arrow

Elvira, te daría mi vida pero la estoy usando (2015)

Elvira, te daría mi vida pero la estoy usando
Trailer
5,8
246
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Una noche cualquiera, Gustavo, esposo de Elvira, sale a comprar cigarros. Nunca regresa. Elvira, de 40 años y madre de dos hijos, comienza una incansable búsqueda del amor de su vida. Las pistas la llevan a la conclusión de que su marido ha mantenido una relación en secreto. El desafortunado descubrimiento no la detendrá en su misión de encontrarlo. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ México México
Título original:
Elvira, te daría mi vida pero la estoy usando
Duración
100 min.
Guion
Manolo Caro
Música
Tomás Barreiro Guijosa, Pablo Chemor
Fotografía
Mateo Londono
Productora
Woo Films / Noc Noc Cinema / Ítaca Films / Zamora Films / Equipment Film Design / EFICINE
Género
Comedia Drama Comedia dramática
5
Querida voy a comprar cigarrillos, y ahí te ves.
El tercer largometraje de ficción del director teatral Manolo Caro, y cuarto en su filmografía, es el primero escrito especialmente para la gran pantalla y es también su filme más logrado y contenido. Y es también el primero en el que las referencias al cine de Pedro Almódovar no son tan visibles.

El filme es protagonizado por Cecilia Suárez, quien le da vida a la Elvira del título a quien, una noche y después de una discusión mientras su bebé llora sin cesar, abandona el marido con el viejo cuento de salir a comprar cigarrillos, lo que genera una obsesión en Elvira para encontrarlo.

Con la angustia y desesperación que esto le provoca, fija su único objetivo en hacer hasta lo imposible por descubrir a donde se ha ido, encontrando de a poco, y de maneras por demás obvias, pistas que le sugieren que su esposo (Carlos Bardem), se ha fugado con un amante unos años menor que él, a quien interpreta Luis Gerardo Méndez, actor que últimamente monopoliza todos los papeles de gay en el cine mexicano.

Así Elvira iniciará una obsesiva pesquisa, malgastando todo el poco dinero que le queda mientras encuentra ayuda en algunos personajes secundarios que aparecen con resultados diversos, como la recepcionista que interpreta la enorme actriz Mariana Treviño, de lejos lo mejor de la película, la vecina obsesivo-religiosa que interpreta Vanessa Bauche, el desaprovechado papel que toca hacer a Angélica Aragón como la madre de Elvira, así como la inconexa amistad de ésta con Eloy (Angie Cepeda), su única amiga y dueña de una funeraria a donde Elvira conseguirá un particular trabajo.

Como en todo el cine de Caro, las situaciones se van dando por casualidad, hay muchas decisiones que se antojan mero capricho, hay un número músical metido con calzador y algunas acciones de sus personajes resultan del todo incomprensibles, aun así, el resultado es positivo en comparación a sus películas anteriores, resultando su película más contenida aunque como siempre hay algunos excesos, (sobre todo en la interpretación de Suárez en una escena cerca del final), en una comedia dramática donde lo dramático tiene mayor peso específico pero el humor se percibe más genuino, en parte al trabajo de Cecilia Suárez, atinado excepto en la mencionada escena.

Sin llegar a ser una buena película, Caro da un paso adelante alejándose del acabado teatral de sus anteriores trabajos, pero lo negativo viene con el final del relato, donde Manolo Caro ajusticia y castiga a uno de sus personajes a la usanza del viejo cine nacional, en lugar de buscarle una salida más digna y acorde a los tiempos en los que vivimos, donde se busca que la sexualidad sea vista tan natural como es.

http://tantocine.com/elvira-te-daria-mi-vida-pero-la-estoy-usando-de-manolo-caro/
[Leer más +]
5 de 5 usuarios han encontrado esta crítica útil
7
Manolo te daría otra nota, pero por ahora es suficiente
Por tercer año consecutivo y precisamente en el mes de agosto, Caro estrena su más reciente film "Elvira te daría mi vida, pero la estoy usando". La convocatoria se da mucho más discreta así como también lo es el hecho de ser la primera para cine y sin ensayos previos a través de la puesta teatral llevada a cabo con los trabajos que anteceden a la hoy comentada.

Elvira encarnada por la multifacética Cecilia Suárez, es una ama de casa dedicada al cuidado de los hijos que ha procreado con Gustavo, que una noche al no poder conciliar el sueño de uno de ellos y en el ambiente se percibe un tanto de ansiedad, éste decide ir por cigarros, salida que se prolonga por tiempo indefinido al que ella naturalmente sucumbe yendo en su búsqueda.

El rastreo de su marido se da entre situaciones lógicas y pero también un tanto inverosímiles —lo que podría dar al traste con el planteamiento inicial—, pero con flote aun cuando en la analítica del espectador se redujan y sean favorecidas por la tónica con que son narradas las vicisitudes de Elvira. La mujer se vale de tres mujeres a su alcance para lograr su objetivo, en primera instancia de la vecina; después telefónicamente de la recepcionista —compañera de Gustavo en el trabajo—; y por último de una amiga que ha emprendido su independencia con un negocio de muy buenas ganancias y que servirá hasta cierto punto a la protagonista para exorcizar la traición de su desaparecido marido.

Manolo Caro se deslinda bastante de la estructura melodramática y decide irse por la comedia dramática, con la desesperación de una mujer reacia a las creencias, convenenciera y poco hábil para afrontar sus realidades. Detalles valiosos que seguramente llamaron la atención de su actriz principal Cecilia Suárez y poder construir un personaje que cambia radical y justificadamente su imagen, además de comenzar el día con día sin antes cerrar lo que tenía abierto aunque eso implique mentir hasta las últimas consecuencias.

El director trae una película mucho más cuidada, pero deja ver algunos elementos que figuran a ser su sello, los que podrían tornarse como vicios: la incursión de españoles, en papeles sin mucho desarrollo; los llamados cameos de renombre con personajes espontáneos sin mucha aportación a la trama; la inserción del videoclip con gusto culposo; y los bosquejos de conciliación que la sociedad le debe a las minorías.

De las tres en su filmografía la más lograda.
[Leer más +]
4 de 4 usuarios han encontrado esta crítica útil