arrow

Los verdugos también mueren (1943)

Los verdugos también mueren
Trailer
7,7
2.414
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
El 27 de mayo de 1942 murió víctima de un atentado Reinhard Heydrich, jefe del gobierno nazi de Praga. El doctor Franz Svoboda, miembro de la Resistencia y autor material del atentado, se esconde en casa del profesor Novotny. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Estados Unidos Estados Unidos
Título original:
Hangmen Also Die!
Duración
131 min.
Guion
Bertolt Brecht, Fritz Lang, John Wexley
Música
Hanns Eisler
Fotografía
James Wong Howe (B&W)
Productora
Arnold Pressburger Films
Género
Thriller Drama II Guerra Mundial Nazismo Propaganda Basado en hechos reales
1942: En Praga es asesinado "El Verdugo", prefecto de una Checoslovaquia ocupada por Alemania. El autor del magnicidio se refugia en casa de una familia que decide ocultarlo, pero los nazis toman cientos de rehenes y comienzan a ejecutarlos para exigir la colaboración del pueblo en la captura del asesino. Con esta intensa trama, a partir de un guión suyo y de Bertolt Brecht, Fritz Lang crea una de sus obras maestras indiscutibles. El director pone la herencia del expresionismo alemán y toda su sabiduría narrativa al servicio de una intriga perfectamente medida, en la que los dilemas morales asaltan a unos personajes profundamente humanos. Las luces y las sombras, la composición, la puesta en escena, el montaje, las interpretaciones (estupendo Walter Brennan en un papel muy alejado de los habituales en él)... todo rezuma talento. Una verdadera lección de cine.
[FilmAffinity]
"Lang hizo una película de propaganda distinta de otras de Hollywood; sin basarse en la exaltación patriótica, con un contenido didáctico brechtiano y con detalles sutiles en la puesta en escena y un ambiente sombrío (con notable fotografía de James Wong Howe). Buena"
[Diario El Mundo]
8
La Resistencia checa
Realizado por Fritz Lang, se basa en un guión escrito en colaboración con Bertolt Brecht y con la ayuda de John Wexley, experto en traducción del alemán al inglés. Se rodó con un presupuesto de serie B, en estudio, a finales de 1942. Fue nominado a 2 Oscar (música y sonido). Producido por Arnold Pressburguer, se estrenó el 15-IV-1943 (EEUU).

La acción tiene lugar en Praga a partir de finales de mayo de 1942, durante varias semanas. La muerte en atentado del líder nazi de Bohemia y Moravia (Chequia), "El verdugo", Reinhard Heydrich (Hans Heinrich von Twardowski), por parte de un miembro de la Resistencia, da pie a un relato de ficción que trata de reconstruir el clima de opresión y terror del país durante la ocupación nazi.

La película incluye la única aportación escrita del dramaturgo Bertolt Brecht al cine de Hollywood. El relato se desarrolla en una atmósfera inquietante, opresiva y sombría, marcada por la violenica de los ocupantes, con toma de rehenes inocentes, ejecuciones de los mismos como medida de presión psicológica y trato denigrante de la población checa. La narración es sobria. Expone hechos turbadores, de modo contenido y duro. Sitúa los sucesos sangrientos fuera de campo (muerte del líder nazi), los explica mediante sombras expresionistas (ejecuciones) o los muestra desde lejos (muerte de Czaka). La línea argumental integra cuatro ideas centrales: la defensa de las libertades individuales y colectivas, la necesidad de la unión de la población contra la tiranía, el rechazo del terror como arma de dominación colectiva y la ignomina de la traición. Pone el acento en la fuerza de la unión contra la opresión y la traición y en favor de la libertad. Destaca la potencia narrativa de Lang y la excelente creación de un ambiente de suspense, basado en las diferencias de opinión de sectores de la población sobre las estrategias de resistencia, las reacciones desproporcionadas de los nazis y la lucha contra la traición en una carrera contrarreloj y contra la inteligencia teutona, bloqueada y abocada al desprestigio. La capacidad de sacrificio de los checos en favor de una causa justa constituye el núcleo de la fuerza movilizadora del film.

La música incluye una partitura original de Hans Eisler, una canción de Smetana ("Ma Vlast") y un fragmento de "Tannhäuser", de Richard Wagner. La fotografía, de estética expresionista alemana, crea ambientes oscuros y tenebrosos, muy adecuados para el desarrollo de la acción. Presta atención a detalles mordaces (preocupación de oficial nazi por el estado de su grano facial). El guión dibuja con trazos seguros y rotundos la maldad, perversidad y crueldad. La interpretación de los personajes alemanes corre a cargo de judíos alemanes exiliados y la de los checos, a cargo de americanos de gestualidad y facciones muy americanas. La dirección crea un obra de gran fuerza, que se enmarca en la contribución de Hollywood al esfuerzo de guerra y al sostenimiento de la moral del país.
[Leer más +]
35 de 37 usuarios han encontrado esta crítica útil
9
La más guapa de la clase
Con paciencia y tiempo para ver muchas películas, puede advertirse quién es. Siempre la misma. Es la abuela de un niño que es compañero de colegio del hijo de Joan Crawford. Es la enfermera que se lleva una bandeja sin una línea de diálogo. Es la quinta viuda del primer banco de la iglesia empezando por la izquierda. Es la pesada tía Sally a la que el guionista hace esperar en el vestíbulo toda la película. Es la mujer del minero tan poco importante que ni siquiera muere en el derrumbamiento.

La encontramos en la Revolución Francesa, la mujer que grita “¡Muerte!” cuando María Antonieta sube a la guillotina. En México nunca llega a enterarse de que su hija ha sido seducida por El Zorro. Luego la tenemos de cocinera preguntando si el señor se quedará a cenar sin sospechar que el señor tiene previsto asesinar a Lincoln esa noche. Y allí está, en el Mississippi, agitando su paraguas ante la partida del vapor en el que se escapa Huckleberry Finn.

En 1943 va a parar a Praga, atendiendo a la protagonista en su comercio de comestibles. Después de eso debería haber aparecido de matrona en un pequeño pueblo de Kentucky, pero es retenida en Praga. Los nazis, que han invadido el país, la llaman y la interrogan: la resistencia ha matado a Heydrich y se sospecha que el responsable pudo haber pasado delante de su tienda.

La película es “Los verdugos también mueren”, una gran cinta antinazi que Fritz Lang hizo con un productor independiente para poder rodarla como si no hubiesen pasado los años desde “M” (de hecho es la película americana de Lang con un estilo más cercano a “M”). Está llena de vibrantes discursos, secuencias brillantísimas, emociones legítimas.

Con todo y a pesar de que sólo tiene cuatro brevísimas escenas, la tendera, que ya tiene nombre y se llama Sra. Dvorak, se apodera de la película. A la Sra. Dvorak – a la enfermera anónima, a la quinta viuda del primer banco, a la madre de la posadera- por una vez le cae encima la arbitraria brutalidad de los criminales y ni hace discursos, ni escupe a sus verdugos: se limita a padecer la tortura y a dejarse llevar por su instinto de ser humano. Se limita, en suma, a ser una persona corriente. Sin saberlo, ha encontrado una receta infalible para derrotar a los invasores.
[Leer más +]
32 de 37 usuarios han encontrado esta crítica útil