arrow

María Magdalena (2018)

María Magdalena
Trailer
5,8
1.230
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Película biográfica bíblica que cuenta la historia de María (Rooney Mara), una joven mujer en busca de una nueva forma de vida. Restringida por las jerarquías de la época; María desafía a su familia tradicional al unirse a un nuevo movimiento social dirigido por Jesús de Nazareth (Joaquin Phoenix). Pronto encuentra su lugar dentro del movimiento y en el corazón de un viaje que la conducirá a Jerusalén. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Reino Unido Reino Unido
Título original:
Mary Magdalene
Duración
120 min.
Estreno
16 de marzo de 2018
Guion
Helen Edmundson, Philippa Goslett
Música
Hildur Guðnadóttir, Jóhann Jóhannsson
Fotografía
Greig Fraser
Productora
Coproducción Reino Unido-Australia-Estados Unidos; See-Saw Films / Porchlight Films / Universal Studios Home Entertainment
Género
Drama Religión Biblia
8
El triunfo del espíritu
Hacía tiempo que no frecuentaba el programa doble, cosa que resulta difícil de compaginar si los horarios no son compatibles. Después de disfrutar de un título que sorprendentemente tenía mucho que ver con lo que a continuación aguardaba, mis expectativas subieron desde el minuto uno como la espuma debido al plano inicial que presuponía una obra maestra y la mejor película sobre esta temática jamás filmada. Pero Garth pasó de un Malick alegórico y simbólico a un Rossellini austero y escueto, dejándome desconcertado por completo, pues cuando creía que iba a ver algo que no había visto antes, empecé a temerme que volvería a ver lo mismo, pero no, no fue lo mismo, hubo una nueva visión, una visión con otra mirada, una visión vista desde fuera y a la vez desde dentro, como una especie de 3D sin gafas, y entendí por primera vez ciertos pasajes que antes no entendía (cosa que en sí misma ya supone para mí un gran mérito de cara a la película). Tal vez lo que le eche en cara a Garth Davis es haber hecho una película excesivamente compleja, no haber dejado suficientemente claro desde el principio el mensaje que pretendía transmitir, haberse andado por las ramas, dejado atrapar por una exposición shakesperiana, pero al final, puesto a reflexionar, ¿y si tal voluntad era intrínseca a la línea argumental, a la complejidad de un mensaje que en su momento fue fácilmente malinterpretado? Otro punto a favor del bueno de Garth. A este respecto serviría de ejemplo ilustrativo la perfecta definición del personaje de Judas (excelentemente interpretado), en clara contraposición al personaje de María, que no es sólo la María del título, sino también la María madre, e incluso la María santa, ya que María lo es todo, y representa tanto al ser humano como al ser divino. Rooney vive el personaje como parte de ella, es María, y eso maravilla, ya que es como ser partícipe de una conversión real (sí, ya sé que se trata sólo de una interpretación), como ver a Dolores Hart profesar sus votos, y al compartir ese sentimiento sentirlo como propio. No me olvido de Joaquin, el problema es que Joaquin no hace de Mesías, hace de sí mismo, permanentemente atormentado, consumido, como si hubiera cometido algún terrible pecado en el pasado de cuya culpa le resultara imposible desprenderse, o tal vez eso no sea un demérito, tal vez sea esa la intención de Garth (otro punto a su favor). La escena de la resurrección de Lázaro resulta realmente extraordinaria, y el mejor ejemplo para explicar el significado de la Pasión. Me gusta cómo Garth Davis utiliza los elementos y los descompone para a partir de ahí construir una historia distinta que cuenta lo mismo, pero con mayor fuerza y contundencia, porque la palabra no es única, lo es su significado. Y todo ello sin necesidad de recrearse en lo obvio, resumido a lo mínimamente necesario e ineludible, con el alegato de que la verdadera revolución consiste en cambiar uno mismo, que todos somos iguales y libres, y que el Reino de Dios reside en aquellos que tienen fe.
[Leer más +]
15 de 22 usuarios han encontrado esta crítica útil
4
Prefiero las magdalenas con leche
Esta magdalena no llora tanto como en el famoso refrán, pero eso no quita que sea solemnemente aburrida.
Hay secuencias que pretenden (y no lo consiguen) ser muy emotivas, pero están separadas por intensos silencios y tiempos vacuos que harían bostezar a una vaca.
Ninguno de los pasajes más importantes de lo que cuenta se refleja con la suficiente emoción o épica. Por ejemplo, lo de los mercaderes del templo o la propia Pasión, estas escenas están filmadas con pocas ganas, como si quisieran acabar rápido y volver al estilo independiente, captando eternos y cansinos planos de la cara (que por otro lado siempre permanece igual) de Rooney Mara. Y eso que no la he visto en el remake de "Los hombres que no amaban a las mujeres", porque entonces sí que no me la iba a creer para nada en esta película.
Luego está Joaquin Phoenix, que además de no tener 33 años ni de coña, sale con un "careto" con pinta de resaca, como si necesitara echarse una buena siesta. Actúa y habla como si tuviera las pilas gastadas. Para ser el hijo de Dios, le falta energía.
Más lindezas: Pedro es negro, lo que supone el culmen del imperio de lo políticamente correcto que inunda el entretenimiento del siglo XXI. Queridos hermanos, todos somos iguales ante los ojos de Dios, pero esto es un despropósito aún peor que lo de Idris Elba en "La torre oscura" (y en "Thor", ya puestos).
Desde luego, con una película tan aburridísima, no creo que vayan a evangelizar mucho.
Tal vez solo salvaría los exteriores de la parte de Jerusalén, muy logrados.
Donde se ponga la de Mel Gibson, esa sí que era cine bueno, a pesar de sus polémicas.
[Leer más +]
5 de 6 usuarios han encontrado esta crítica útil