arrow

El ídolo caído (1948)

El ídolo caído
Trailer
7,2
813
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
El matrimonio Baines es personal de servicio de una embajada. La pareja cuida de Felipe, que es el hijo del embajador. El señor Baines (Ralph Richardson) y el pequeño son dos compañeros inseparables pero la señora Baines (Sonia Dresdel) trata de una manera dura y autoritaria al pequeño. Baines se enamora de una secretaria de la embajada. Felipe intenta ocultar el secreto. Pero la mujer se entera de lo ocurrido por la indiscreción del pequeño. Poco después, el señor Baines es acusado de matar a su esposa, que cae por las escaleras. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Reino Unido Reino Unido
Título original:
The Fallen Idol
Duración
95 min.
Guion
Graham Greene, Lesley Storm, William Templeton (Historia: Graham Greene)
Música
William Alwyn
Fotografía
Georges Périnal (B&W)
Productora
London Film Productions
Género
Drama Thriller Infancia Drama psicológico
Grupos  Novedad
Adaptaciones de Graham Greene
6
Cosas de los mayores
Un año antes de "El tercer hombre", Carol Reed y Graham Greene ya habían colaborado juntos en esta película. Pero esta vez el guión lo hizo Greene sobre un relato corto suyo. En "El tercer hombre" escribió primero el guión y después lo adaptó en novela.

El marco de este film casi es exclusivamente una embajada de un país ignoto en Londres. Y el punto de vista que adopta es el del acostumbradamente desamparado hijo del embajador. Nos vamos enterando de la trama por lo que el niño fisgonea, oye, ve, o cree ver. Es un mundo enigmático para él, y lo interpreta con la lógica de los críos, claro.

Los mayores intentan arrastrarlo a sus intereses con confidencias, juegos y secretitos que no se pueden contar. Pero estas estratagemas son peligrosas usarlas con los niños, son imprevisibles.

La película se divide en dos partes. En la primera el niño entra en el juego de los mayores y se divierte. Pero en la segunda Reed opta por una técnica muy inteligente con esos contrapicados que acentúan en el crío esa sensación de que más que con adultos está con monstruos incomprensibles.

Una cinta que va de menos a más y que termina con una sentencia sobre los secretitos en la oreja, que como reza el dicho: es cosa de viejas.
[Leer más +]
18 de 22 usuarios han encontrado esta crítica útil
7
Puñetero niño... ¿Por qué no te callas?
Sí hay algo por lo que elogiar “El Ídolo Caído” es que el cuidado y desarrollo de su trama son dignos de su director, sin embargo, eso no es suficiente. Bien mirado, Reed nos ofrece una cadena de fatales circunstancias que únicamente pueden envolver a los adultos, pero que para la visión de un niño le resulta completamente incomprensible así como inabarcable. Es ahí donde reside el verdadero encanto del film, en su perspectiva tan diferente como peculiar.

El hilo conductor del film sigue al pequeño, interpretado por Bobby Henrey, su visión es lo que importa verdaderamente en esta trama, junto a la relación que mantiene con su mayordomo, que debido a que mantiene una aventura, tendrá problemas con su mujer y dicha situación tendrá un final dramático. El chico juega un papel esencial en toda la trama, pues él es el objeto de las maquinaciones y mentiras de los adultos que están a su alrededor, obligándole a decir mentiras para que otro pueda quedar bien. Dicho comportamiento tendrá también sus consecuencias, nada agradables para el mayordomo, su mujer y su amante, que llevarán a la implicación de la policía para llevar a cabo una investigación.

El chico, totalmente atosigado a decir mentiras y a guardar secretismos, sin comerlo ni beberlo llegará a distorsionar completamente la realidad de los hechos, que acarreará más de un problema para su mayordomo implicándole como ejecutor de un crimen. Su premisa es interesante a más no poder, sin duda el film reúne muchos atisbos de originalidad, sin embargo, no deja de ser cierto que Reed no supo otorgar a “El Ídolo Caído” de la fuerza que poseen muchos de sus otros trabajos. La trama se sigue, logrando ser más interesante durante su desarrollo, pero no es suficiente como para pensar que estamos ante un film sobresaliente.

Es también remarcable el papel que juega el niño en toda la trama, pero para algunos su presencia, sobre todo por el final, puede que les resulte un tanto irritante, y no se les puede quitar la razón. El chico, víctima de todos los secretos que debe esconder, cae en un mar de mentiras y de declaraciones sin sentido alguno. El chico lo hace siempre con loables intenciones, no obstante, el director trata de plasmar la inocencia de cualquier mente infantil, hecho que consigue plasmar a la perfección, pero que se vuelve un tanto pesado en su tramo final, que también peca de algo ingenuo e inocentón fruto de los años transcurridos.
[Leer más +]
13 de 16 usuarios han encontrado esta crítica útil