arrow

Alois Nebel (2011)

6,3
223
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Siguiendo las líneas maestras de clásicos checos como "Trenes rigurosamente vigilados", Alois Nebel sigue al empleado de una estación de trenes en las postrimerías de la Guerra Fría. Animación rotoscópica y un blanco y negro contrastado se ponen al servicio de una historia sobre la memoria. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
Año / País:
/ República Checa República Checa
Título original:
Alois Nebel
Duración
84 min.
Guion
Novelas gráficas: Jaroslav Rudiš
Música
Petr Kruzík
Fotografía
Baset Jan Strítezský
Productora
Negativ / Ceská Televize / Pallas Film
Género
Animación Drama Trenes/Metros Guerra Fría Cómic Animación para adultos Años 80
7
Notable propuesta animada desde República Checa
No cabe duda de que en Europa quien manda en la animación son los franceses que entre muchas otras nos han regalado joyas como Persepolis o Bienvenidos a Belleville. Buscando seguir sus pasos ahora le toca el turno a la República Checa de incursionar en el mundo de la animación mediante una historia profunda, compleja y adulta como lo es Alois Nebel.

La historia se centra a finales de los años 80s en una pequeña estación del tren donde trabaja nuestro protagonista Alois Nebel que pronto sus fantasmas del pasado volverán para atormentarlo. En fondo esta película bien podría pasar por una del cine oriental, más en concreto al cine de Kurosawa, pero a mí la que más me ha recordado, ya fuera por su contexto europeo, por sus trenes, por sus temas nazis, por estar hecha en blanco y negro es a Europa de Lars von Trier.

El mayor atributo del debutante Tomas Lunak es conseguir un protagonista excelentemente dibujado que impacta inmediatamente con el espectador. Para esto el director nos centra en su rutina, en su soledad, en los fantasmas que lo persiguen y nos deja conocer mediante flashbacks más de su vida pasada. Pronto la historia también se mete con lo surrealista, lo que aumenta tanto la complejidad de la misma pero al mismo tiempo el interés. Si bien durante el metraje no existen momentos que vayan a quedarse en la memoria de uno, podemos decir que Alois Nebel es una historia bien contada, con algunos baches, pero que durante los poco más de 80 minutos de duración consigue sus objetivos de mantener el interés en la historia del protagonista.

Y si bien he mencionado que Francia es el rey de la animación en Europa, es justo decir que visualmente Alois Nebel es la mejor. No posee quizá la tecnología de Pixar ni los paisajes maravillosos del anime, pero a mí me ha dejado impactado, merito todavía mayor ya que es en blanco y negro. Las escenas en la estación de tren son maravillosas, como se juega con las luces, con la sombras, con la rapidez de los objetos, por momentos haciendo olvidar que es animación, todo está soberbiamente filmado.

No será la mejor película animada de la temporada pero si la mejor propuesta, lástima que el recuerdo del visionado vaya a jugar mucho en su contra, de todas formas Alois Nebel es una por momentos notable película, madura e inteligente, una muestra más de que en Europa también este género alza la mano para competir con las grandes producciones americanas.
[Leer más +]
4 de 5 usuarios han encontrado esta crítica útil
5
Horarios de trenes
Definitivamente para salir avante del visionado de Alois Nebel es necesario no creer que sigue, como se dice, la línea de la extraordinaria Trenes rigurosamente vigilados (1966), uno de los filmes más significativos de la Nueva Ola Checoslovaca y ganador del Oscar en 1967 a Mejor película de habla no inglesa ya que arece de todos los elementos dramáticos que estructuran ésta, ncluyendo el contexto social. También es necesario más o menos recordar que el origen de la Guerra fría fue en pocas palabras el producto de los recursos a favor de las superpotencias, la ambición de los anglo americanos por “restablecer el orden diplomático”, diferencias ideológicas, recelos y la aprensión de una constante amenaza del uso de armas nucleares.

Así mismo que en 1989, a finales de la Guerra fría y el año en que está ambientada Alois Nebel entre otras cosas como la caída del muro de Berlín comienza la disolución de la Unión Soviética. Los gobiernos comunistas tenían sus primeras elecciones libres, de hecho en esta película se menciona la elección de Václav Havel, político que estuvo en la presidencia cuando se dio la transición de Checoslovaquia a República Checa.

¿Y esto para qué? Para involucrarnos y hacer de la aburrida rutina de un hombre, Alois Nobel, algo atractivo. Porque si bien la animación es hipnótica, de eso no hay duda, y novedosa; de lo demás… hay que estar bien enterados ya que el enfoque de la animación es tan adulto/maduro que la extraordinaria animación y nuestra buena voluntad puede no bastar. Tras un intrigante y prometedor inicio donde vemos a un misterioso hombre armado de un hacha burlando a las autoridades de la frontera Checoslovaca-Poloca, ahondaremos tristemente en la vida gris de Alois, un funcionario que controla el flujo de trenes y encuentra su opio leyendo horarios (siempre los mismos). Pasan los minutos y la posibilidad de ver, no sé, una situación más aguda del colapso comunista o la paranoia soviética –apenas si se deja ver– es eclipsada por la solitaria vida Alois y su pasividad eternamente presente en todas y cada una de sus decisiones, y esto le resta interés no sólo al futuro del personaje sino a su pasado (esos flashbacks que se remontan a la expulsión de los alemanes de Checoslovaquia en 1945).

Sin duda la reclusión de Alois en el hospital psiquiátrico, su insípido romance y tenue violencia del final levanta un poco. En términos generales… y no interesándome tomar un falso intelectualismo admito que sí, me gusto gracias a su animación y a sus reflejos históricos, pero si no fuese porque conozco un poco la historia creo me hubiese decepcionado bastante. No es para cualquiera.

Sobre la idea original del filme, es parte de la novela gráfica de Jaroslav Rudiš y Jaromír Švejdík, llamada así “Alois Nobel”, publicada en la República Checa, Alemania y Polonia. Luego de caer en manos de algunos productores decidieron intentar su adaptación al cine, y es donde aparece por conducto de Švejdík, Tomáš Lunák, quien recién se graduaba de la escuela de cine de Praga, la FAMU. Tomáš tuvo libre elección en el formato y en las modificaciones al comic, decidiéndose por una brillante técnica de rotoscopía, fundamentada en la manipulación de los fotogramas de una filmación en imagen real, estos se calcan conservando las siluetas, y posteriormente dibujados. Alois Nebel se llevo 5 años de trabajo constituidos por 40 días de filmación, dos años y medio de animación, 6 meses para el audio y el resto de la edición. En los premios del cine Europeo obtuvo el de Mejor película animada. Actualmente, 2014, Lunák está en el proceso de su segunda película, debería estar por terminarla… pero no se ha anunciando nada, este segundo proyecto se basa en la historia de Checoslovaquia en años de la Segunda Guerra Mundial y mucho más antes.

http://teatro-vandrian.blogspot.mx
[Leer más +]
3 de 3 usuarios han encontrado esta crítica útil