arrow

El rey del juego (1965)

7,3
4.953
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Finales de los años treinta. Los mejores jugadores de póker compiten por el triunfo en Nueva Orleáns. Un joven jugador (McQueen) se incorpora al selecto grupo de tahúres que se proponen derrotar al rey "Robinson". Popular película con partidas llenas de suspense. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Estados Unidos Estados Unidos
Título original:
The Cincinnati Kid
Duración
113 min.
Guion
Ring Lardner Jr., Terry Southern (Novela: Richard Jessup)
Música
Lalo Schifrin
Fotografía
Philip Lathrop
Productora
Metro-Goldwyn-Mayer
Género
Drama Juego Póker Años 30
Grupos  Novedad
Adaptaciones de Richard Jessup
"Obvio y aromático retrato de la derrota. Robinson y Blondell deslumbran"
[Diario El País]
7
¿Qué se esconde tras la última carta? (7.4)
Lo que se queda grabado en la memoria es la partida del final, que ocupa casi la mitad de la película y que es donde despliegan todo su talento Robinson, Malden y, en menor medida, McQueen. El principio no es demasiado brillante, aunque la presentación de los personajes contiene elementos suficientemente interesantes como para que su balance sea positivo. Se habla mucho de Joan Blondell, que está realmente entrañable como Lady Manitas, la ametralladora de puyas indirectas contra Lancey Howard, pero creo que algunos la están confundiendo con Tuesday Weld, que es quien interpreta a la cándida novia de Kid. También se merece elogios la mujer fatal irresistible de Ann-Margret.
Me hubiera gustado ver el resultado si la hubiera dirigido finalmente Peckimpah. A buen seguro habría sabido exprimir un poquito más los rasgos oscuros de Kid y de las mujeres, pero me permito a mí mismo dudar sobre los resultados de la partida, pues es difícilmente superable tal y como está.

Lo mejor: el tenso final, aunque nunca lo es tanto como las partidas al mus en el hogar del jubilado, donde te juegas la vida a manos de tu compañero como metas la pata, o como él piense que la has metido, cosa que ocurre casi siempre cuando pierdes.
[Leer más +]
46 de 52 usuarios han encontrado esta crítica útil
8
Cincinatti Kid
Norman Jewison sustituyó a Peckimpah en la dirección a causa de diferencias con el productor Martin Ransohoft. Basada en la novela "Cincinatti Kid", de Richard Jessup, presenta semejanzas con "El buscavidas" (1961), de Rossen.

La acción se localiza en Nueva Orleans (Louisiana) en los últimos años 30. Narra la historia de un joven (Kid), de unos 30 años, aficionado a las cartas y las mujeres, que se enfrenta en una mesa de póquer al mejor jugador del momento, L. Howard (Edward G. Robinson), para arrebatarle el prestigio de ser "El rey". Dos mujeres, Melba Nail (Ann Margret) y Christian (Tuesday Weld) luchan por conquistar su corazón. La película está dividida en dos partes. La primera presenta los personajes principales en el marco de una historia más melodramática que romántica. La segunda se centra en la descripción de los múltiples factores que se implican en una lucha de muchos por intereses muy diversos, en escenas de gran fuerza dramática y excelentes climas de tensión. La película plantea diversas cuestiones de interés: la fuerza de la venganza, las raíces de la ambición, el rostro innoble de la coacción, la defensa del honor y la preeminencia de la dignidad sobre la utilidad. Esta última reflexión se hace a propósito de la película francesa "La kermese heroica" (1931), de Jacques Feyder. Son escenas memorables la riña de gallos, el desfile por la ciudad de una comitiva que baila y canta y la secuencia final.

La música, original de Lalo Schifrin ("Bullit"), integra 14 composiciones, que suman 60 minutos. La voz de las canciones es de Ray Charles. El tema principal ("The Cincinatti kid") se ofrece en dos versiones: cantada (inicio y final) e instrumental (escenas intermedias). El sentido descriptivo de algunos fragmentos no desluce, sino que refuerza la calidad cromática y el vigor de la banda. La fotografía utiliza contrastes de fondos oscuros, claros, o desdibujados por el enfoque, que marcan escalas de color. La filmación de estudio se beneficia de una iluminación variada y versátil. Capta con acierto la tensión de los rostros, el clima de expectación que rodea a los jugadores, la lucha mental y emocional entre ellos y el aire circunspecto y preocupado del protagonista. La interpretación de McQueen está hecha con el corazón y con talento. Edward G. Robinson, sustituto de Spencer Tracy, demuestra su calidad interpretativa en el papel de hombre orgulloso, sibarita y presumido. Margrett y Weld (sustituta de Sharon Stone) cumplen funciones decorativas. La presencia de Jean Blondell es el gran regalo de la obra al espectador. Muy bien Rip Torn, como malvado, y Karl Malden, como débil. La dirección, una de las mejores de Jewison, se basa en un guión bien construído y un montaje notable a cargo de Hal Ashby.

Película de referencia sobre la lucha por la superioridad de dos titanes. En este caso la lucha es un juego de póquer descubierto.
[Leer más +]
31 de 35 usuarios han encontrado esta crítica útil