadores y que permite el distanciamiento.

Los tonos rojizos y marrones de la fotografía son ya un indicativo de la sangría humana que precederá a la llegada del protagonista y al posterior desarrollo de la trama. La imaginación se desborda y alcanza cotas inimaginables en este film con personajes a cada cual más tremendista, sin embargo todos ellos tocados por el hambre y la miseria. ¿El principal mérito? Cocinar todos estos ingredientes y convertirlos en una comedia tan singular. Saboreen esta Delicatessen, pero jamás pregunten de qué está hecha no sea que encontremos un trozo de vecina.
[Leer más +]
72 de 90 usuarios han encontrado esta crítica útil
8
El hombre es un ogro para el hombre
Luz y tinieblas. Jeunet trazaba la línea poética y Caro la emborronaba de sombras. Un tándem perfectamente acoplado en su contrapuesta y al mismo tiempo, complementaria visión de un cine diferente, extraño, que resiste análisis racional por su carácter ensoñador y decididamente fuera de todo margen cinematográfico.

Sólo hicieron dos películas juntos: "Delicatessen" y "La ciudad de los niños perdidos".

"Delicatessen" es sustancialmente mejor. Una auténtica flor del mal cuya belleza deslumbrante no es más que la puerta de entrada a un universo enfermizo, habitado por un bestiario humano de proporciones grotescas: un payaso deprimido, un ser repugnante que naufraga entre mares de caracoles, una violonchelista cegata, una suicida eternamente frustrada, un carnicero monstruoso y su voluptuosa amante...Todos son muy solitarios y todos están muy hambrientos. Y quieren devorarse los unos a los otros. ¿El canibalismo como alegoría de la comunicación?. Quizás. Pero obviando lecturas más racionales, la película es de un bizarrismo precioso.

Amor, humor, música. Un lugar que se eleva fuera del tiempo y del espacio. Ogros, brujas, hadas. Criaturas del subsuelo. Sucesos imposibles. Magia. "Delicatessen" se presenta bajo las engañosas hechuras de un cuento. Pero no un cuento cualquiera. Es el cuento que hubieran escrito los hermanos Grimm si hubieran sido franceses, opiómanos y amigos íntimos de Baudelaire.

"Delicatessen" es hasta ahora, una película irrepetible, una sinfonía visual que deleita y horroriza los sentidos a partes iguales y, ante todo, la más bella comedia antropófaga que se haya rodado nunca. Para todo tipo de gourmets.
[Leer más +]
55 de 62 usuarios han encontrado esta crítica útil