arrow

María Magdalena (2018)

Sinopsis
Película biográfica bíblica que cuenta la historia de María (Rooney Mara), una joven mujer en busca de una nueva forma de vida. Restringida por las jerarquías de la época; María desafía a su familia tradicional al unirse a un nuevo movimiento social dirigido por Jesús de Nazareth (Joaquin Phoenix). Pronto encuentra su lugar dentro del movimiento y en el corazón de un viaje que la conducirá a Jerusalén. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Reino Unido Reino Unido
Título original:
Mary Magdalene
Duración
120 min.
Estreno
16 de marzo de 2018
Guion
Helen Edmundson, Philippa Goslett
Música
Hildur Guðnadóttir, Jóhann Jóhannsson
Fotografía
Greig Fraser
Productora
Coproducción Reino Unido-Australia-Estados Unidos; See-Saw Films / Porchlight Films / Universal Studios Home Entertainment
Género
Drama Religión Biblia
8
El triunfo del espíritu
Hacía tiempo que no frecuentaba el programa doble, cosa que resulta difícil de compaginar si los horarios no son compatibles. Después de disfrutar de un título que sorprendentemente tenía mucho que ver con lo que a continuación aguardaba, mis expectativas subieron desde el minuto uno como la espuma debido al plano inicial que presuponía una obra maestra y la mejor película sobre esta temática jamás filmada. Pero Garth pasó de un Malick alegórico y simbólico a un Rossellini austero y escueto, dejándome desconcertado por completo, pues cuando creía que iba a ver algo que no había visto antes, empecé a temerme que volvería a ver lo mismo, pero no, no fue lo mismo, hubo una nueva visión, una visión con otra mirada, una visión vista desde fuera y a la vez desde dentro, como una especie de 3D sin gafas, y entendí por primera vez ciertos pasajes que antes no entendía (cosa que en sí misma ya supone para mí un gran mérito de cara a la película). Tal vez lo que le eche en cara a Garth Davis es haber hecho una película excesivamente compleja, no haber dejado suficientemente claro desde el principio el mensaje que pretendía transmitir, haberse andado por las ramas, dejado atrapar por una exposición shakesperiana, pero al final, puesto a reflexionar, ¿y si tal voluntad era intrínseca a la línea argumental, a la complejidad de un mensaje que en su momento fue fácilmente malinterpretado? Otro punto a favor del bueno de Garth. A este respecto serviría de ejemplo ilustrativo la perfecta definición del personaje de Judas (excelentemente interpretado), en clara contraposición al personaje de María, que no es sólo la María del título, sino también la María madre, e incluso la María santa, ya que María lo es todo, y representa tanto al ser humano como al ser divino. Rooney vive el personaje como parte de ella, es María, y eso maravilla, ya que es como ser partícipe de una conversión real (sí, ya sé que se trata sólo de una interpretación), como ver a Dolores Hart profesar sus votos, y al compartir ese sentimiento sentirlo como propio. No me olvido de Joaquin, el problema es que Joaquin no hace de Mesías, hace de sí mismo, permanentemente atormentado, consumido, como si hubiera cometido algún terrible pecado en el pasado de cuya culpa le resultara imposible desprenderse, o tal vez eso no sea un demérito, tal vez sea esa la intención de Garth (otro punto a su favor). La escena de la resurrección de Lázaro resulta realmente extraordinaria, y el mejor ejemplo para explicar el significado de la Pasión. Me gusta cómo Garth Davis utiliza los elementos y los descompone para a partir de ahí construir una historia distinta que cuenta lo mismo, pero con mayor fuerza y contundencia, porque la palabra no es única, lo es su significado. Y todo ello sin necesidad de recrearse en lo obvio, resumido a lo mínimamente necesario e ineludible, con el alegato de que la verdadera revolución consiste en cambiar uno mismo, que todos somos iguales y libres, y que el Reino de Dios reside en aquellos que tienen fe.
[Leer más +]
10 de 14 usuarios han encontrado esta crítica útil
10
La forma de María Magdalena
Voy a empezar esta crítica diciendo que lo que expongo no es más que un engendro de lo que pienso, siento y entiendo de la película, y que voy a hacerla a modo de comparación con La Forma del Agua de Guillermo del Toro (¡ojo! Contiene espoilers de ambas películas) y que pretendo hacer pensar más aun a la gente que la ha visto, allá voy.
Las dos películas tratan de alguna manera sobre lo mismo: mujer, solitaria, soñadora, incomprendida por alguna característica que le hace ser vista como diferente por parte de los demás, que se enamora y que sigue a su amado a través de diversas dificultades.
