arrow

Overlord (2018)

Overlord
Trailer
6,4
1.260
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
II Guerra Mundial. Antes del Día D, un grupo de paracaidistas estadounidenses cae tras las líneas enemigas para realizar una misión crucial. Pero, a medida que se acercan a su objetivo, empiezan a darse cuenta de que algo más que una simple operación militar está sucediendo en esa aldea ocupada por los nazis. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Estados Unidos Estados Unidos
Título original:
Overlord
Duración
109 min.
Estreno
9 de noviembre de 2018
Guion
Billy Ray, Mark L. Smith (Historia: Billy Ray)
Música
Jed Kurzel
Fotografía
Laurie Rose, Fabian Wagner
Productora
Bad Robot / Paramount Pictures. Distribuida por Paramount Pictures
Género
Bélico Acción Terror Thriller Ciencia ficción II Guerra Mundial Nazismo
7
Belicosamente Muertos
Hay una frase en esta película que resume muy bien a sus personajes: en determinado momento, un soldado abandona a otro a su suerte diciendo "estaba muerto antes de tocar el suelo".
En la 2° Guerra Mundial no había segundas oportunidades, nadie se salvaba por la llegada de caballería, y hasta el último de esos muchachos con familia en casa eran solo un informe prescindible por el bien de la misión.

'Overlord' funciona perfectamente gracias a su ritmo endiablado, pero también porque no vacila en absoluto a la hora de conjugar el terror corporal más surrealista con la brutalidad sanguinaria de una guerra que se cobra vidas a cada segundo.
Incluso diría que, camuflada bajo una precisa escritura de personajes y bien manejada tensión, hay una película más gamberra, casi cutre, que saborea cada momento de monstruosidad desatada con gran ilusión, apenas resistiéndose a añadir un "¡chán-chán!" de serial radiofónico o un "¿sobrevivirán nuestros héroes ante los malvados nazis?".
Por si había alguna duda, esta manera de abordar el argumento no solo le sienta de lujo, sino que además te implica con más ganas en el perturbador misterio que se guarda más allá de las líneas enemigas.

Ahí se dirigen, tras un aterrizaje aparatoso en el que tú mismo has sido lanzado del avión, el soldado Boyce junto a su compañero Ford, con los restos del pelotón que han logrado reunir, hacia un castillo en la colina que pronto se revela (¡chán-chán!) laboratorio de experimentación corporal a mayor gloria del archi-mencionado "Reich de 1.000 años".
Esto, que podría quedarse en el desquiciado relato conspiranoico de un apasionado en la 2° Guerra Mundial, pronto gana fuerza y gravedad cuando vemos que ni las balas tiran a "no dar", ni el clásico soldado con testimonio que dejar puede huir para contarlo.
El peligro es real en esa Francia ocupada, y mejor destino es un tiro en la cabeza antes de que te agarren hijos de perra sádicos con ganas de juerga.

Es, de hecho, de admirar cómo se retrata el infierno de la guerra: fantasmales tierras sin dueño, trincheras cavadas en cualquier espacio cotidiano, cuerpos apiñados cual basura inservible, y una ferocidad en las miradas de todos, tanto militares como lugareños, que tan pronto se contiene ante la muerte segura como arde frente a la injusticia más cobarde.
El director Julius Avery, de hecho, no busca solo la pura diversión de sus figuritas bélicas, y planta en la naturaleza de Boyce, nuestros ojos y oídos, la resistencia a quitar cualquier vida innecesaria, en un punto del conflicto en el que todos sus compañeros piensan que menos sangre no va a lavar pecados en un bando ni en otro.
Se trata de un detalle pequeño, circunstancial, una excusa para meterles en problemas, pero que supone toda una diferencia cuando los monstruos parece que no (les) dejan de existir ni en vida ni en muerte: la cabronidad habita ahora en carne podrida y sonrisa deforme, por lo que tal vez la única salida del infierno sea preocuparse por hasta la última de las personas, en vez de usarlas como envases desechables.

