arrow

María Magdalena (2018)

María Magdalena
Trailer
5,9
944
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Película biográfica bíblica que cuenta la historia de María (Rooney Mara), una joven mujer en busca de una nueva forma de vida. Restringida por las jerarquías de la época; María desafía a su familia tradicional al unirse a un nuevo movimiento social dirigido por Jesús de Nazareth (Joaquin Phoenix). Pronto encuentra su lugar dentro del movimiento y en el corazón de un viaje que la conducirá a Jerusalén. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Reino Unido Reino Unido
Título original:
Mary Magdalene
Duración
120 min.
Estreno
16 de marzo de 2018
Guion
Helen Edmundson, Philippa Goslett
Música
Hildur Guðnadóttir, Jóhann Jóhannsson
Fotografía
Greig Fraser
Productora
Coproducción Reino Unido-Australia-Estados Unidos; See-Saw Films / Porchlight Films / Universal Studios Home Entertainment
Género
Drama Religión Biblia
2
Dios ya es feminista o (La forma del agua) o (La llamada) o (El rey y yo)
Spoiler seguro:
Comprendedle al pobre, al viejo y acabado y revenido Dios, tantas veces asesinado y tan desprotegido y abandonado, de voz tan silenciada, tan orillado y despreciado hoy día, necesita cariño, se vino abajo, le hicieron una oferta que ni siquiera él podía rechazar, a saber, si te conviertes a la nueva religión, adiós a la perdición, volverás a vivir por enésima vez, te escucharán, ya verás, es un pequeño esfuerzo, nada más, firma aquí, no te arrepentirás, no temas, no sufras, abraza el feminismo, que es la mejor causa, sin competencia en el mercado, está testada, avalada por las más importantes naciones e instituciones, cede, venerable anciano, venga, no seas tan puñetero, que no cuesta ningún esfuerzo, lo hacemos por ti aunque no lo creas o parezca, nos das mucho pena, no queremos hacerte daño, es cosa buena, solo una vez te hacemos esta propuesta, es una gran oportunidad, o aceptas o te dejaremos tirado como un perro, anacrónico viejo, cabrón del cielo, o ya nadie, nunca, te querrá ver jamás.
Y aceptó. Los dioses, hasta los más perfectos, bellos, enjutos como juncos, barbudos y plenipotenciarios, omnipresentes y omnímodos, esos también tienen su corazoncito de algodón, sus tiernos egoísmos, sus penas recias, que nadie les contempla como a ellos les gustaría y anhelan.
Pero se hicieron más reformas, como las nuestras laborales de toma pan y moja, iguales. Ver y creer:
- Su hijo, el mismo Cristo bendito elegido delegado sindical o portavozo (blanco y de ojos azules, por si acaso). Enemigo del comercio, del dinero, del libre mercado, defensor de los carneros y los corderos, líder obrero, manifestante, iluminado, algo pendenciero y de "groupies" y forofos lleno.
- Pedro, negro. Por multirracial, cultural, apertura moral y bondad abismal.
- Sororidad. Las mujeres unidas jamás serán vencidas.
- La Virgen María como comisaria política de la nueva teología. Que es la madre y eso es tautología.
Y ella, todos de pie y aplaudiendo, nuestra generala en la sombra, la María Magdalena (también blanca como la leche y de mirada azulina, no dudaría), de luz llena, de sabiduría repleta, de ternura rebosa y amor que se derrama y nos reboza como albóndigas en salsa hermosa. La primera, la revolucionaria, el motor inmóvil de la causa, la jefa, libre, valiente y verdadera.
O todo lo que quiso saber y nunca se atrevió a preguntar sobre la remota posibilidad de que la Biblia fuera en realidad feminista a todo dar, os lo digo yo en verdad aunque nos lo quisieran los malvados ocultar, aquí lo tendrás, directo para gozar, con sabor tropical.
Tengo que confesar, para eso estamos, para contar nuestros pecados inmensos y pedir perdón a la nueva religión, que iba un poco confundido, había oído y entendido que la película era un pestiño, un bodrio absurdo y repetido, lo mismo de siempre contado sin ningún sentido, con un feminismo inapreciable, timorato, solo un poco, como de tapadillo. Y es cierto que durante una parte del metraje más o menos puede ser así. Pero después no. Es la violación sistemática y programada, aunque más o menos disimulada (mezclan churras con merinas, engaños y apaños con verdades, a veces a medias, otras ahí estamos) de los textos religiosos en aras de la buena nueva. Se trata de corregir la cultura religiosa para que se adapte a los nuevos tiempos. Con lo que al final Jesús es un absurdo mamporrero, la excusa, el hombre de paja, el pie de página, la catapulta que impulsa a la verdadera protagonista y su propaganda.
No deliro, tengo pruebas:
- María es sojuzgada por los hombres de su casa. La obligan a casarse.
- Se escapa. Pese a toda la resistencia y el repudio de su familia. Se libera.
- Se introduce en un heteropatriarcado que excluye a las mujeres. Solo Dios la comprende. Porque él sí es bueno y se ha convertido al bien, al feminismo.
