arrow

Un ángel caído (1987)

5,2
89
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Cuando Harold (Albert Finney), conoce a Treat (Matthew Modine), tiene la corazonada de que es un chico sin hogar, y de inmediato, siente el impulso de acompañarle. Así, llegan a una desvencijada casucha donde Treat vive con su hermano Phillip (Kevin Anderson), y al llegar a la conclusión de que el visitante es un hombre con mucho dinero, Treat decide secuestrarlo y muchas novedades se van a producir, desde entonces, en sus complejas vidas. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
Año / País:
/ Estados Unidos Estados Unidos
Título original:
Orphans
Duración
115 min.
Guion
Lyle Kessler (Obra: Lyle Kessler)
Música
Michael Small
Fotografía
Donald McAlpine
Productora
Lorimar Motion Pictures
Género
Drama
8
Lo que muchos necesitan es tener a alguien que crea en sus potenciales
Con mucha frecuencia, el miedo, la ansiedad, la inseguridad… son sentimientos que sólo conseguimos superarlos cuando a nuestra vida llega, un día, una persona fuerte que cree sinceramente en nuestra capacidad de superación, nos trata con afecto, habla siempre con claridad de las cosas, y nos ayuda a comprobar que somos capaces de lo que parecía imposible. Es decir, lo que muchos seres humanos necesitan es tener a alguien que crea en sus inmensos potenciales.

Este valiosísimo tema, había sido abordado, muy eficazmente, por directores como George Cukor en “Born Yesterday” (1950) o por Robert Mulligan en “Fear Strikes Out” (1957), entre otros, y es ahora, Alan J. Pakula, -quien precisamente hiciera las veces de productor en la que fuera la opera prima de Mulligan-, el que vuelve, ahora, sobre un asunto que harto tiene que ver con la posibilidad de rehabilitación de un ser humano, cuando se le brinda el apoyo y las posibilidades necesarias.

Lo paradójico aquí, es que es un hombre que ha entrado en el juego sucio del gansterismo, el que trata de redimirse apoyando en lo económico y con mano de obra, y también respaldando afectiva y psicológicamente, a dos chicos que han carecido de aquello de lo que, quizás un día, él mismo careció.

La trama tiene mucha fuerza dramática y en su desarrollo resulta bastante aleccionadora cuando vemos el proceso que sigue, aquella suerte de ángel caído, con esos dos muchachos de tan disímil carácter que, abandonados desde muy pequeños, luchan por sobrevivir con sus muchas limitaciones. El mayor, Treat, temperamental y bastante primario, se ha vuelto un ladronzuelo y es quien planea secuestrar al hombre que ha llegado para ayudarles. Phillip, en cambio, es inseguro y bastante frágil, y de manera calculadora, su hermano lo ha llenado de suficientes temores como para que no abandone en ningún momento las cuatro paredes de su casa. Ambos, lucen profundamente necesitados de afecto. Su casa, -aislada de los grandes bloques familiares- es casi una ratonera, y la dependencia del menor sobre el mayor se acerca a lo patológico, no obstante que da pruebas de ser brillante y poseer una gran memoria… porque, el hecho de que el mosquito no pueda romper una red, no le da derecho a la araña para decir que es un inepto.

El punto de partida, fue la obra homónima del dramaturgo, guionista y actor, Lyle Kessler, que él mismo adaptó para cine, luego de verla triunfar en el teatro Matrix de Los Ángeles (1983) y, posteriormente (1985), en el Steppenwolf de Broadway, bajo la dirección de Gary Sinise, con el mismo, Kevin Anderson, representando a Phillip. Sería en su estreno en Inglaterra, cuando Albert Finney se incorporaría al reparto y su actuación le mereció el Premio Olivier.

Además de Finney (Harold) y de Anderson (Phillip), Pakula optó por Matthew Modine para el rol de Treat, cuando descubrió en él ‘colores’ que no había visto en sus anteriores actuaciones, y así, quedó conformada la tríada para un tour de force difícil de olvidar.

Es la segunda vez que veo este filme, y mucho más que antes, me sentí complacido con la profundidad de sus personajes, habiendo logrado empatizar y encariñarme con ellos sin restricción alguna. ¡Hay tantos y tan valiosos potenciales aún en aquellos seres que se consideran perdidos!

P.D. El libro de Graham Greene que lee Harold, es “Gun for Sale”, el cual sirvió de base para la estupenda película “This Gun for Here”, cuyo personaje central, Raven, bien puede asociarse con el propio Harold... también, éste, es un alma torturada.

Título para Latinoamérica: HUÉRFANOS
[Leer más +]
2 de 2 usuarios han encontrado esta crítica útil