Hay una ironía muy cínica en pensar que estos hombres muertos que andan se enfrentan a otros tantos hombres muertos, y su contribución al Día D apenas se contará en una línea de documento.
Pero así fue la guerra: brutal, depredadora y anónima.
Un cóctel indigesto en el que ideologías, caracteres y puntos estratégicos buscaban una excusa a por qué sacamos nuestros bajos instintos en cuanto pensamos que "nos toca ganar".

Lo mejor, el punto más afinado, es que una vez pasado el horror, se oiga a uno de los soldados: "¡y púm! Entraremos en Berlín directamente reventando la cabeza de Hitler".
Como si gente volviendo a vida, experimentos cárnicos o un sargento hijo del Diablo con complejo dionisíaco hubieran sido solo eso, otro chiste malo de la contienda.
Tal vez fue así realmente. Cada horror innombrable se apilaba sobre el siguiente.
[Leer más +]
13 de 19 usuarios han encontrado esta crítica útil
6
Terror y acción pulp en estado puro.
Ya está aquí la nueva producción de Bad Robot, principal plataforma de J.J. Abrams para apoyar a nuevos talentos y proporcionarles las herramientas necesarias para sus películas. Es por ello que desde que se tuvo el conocimiento de la existencia de Overlord se decía que era una nueva entrega de la saga de Cloverfield, acostumbrados ya a que nos sorprendan continuamente con nuevas películas cuando menos lo esperamos pues era una opción factible. Pero no, avisar de que esta película nada tiene que ver con aquellas en ningún aspecto. Es lo que es ni más ni menos.

Fuerzas aéreas y marítimas atacan la costa francesa antes del día D para allanar el camino. Pero tras una desafortunada entrada un pelotón termina solo y desconectado en un pequeño pueblo ocupado. Pero pronto descubrirán que los nazis han estado experimentando para encontrar el suero del súper soldado.

La cinta no engaña a nadie, es pura diversión sin estrujarse mucho el coco, desde la vibrante y excesiva, por todas partes, primera escena de la película nos informa de que no te puedes tomar Overlord en serio. Es un divertimento excelente para maratones cinematográficas con amigos y nada más, y no tenemos nada en contra de este tipo de películas (al contrario) pero si que hay que advertir a quien crea que vaya a ver una película bélica con fechas, lugares y personalidades históricas. Y es que la película funciona como un tiro en la mayoría de tiempo, la acción y nervio se apoderan de la pantalla de manera continua como solo el mejor pulp es capaz de hacer, exceptuando unos 20 minutos durante la primera hora que el ritmo cae por completo pero viéndolo en perspectiva no es nada grave.

Dirige su segundo largometraje Julius Avery tras la interesante Son of a Gun (2014), consigue una película sólida con correctas escenas de acción sin más, juega más por la cantidad y saturación de efectos que no por ser escenas demasiado imaginativas, aún así funcionan en su mayoría. Destacar el maquillaje old school que utiliza para las criaturas. Protagonizan Wyatt Russell (At the Devil's Door, Shimmer Lake) y Jovan Adepo (Mother!) como los aguerridos soldados. No es una cinta que se preocupe demasiado por el trasfondo y personalidad de sus personajes más allá de un par de esbozos porque la cinta realmente no lo necesita, sumados a John Magaro y Mathilde Ollivier hacen un equipo sólido pero lo que perdurará en la mente es el personaje de Pilou Asbaek (Ghost in the Shell) como el general nazi indestructible.

Película recomendable si el cine de acción, el gore y la ciencia ficción te gustan. Si fueras amante del videojuego Wolfenstein ya sería de traca. No te va a marcar de por vida, pero seguro que te hace pasar dos horas la mar de entretenidas.

http://www.terrorweekend.com/2018/10/overlord-review.html
[Leer más +]
9 de 12 usuarios han encontrado esta crítica útil