- Sigue al señor. Le escucha, le atiende, le absorbe, le traduce. De hecho, es la única capaz de captar su mensaje y tiene que andar todo el santo día dando explicaciones a los simples, brutos y necios hombres:
a) Los hombres piensan como soldados. Ella les dice que Jesús es un príncipe pacifista.
b) María ofrece una lección de misericordia a Pedro, da consuelo, alivio y socorro a los desamparados.
c) Jesús no sabe qué decir a las mujeres, lógicamente. Le pide ayuda. Ella le guía. Le conduce. Le mima. Le ama. Le perdona. Sin ella está perdida, no es nadie, un pobre hombre, un niño de papá, una vaca sin cencerro.
d) Se acerca el final. Nadie entiende muy bien qué pasa. Parece que se habla de sufrimiento y oscuridad como inevitable destino. Ella les comenta lo que él le ha confiado. Les pide que aprendan. A ellos muchos les cuesta.
e) Él muere. Ella le acompaña. Y después. Ella en verdad es la que le resucita, con su presencia, con su mirada.
f) Ellos son envidiosos, como niños malcriados. Ella les dice que no sean tan mangarranes, que el reino de Dios no consiste en una chusca revolución zapatista, que eso es de risa, para patéticos paletos y ridículos posibilistas, que Dios está en cada momento, en cada acto de amor, que el cambio se produce con las pequeñas cosas, en los detalles amorosos.
Pedro se queja, rehúsa, se irrita. Malvada mujer, eso no puede ser. Ella le contesta orgullosa, tengo toda la razón como apostola primera que he estado en la última cena a su mismita vera, elegida por mi alma bella, lo sé todo y nadie me va a callar más, me van a a oír, os vais a cagar, machirulos bobos, que me acabo de empoderar y el mundo a temblar. Porque yo lo valgo y todos sin chistar. Y añado lo siguiente, hasta al mismo Dios le perdono la vida y hago caso para mantener un decoro y un ay, por pena y misericordia, que si no también se iba a enterar, hombre al fin y al cabo, por muchos humos, milagros y cielos que tenga.
- Al final todas las mujeres se miran gozosas, extasiadas, maravilladas, ha llegado su momento.
Últimas noticias del mundo. Breaking News.
[Leer más +]
23 de 41 usuarios han encontrado esta crítica útil
8
El triunfo del espíritu
Hacía tiempo que no frecuentaba el programa doble, cosa que resulta difícil de compaginar si los horarios no son compatibles. Después de disfrutar de un título que sorprendentemente tenía mucho que ver con lo que a continuación aguardaba, mis expectativas subieron desde el minuto uno como la espuma debido al plano inicial que presuponía una obra maestra y la mejor película sobre esta temática jamás filmada. Pero Garth pasó de un Malick alegórico y simbólico a un Rossellini austero y escueto, dejándome desconcertado por completo, pues cuando creía que iba a ver algo que no había visto antes, empecé a temerme que volvería a ver lo mismo, pero no, no fue lo mismo, hubo una nueva visión, una visión con otra mirada, una visión vista desde fuera y a la vez desde dentro, como una especie de 3D sin gafas, y entendí por primera vez ciertos pasajes que antes no entendía (cosa que en sí misma ya supone para mí un gran mérito de cara a la película). Tal vez lo que le eche en cara a Garth Davis es haber hecho una película excesivamente compleja, no haber dejado suficientemente claro desde el principio el mensaje que pretendía transmitir, haberse andado por las ramas, dejado atrapar por una exposición shakesperiana, pero al final, puesto a reflexionar, ¿y si tal voluntad era intrínseca a la línea argumental, a la complejidad de un mensaje que en su momento fue fácilmente malinterpretado? Otro punto a favor del bueno de Garth. A este respecto serviría de ejemplo ilustrativo la perfecta definición del personaje de Judas (excelentemente interpretado), en clara contraposición al personaje de María, que no es sólo la María del título, sino también la María madre, e incluso la María santa, ya que María lo es todo, y representa tanto al ser humano como al ser divino. Rooney vive el personaje como parte de ella, es María, y eso maravilla, ya que es como ser partícipe de una conversión real (sí, ya sé que se trata sólo de una interpretación), como ver a Dolores Hart profesar sus votos, y al compartir ese sentimiento sentirlo como propio. No me olvido de Joaquin, el problema es que Joaquin no hace de Mesías, hace de sí mismo, permanentemente atormentado, consumido, como si hubiera cometido algún terrible pecado en el pasado de cuya culpa le resultara imposible desprenderse, o tal vez eso no sea un demérito, tal vez sea esa la intención de Garth (otro punto a su favor). La escena de la resurrección de Lázaro resulta realmente extraordinaria, y el mejor ejemplo para explicar el significado de la Pasión. Me gusta cómo Garth Davis utiliza los elementos y los descompone para a partir de ahí construir una historia distinta que cuenta lo mismo, pero con mayor fuerza y contundencia, porque la palabra no es única, lo es su significado. Y todo ello sin necesidad de recrearse en lo obvio, resumido a lo mínimamente necesario e ineludible, con el alegato de que la verdadera revolución consiste en cambiar uno mismo, que todos somos iguales y libres, y que el Reino de Dios reside en aquellos que tienen fe.
[Leer más +]
12 de 21 usuarios han encontrado esta crítica útil