arrow

The Last Flight (1931)

7,5
39
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Cinco pilotos, veteranos de la Primera Guerra Mundial, se muestran temorosos a afrontar su devenir diario tras el término del conflicto. Todos los horrores que han vivido les hacen adoptar un nihilista estilo de vida y esconderse en la ciudad de París bebiendo sin parar. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
Año / País:
/ Estados Unidos Estados Unidos
Título original:
The Last Flight
Duración
76 min.
Guion
John Monk Saunders (Novela: John Monk Saunders)
Fotografía
Sidney Hickox (B&W)
Productora
The Vitaphone Corporation / First National Picture
Género
Drama I Guerra Mundial Amistad Alcoholismo
8
I'll take Vainilla
Film sorprendente, donde unos aviadores supervivientes de la primera guerra mundial, pasan el tiempo en Paris, bebiendo de bar en bar, donde conocen a una jóven rica, Nikki, que les sigue la corriente y comparte con ellos las copas y las frases ingeniosas. (I'll take Vainilla). Un brillante guión con frases humorísticas y absurdas, próximo al teatro de Mihura como "Tres sombreros de Copa" (1932) y al E. Neville de los años 30 cuando viaja a Hollywood. El fondo trágico es el leitmotiv que se adivina en todas las esenas. La utilizacíón de una corrida de toros como colofón cómico-trágico y la muerte es la nota final de este curioso film. A destacar la interpretación de Helen Chandler que marca el tono absurdo de la historia. Una buena realización de W. Dieterle, donde hay que hacer notar que el tono del absurdo hubiera sido un handicap para otro director, pero donde él se maneja con gran soltura. Una grata sorpresa.
Personalmente, encuentro reminiscencias de este film en la obra maestra de Hawks, "Sólo los ángeles tienen alas" y en la maltratada por la crítica "Bésalas por mi" de Stanley Donen.
[Leer más +]
3 de 3 usuarios han encontrado esta crítica útil
6
"No nos queda más que nuestra camaradería"
Primera película rodada por Dieterle en EEUU que muestra la desesperación ahogada entre continuas fiestas y alcohol de unos jóvenes oficiales americanos con secuelas físicas y psicológicas tras la primera guerra mundial. Aunque interesante, no ha envejecido bien este retrato de la generación perdida estilo Hemingway, pese a su buen planteamiento y desenlace pero con un nudo bastante repetitivo que no profundiza demasiado en el vacío de unos personajes que no aciertan a rehacer sus vidas anulados por el trauma de la gran guerra. Paseos alcohólicos por Paris y Lisboa acompañados de una rica flapper completan un cuadro interesante pero lejos del nivel de obras posteriores de Dieterle.
[Leer más +]
1 de 1 usuarios han encontrado esta crítica útil