arrow

Boardwalk Empire - Episodio piloto (TV) (2010)

7,8
19.515
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Enero de 1920, Ley Seca. En Atlantic City (Nueva Jersey), "Nucky" Thompson (Buscemi), un político corrupto, trama un plan para enriquecerse vendiendo alcohol. Mientras tanto, el ex protegido de Nucky, Jimmy Darmody (Pitt), terminada la Primera Guerra Mundial (1914-1918), regresa a casa con grandes planes para su futuro, aunque sus aspiraciones lo llevan a sellar una alianza que podría tener graves consecuencias para él y para Nucky. Margaret Schroeder (Macdonald) le pide ayuda a Nucky para que le consiga un trabajo a su violento marido. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Estados Unidos Estados Unidos
Título original:
Boardwalk Empire - Pilot (TV)
Duración
73 min.
Guion
Terence Winter (Novela: Nelson Johnson)
Música
Randall Poster, Jim Dunbar
Fotografía
Stuart Dryburgh
Productora
Home Box Office (HBO) / Leverage Management. Productor: Martin Scorsese
Género
Thriller Drama Neo-noir Años 20 Crimen Mafia Basado en hechos reales Telefilm
8
Atlantic City, 1920
¿Está condenada “Boardwalk Empire” desde su parto televisivo a la absoluta comparación con “Los Soprano”? Por supuesto, por dos fuertes lazos con nombres propios que no admiten discusión: Terence Winter y HBO. Las coincidencias y las comparaciones pueden ser odiosas pero las contracciones pretenden ser tan poderosas como olas de diez metros, tremendas como terremotos y agitadamente contundentes que lo equidistante deja paso y poso a nueva franquicia.

El arranque de “Boardwalk Empire” supone un ejemplo de lo que debe, tiene que ser y ofrecer un episodio piloto. Reclamo absoluto por su petulancia, pomposidad y genialidad que recorre un halo cinematográfico concurrido desde “Uno de los nuestros” hasta “Infiltrados”. Adivinar intenciones en algo superlativo es complicado aunque se detecta un homenaje final en una secuencia de montaje que evoca al mismísimo “El Padrino” para albergar un clímax que cierre el episodio. Misión cumplida: realiza esa evolución y línea segmentada y soñada de “Deadwood” hasta “Los Soprano”. Lección de clase y categoría condenada a epatar.

“Boardwalk Empire” es una lección cinematográfica, en formato serie que no es tal por su amplia duración, desde su primer y último plano montado sobre un ‘oval iris’, que parece enfocar el género hacía una época pasada, hasta su lección magistral de ritmo y montaje en cada secuencia. Su personaje principal es presentado mediante la mentira y la hipocresía. Hablamos de votos y política, sí. Estamos en Estados Unidos de América en 1920 pero la aprobación de la ley seca nos remite a un guiño del guión sobre tiempos presentes. Hablamos de tabaco, del nacimiento del FBI, de nuevos horizontes para la criminalidad y, sobre todo, de política y mafia a partes iguales.

Los personajes parecen difusos y dibujados sobre contraposiciones. Grises y con muchos matices e historias secretas y venideras. Desde las apariciones de Lucky Luciano o Al Capone, que no son simples coincidencias, al arribismo y sed de éxito de Jimmy, el eterno chico de los recados y chófer aspirante al trono del maestro, que debe empezar a volar por imposiciones del destino hasta ese sutil villano llamado Arnold Rothstein, antagonista de ese faraón de los años 20 llamado Nucky Thompson.
La inteligencia del guión es tal que las inquietudes ‘Nucky’ son presentadas por esa mirada hacía los escaparates del ‘boardwalk’. Incubadoras para detectar inquietud por un relevo generacional o esa vidente en la recta final con un reclamo publicitario para toda la serie: «What Does The Future Hold For You?». ¿Qué deparará el futuro a un personaje condenado a salvaguardar el nuevo santo y seña de la HBO? Éxito embotellado por el momento desde luego. Porque ese simbólico clavel en el bolsillo de la chaqueta y signo vital del protagonista simboliza una lluvia de claveles para un maestro que también rueda y a lo grande en formato serie.
[Leer más +]
60 de 66 usuarios han encontrado esta crítica útil
8
El cine ha muerto.
Pierdo la cuenta, de las veces que la HBO, me arranca las emociones que antes me solía hacer sentir mi viejo y moribundo amigo cine. Las pierdo ya, entre los capítulos de The Wire, Los Soprano, Treme, Carnivalé...
Y me sigo maravillando, por que mientras el hermano mayor de celuloide, se halla en estado comatoso, por culpa del maletín y la corbata, HBO rechaza al puto negocio, y su estatus de estandarte cinematográfico en la actualidad sigue creciendo y afianzándose.

Boardwalk Empire huele a cine. A gran cine. Creo es la obra mas puramente cinematográfica que ha salido de la HBO. Las fronteras del serial y la gran pantalla, se difuminan ya de forma permanente con esta obra. Fotografía, actuaciones, guión, dirección...todo encaja. Y cuando todo encaja surge, lo inexplicable, lo intangible, lo que no se logra con conocimiento...la magia.

Esto acaba de empezar, mis previsiones me hacen esperar una obra maestra de compleja profundidad y calidad artística elevada. Capítulos de puro goce y disfrute, de emoción y magia.

Cinéfilos, hacedme caso si leéis esta crítica, los únicos diez que vais a poder poner en estos años de decadencia artística en filmaffinity...se encuentran en la televisión, en estas series. Por muy increíble y doloroso que parezca...el cine ha muerto. Larga vida a la HBO.
[Leer más +]
41 de 50 usuarios han encontrado esta crítica útil