arrow

Hiroshima, mon amour (1959)

Hiroshima, mon amour
Trailer
7,5
9.625
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Después de rodar una película en Hiroshima, una joven actriz francesa pasa su última noche en un hotel, en compañía de un japonés. Son dos desconocidos, pero lo que podría ser la fugaz aventura de una noche se convierte en un intenso idilio que hace que ella rememore un amor imposible vivido en Nevers (Francia) unos años antes. La relación amorosa se convierte entonces en un proceso introspectivo a través del cual la mujer reconstruye su pasado y revela sus sentimientos más íntimos a su compañero. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
Año / País:
/ Francia Francia
Título original:
Hiroshima mon amour
Duración
88 min.
Guion
Marguerite Duras
Música
Georges Delerue, Giovanni Fusco
Fotografía
Sacha Vierny, Takahashi Michio (B&W)
Productora
Coproducción Francia-Japón
Género
Drama Romance Drama romántico Holocausto nuclear Nouvelle vague
9
DOCE MIRADAS A 'HIROSHIMA, MI AMOR'
Doce miradas al primer largometraje de Resnais, singular y poético viaje a la pasión amorosa, concebido con una radicalidad artística que lo mantendrá siempre actual:

1. HOMBRE-MUJER. Son un japonés residente en Hiroshima y una actriz francesa que participa allí en el rodaje de un film sobre la paz. Viven un intenso romance. Ambos personajes están encarnados por buenos actores.

2. JAPÓN-FRANCIA. Japón se rindió tras el arrasamiento de Hiroshima y Nagasaki. Francia victoriosa, liberada de la ocupación nazi, castigó a los colaboracionistas.

3. HIROSHIMA-NEVERS. Respectivos escenarios del mencionado romance y de un idilio vivido por la mujer en el pasado; un idilio de los que dejan el alma tatuada.

4. MAR-RÍO. Los siete estuarios del Mar Interior en el casco urbano de Hiroshima; y el Loira, que pasa por Nevers y riega el corazón de Francia.

5. RESNAIS-DURAS. Tras “Noche y Niebla”, sobre el horror de los campos nazis, Resnais quiso tratar el horror de Hiroshima. Sintió que el proyecto pedía un formato más amplio que el de mero corto documental y pidió un texto libre a Marguerite Duras, quien lo preparó en nueve semanas.

6. DOCUMENTAL-FICCIÓN. En la primera parte, se insertan impresionantes imágenes reales de la masacre causada por la bomba atómica. La segunda parte se centra más en el desarrollo del romance entre los personajes, con fases de apasionamiento e incertidumbre.

7. BLANCO-NEGRO. Duramente contrastado en la parte documental. La historia de los amantes se fotografía con grises delicados, llenos de matices.

8. CINE-LITERATURA. La 'Nouvelle Vague' y la 'Nouveau Roman' funden en esta película sus planteamientos innovadores, en fructífera simbiosis.

9. MONTAJE-ESCRITURA. Resnais se esmera al articular las imágenes con el texto. Su trabajo en este terreno es pura orfebrería.

10. PROSA-POESÍA. El texto de Duras, dialogado por los actores y declamado en off por la mujer, es prosa poética, muy apoyada en repeticiones rítmicas de las frases, procedimiento de moda en la época y que hoy suena artificioso. Por momentos es superior la poesía de las imágenes.

11. PRESENTE-FLASHBACK. Mientras los amantes se estrechan, pasean y hablan en 1959, los frecuentes flashbacks remiten hacia 1945, tiempo de la bomba sobre Hiroshima y del idilio de la mujer en Nevers.

12. TIEMPO-ETERNIDAD. En algunos instantes, en el diálogo de los amantes parece aflorar una eternidad que compartieran, superpuesta al presente.
[Leer más +]
98 de 105 usuarios han encontrado esta crítica útil
8
De un lirismo cautivador (7.8)
Aunque hacia el final se hace algo larga, ofrece muchos momentos de un lirismo cautivador que son la perfecta muestra de poesía clásica llevada al cine.
Como si de un poeta frente al papel se tratara, el director emplea el montaje y la cámara para alterar el orden de sus "frases" mediante flashbacks. Con sus planos detalle, sobran los adjetivos para describir a sus personajes. Y su historia... ¡ay, su historia!: no puede ser más romántica, ni más triste, ni más desgarradora.
Los cineastas-poetas de hoy en día no le llegan a la suela. No saben escribir con imágenes, sólo buscan provocar. Resnais, y los pocos integrantes realmente talentosos de la "Nouvelle Vague", no iban buscando provocar, buscaban libertad, buscaban nuevas fórmulas eficaces. Hoy en día son poquísimos los vanguardistas que buscan esto. Hoy en día, la mayoría de ellos prefiere embadurnar de colorantes su cuerpo desnudo y grabarse en vídeo mientras se revuelcan por un lienzo; y no estoy hablando de pintura, sino de cine.
[Leer más +]
82 de 102 usuarios han encontrado esta crítica útil