arrow

El gran año (2011)

El gran año
Trailer
4,9
3.329
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Tres hombres (Steve Martin, Jack Black y Owen Wilson), cansados de sus obligaciones y responsabilidades, atraviesan un momento de crisis personal. Para superarlo deciden participar en una competición anual cuyo ganador será quién observe más especies de pájaros durante un año en Estados Unidos. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Estados Unidos Estados Unidos
Título original:
The Big Year
Duración
100 min.
Estreno
8 de junio de 2012
Guion
Howard Franklin (Libro: Mark Obmascik)
Música
Theodore Shapiro
Fotografía
Lawrence Sher
Productora
Deuce Three Productions / Red Hour Films
Género
Comedia Pájaros
4
Be Friki
Aprovecho esta película (con frikis de la observación de aves) para celebrar que la RAE haya legalizado a los frikis.

friki. (Del ingl. freaky).

1. adj. coloq. Extravagante, raro o excéntrico.
2. com. coloq. Persona pintoresca y extravagante.
3. com. coloq. Persona que practica desmesurada y obsesivamente una afición.

Pocas películas han dado protagonismo a los observadores de aves (que no ornitología). Algo extraño teniendo en cuenta que los estudios afirman que un 20% de los norteamericanos se declaran como observadores de aves y su dedicación (y fanatismo) a tal fin proporciona miles de millones de dólares a la economía de EEUU. Se entiende que ese es el motivo por el que un gran estudio apostó con 41 millones de presupuesto para adaptar la novela de Mark Obmascik y con las figuras de Steve Martin, Jack Black y Owen Wilson. Con secundarios de lujo revoloteando también alrededor para atrapar en sus redes a esos millones y millones de ‘observadores’. Dudo que después de la recepción que ha tenido la película… repitan.

Y es que a los frikis les gusta practicar sus aficiones y no ver cómo otros las practican en pantalla grande. Como mucho admiran a personajes frikis pero Sheldon Cooper (Jim Parsons), que aquí pierde su fobia a las aves, está muy desaprovechado. Bueno, en el “El gran año” todo está bastante desaprovechado: han buscado una comedia y su argumento podría apuntar a un drama. Ese choque de conflictos personales con la afición que practican se convierte en el discurso y centro dramático. Los sacrificios personales y laborales marcan ese baremo entre el éxito personal y el fracaso familiar. Pero esa supuesta comedia está ‘amenizada’ por prácticamente ningún chiste funcional y menos un gag absurdo. Como si ese absurdo estuviera implícito en el propio argumento y competición que envuelve la cinta. Pensemos que “El gran año” es una película que no quiere reírse del que podría ser su público potencial pero, al mismo tiempo, ha colocado un casting que da la impresión de lo contrario.

La película se mueve entre lo previsible y lo obvio el contraste sobre sus motivaciones y el optimismo que les proporciona su hobby y nosotros volvemos a encontremos ante la enésima revisión del precio moral del éxito personal dentro del american-way-of-life. Nos sentimos aleteando entre lo sentimental y lo cursi y viendo desde el cielo el patetismo de esos personajes que parecen que no quieren poner sus pies en el suelo.
[Leer más +]
18 de 25 usuarios han encontrado esta crítica útil
9
Elige tu escala de valores
El gran año es un viaje para dejarse llevar en un momento tranquilo. Una fotografía maravillosa, un acertado fondo musical y una afición que ofrece amistad, una afición bonita y saludable: la caza fotográfica de los pájaros por todo el mundo.

Todo lo que expone está perfecto en modos y maneras porque no va más allá, no es un documental de pájaros ni de viajes ni pretende enseñar nada. Lo que hay son tres personajes con un fondo tal vez artificial pero que valen para presentar cada uno un sentimiento, un sentimiento dentro de la competición por ver quien pilla con su objetivo más pájaros. Y deberán elegir entre esos sentimientos, deberán ordenar su escala de valores… Es muy difícil, la verdad, ¿Rosemund o un alcaudón americano cuando llevas un año tras él?

Es una película relajada, lenta, se percibe la aventura natural, sin artificios, tal vez un poco de peligro en ese avión destartalado que te lleva a parajes remotos de ensueño (uno desea estar ahí volando al lado de Owen y reírse del peligro, ¡vivirlo!). Sientes algo dentro, ves que hay muchos sitios bonitos en el mundo y mil cosas que nunca conocerás, pero que existen, aunque sean para otros, y eso es lo importante.
[Leer más +]
9 de 9 usuarios han encontrado esta crítica útil