Me explico; por un lado tenemos a Susan Espósito en La Forma del Agua, una mujer que es solitaria, muda, huérfana, y limpiadora que vive en la ciudad portuaria de Baltimore. Parece que el aislamiento social le viene dado por esos factores, su mutismo hace difícil una comunicación fluida con alguien de su alrededor, parece que su orfandad le hace ser también de alguna manera poco social, y su trabajo de limpiadora es una manifestación de esa desigualdad a la que se ve sometida, vamos, que lo tiene todo para ser una especie de antiheroína. Además podemos intuir que es una persona anhelante, soñadora, que está esperando a algo o a alguien que la saque de su aplastante monotonía de la que trata de huir con ensoñaciones y auto sexo en la bañera. No es una mujer fuerte y luchadora que nos va a dar lecciones de moral.
Por otro lado tenemos a María, una mujer joven de Magdala, una aldea de pescadores a orillas del Mar de Galilea. No sabemos bien qué le pasa a María, que vive junto a su familia profundamente religiosa. Sólo sabemos que no quiere casarse e intuimos que tiene fuertes inclinaciones místicas, es algo así como una soñadora de la eternidad que mira anhelante el horizonte esperando algo, no se sabe bien qué. Este misticismo produce rechazo a su entorno, en el espoiler cuento porqué.
Hasta aquí creo que se ve claro el parecido de ambos personajes. Mujeres atrapadas en una realidad que no les satisface, solitarias, rechazadas o desplazadas socialmente, buscadoras o esperadoras de algo o alguien que les rescate.
He aquí otro factor importante: el agua. Las dos películas tienen como elemento fundamental el agua, un elemento conductor de la trama. Ambas películas comienzan con una escena subacuática, en el espoiler sigo desarrollando esta idea, pues hay más razones pero pueden desvelar la trama.
El amor es fundamental en las dos películas. Pero antes hay que dejar clara una cosa. En la Forma del Agua tenemos una relación amorosa y sexual, mientras que en María Magdalena tenemos una relación amorosa espiritual, sin sexo, y no amorosa en el sentido de pareja, si no en el sentido de unión íntima, profunda y seria, aunque podría considerarse exclusiva entre Jesús y María, además en la primera tenemos un amor más erótico y en la segunda un amor agapé, de entrega total. Por un lado tenemos una criatura anfibia y por otro lado, ¡oh casualidades de la vida! Tenemos a Dios hecho hombre, que también aúna dos naturalezas. Es decir, dos figuras masculinas que poseen dos naturalezas en una. Ambos amados (el hombre anfibio sin nombre y el hombre-dios Jesús) son perseguidos, y nuestras protagonistas ven su amor en riesgo debido a esto. Esto lo desarrollo más en el espoiler.
Hasta aquí creo que se puede apreciar que las dos películas cuentan en realidad la misma historia. Si reducimos a sus protagonistas a metáforas del alma o de la psique humana, veremos que se trata de estas en busca de su lugar, lugar que encuentran en un ser de alguna manera igual y diferente, en apuros pero superior. En este punto quiero añadir que las personas disfrutamos de los personajes en los que nos vemos reflejados, de tal manera que no hace falta ser mujer, muda, marginada y estar enamorado de un anfibio para sentirse identificado profundamente con Susan, por eso creo que hay elementos más profundos con los que nos sentimos identificados.
Pero las películas tienen una profundidad muy diferente. El relato de María es mucho más profundo y enriquecedor en todos los sentidos, por eso invito encarecidamente visionar la película y por eso pienso que es mucho mejor, cosa que no voy a explicar pues creo que cada cual puede discernir lo bueno de lo malo y lo excelente de lo mediocre.
En cuanto a la fotografía de María Magdalena me ha parecido bastante buena siendo extraordinaria en algunas ocasiones, una delicia. Su función creo que es hacernos sentir por un lado el sentir de María y por otro el ser espectadores de un acontecimiento, ser testigos, por eso la cámara variará, me explico, a veces la cámara mira desde fuera completamente, otras estamos junto a María, otras somos ella misma y otras somos alguno de los personajes, mención especial a este juego de cámaras hago en el espoiler (si es que tal cosa se puede hacer de una historia tan contada)
Me gustaría destacar la sobriedad de la película en todos los sentidos, algo loable pues la sobriedad, la calma y las escenas largas son excluyentes y espantan a una gran mayoría del público.
La banda sonora es correcta en algunas ocasiones, rayando el efectismo en otras, pero sin llegar a él y otras, (las menos, la verdad sea dicha) es muy buena, con una mezcla entre electrónica y clásica que a mi me parece muy acertada y personalmente me encanta.
[Leer más +]
10 de 15 usuarios han encontrado esta crítica útil