arrow

Kangaroo (1952)

5,3
52
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
La historia de dos granujas (Lawford y Boone) que planean robar en el rancho de un irlandés borrachín. Pero uno de ellos queda cautivado por la belleza de la hija de la víctima (O'Hara). (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
Año / País:
/ Estados Unidos Estados Unidos
Título original:
Kangaroo
Duración
84 min.
Guion
Harry Kleiner (Relato: Martin Berkeley)
Música
Sol Kaplan
Fotografía
Charles G. Clarke
Productora
20th Century Fox
Género
Aventuras Drama
5
Hacer llover
Clásico tipo de Western con traslado de escenario a Australia. Un ranchero lucha por reunir al ganado y salvarlo de la sequía.
Dos atracadores utilizan cierta información para que uno de ellos se pase por el hijo desaparecido del dueño del rancho, el problema surge cuando la hija del dueño y uno de los atracadores buscados por la Justicia ... pues ... se enamoran. Antes de la tormenta de arena, una tormenta sin más novedades que la noria se mueve mucho, hay un exceso de desarrollo de la labor de los vaqueros bastante insulsa también, en el que prácticamente no trasciende absolutamente nada, esto evidentemente causa un ritmo monótono.
Podría ser en el Oeste americano pero te diferencian el tema con canguros, aullidos de dingos y la aparición de nativos, los mismos que enseñaron a Cocodrilo Dundee a girar la honda. Cocodrilo Dundee decía que era un sistema de comunicación, pero aquí nos dicen que el sistema también sirve para hacer llover. Muy listos los nativos.
El otro cambio de decorado es que en vez de duelos a revolver, los desafíos son a látigo.
La intriga que platea el guion tampoco es mayor y el romance no desvela mucha pasión, aunque la haya ... pero no se ve.
[Leer más +]
3 de 3 usuarios han encontrado esta crítica útil
5
"Refugio de marineros 6 centavos noche"
Rutinario "western" australiano filmado por Lewis Milestone en el que dos hombres (Peter Lawford y Richard Boone) van a parar a un rancho huyendo de la justicia por un robo cometido con asesinato incluido, los dueños del rancho son Finlay Currie y la bellísima Maureen O´Hara (padre e hija). Sólo destacar la bella fotografía filmada en technicolor y la aparición de canguros, koalas y los aborígenes australianos para que te des cuenta de que no estás en el oeste americano. A destacar también que en estos parajes los duelos son a látigo no a pistolas. (defenders of the faith).
[Leer más +]
Sé el primero en valorar esta crítica