arrow

El repostero de Berlín (2017)

Sinopsis
En Berlín, Oren, un ingeniero constructor israelí se encapricha del pastelero Thomas. El romance ni siquiera parece haber empezado cuando Thomas descubre que Oren ha muerto en un accidente de coche en Jerusalén. Thomas viaja allí sin saber exactamente qué es lo que está buscando. Descubre que la mujer de Oren, Anat, es propietaria de un café, y le ofrecer Oren un empleo de lo más básico, consistente en limpiar y fregar cacharros. Thomas no revela su talento en la cocina hasta el cumpleaños del hijo de Anat, cuando decide preparar unas pastas. Esto no acaba de sentar bien al religioso Motti, el hermano de Oren. Además Thomas es alemán, la comida que prepara un goy no es de conformidad con la ley judaica, y un café en Jerusalem pierde clientes sin el certificado kosher. Anat, sin embargo, no es religiosa y elogia a Thomas como el trabajador dedicado que es y por el gusto que el creciente número de clientes le ha cogido a su pastelería. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Alemania Alemania
Título original:
The Cakemaker
Duración
104 min.
Estreno
15 de junio de 2018
Guion
Ofir Raul Graizer
Música
Dominique Charpentier
Fotografía
Omri Aloni
Productora
Coproducción Alemania-Israel; Film Base Berlin / Laila Films
Género
Drama Cocina Homosexualidad
7
Un toque de canela
“El repostero de Berlín” es el debú en el mundo del largometraje de Ofir Raul Graizer, una coproducción germano- israelí en la que él mismo participa, además de encargarse de su guión. La película sirve de tarjeta de presentación de un creador moderado, tanto en intensidad como en propósitos, y que para tratarse de un primer film, ha salido bien parado. En esta ocasión ha optado por darle un tono casi de docudrama. En líneas generales está llevada con corrección y, sobre todo, a pesar de contar con ciertas elipsis que no nos convencen, posee un par de escenas muy logradas que comentaremos brevemente en la zona del spoiler.

“El repostero de Berlín” es una historia de amor e incomprensión, de verdades y mentiras, cuyo personaje central, el de Thomas, llevado a cabo por un comedido Tim Kalkhof, busca respuestas indagando en la vida personal de otros, algo que sabemos gracias a otras obras, sean literarias o cinematográficas, que es una misión bastante arriesgada y que pueden acarrear consecuencias irremediables.

Como decíamos, el tono elegido por Ofir Raul Graizer era quizás el más acorde, no ya por tratarse de un film de bajo presupuesto, si no porque lo que más le interesaba era mostrar eran las diferencias y similitudes de dos culturas, a priori, que nada tienen que ver entre sí. Su ritmo dramático subyace en un segundo plano casi todo el metraje y el desarrollo de las circunstancias se produce sin intentar crear golpes de efecto, simplemente va fluyendo. Su historia es simple, no es complicada, pero lo que cuenta lo hace desde el conocimiento sin caer tampoco en falsos sentimentalismos.

Dominique Charpentier hace un buen trabajo musical, así como Omri Aloni a la fotografía. Quizás, al menos para mí, el punto fuerte y a la par casi imperceptible, sea el trabajo interpretativo de sus actores, que han seguido al pie de la letra la propuesta de una dirección pausada, que no parsimoniosa. Desde el mencionado Kalkhof a Sarah Adler o Zohar Shtrauss, son trabajos que parecen que nacen de la improvisación, pero no es así. La naturalidad, en este caso, se ha impuesto a cualquier ejercicio de reclamo comercial más común.

No sé si con el paso del tiempo será un film a tener en cuenta por el público o si se verá más bien como un film casi costumbrista de consumo y rápido olvido, pero al menos creo que tiene su mérito y detrás hay un director que puede seguir contándonos historias que nos hagan sentir o reflexionar a determinado tipo de público, no elitista, pero sí al que le guste que le cuenten cosas de manera objetiva.
[Leer más +]
5 de 5 usuarios han encontrado esta crítica útil
7
La bombonería del amor
A veces, cuando leemos la sinopsis de una película tenemos la impresión que su contenido bordea el ridículo o transita la delgada frontera entre lo aceptable y lo inverosímil. Pero luego, cuando visionamos la cinta, nos llevamos una sorpresa al comprobar que estamos asistiendo a un ejercicio de equilibrio entre lo increíble y lo posible, configurando un mundo lleno de recovecos intransitados que nos iluminan recodos brumosos e inexplorados del alma humana, convirtiéndonos en personas más complejas y completas de lo que pudiéramos imaginar. Esto es el caso de este filme germano-israelí que nos adentra en un raro entramado de amores y querencias que nos permite alcanzar la cuadratura del círculo, asistiendo a un relato lleno de sutiles recetas que nos sorprenden a cada paso.

Estamos ante un inusual triángulo amoroso donde el tercer vértice permanece oculto durante el metraje y, sin embargo, está presente durante el paciente y medido horneado que presenciamos. Dos hombres, una mujer y un hombre, un hombre y una mujer. Variaciones sobre un mismo tema que van moldeando una bollería íntima e insondable donde lo más relevante ocurre fuera de campo (un accidente mortal, la discusión de un matrimonio que se resquebraja, la – ¿reconciliación? – improbable de unos enamorados, los numerosos viajes que jalonan el recorrido) pero en todo momento tememos que el paciente equilibrio del apunte o esbozo se interrumpa y malogre por la intransigencia o por los prejuicios o por el fanatismo trasnochado de unos pocos… o de nosotros mismos. Los lugares adquieren así la simbología del refugio, del hogar, de la calidez y del amparo; las personas nos limitamos a ser el vehículo a través del cual se manifiesta el amor.

Quien quiera paladear certezas o verdades absolutas se equivocará de elección. Aquí no asistimos a la enésima copia de lo ya conocido, sino que se nos propone ir amasando unos ingredientes fértiles y novedosos donde debemos desnudarnos con humildad y deferencia de todos nuestros tabúes y convencionalismos para adentrarnos en la espesura de la vida, con sus lamparones, sus yerros, sus embustes y sus suciedades. Quizás no alcancemos a degustar – ni tan siquiera a vislumbrar – la felicidad, pero al menos nos habremos atrevido a emprender un camino que nos hará más sabios o más comprensivos o más respetuosos. No caben soluciones o respuestas sencillas ante problemas complejos: solo nos queda emprender un viaje que quizás nos lleve a Ítaca o quizás al infortunio.

Sarah Adler es una actriz soberbia y en su rostro se entrelazan el desconsuelo y la esperanza. Y el impertérrito semblante de Tim Kalkhof nos proporciona una caja de resonancia admirable donde escrutar la complejidad de la existencia. Exiguos mimbres para una exquisita golosina.
[Leer más +]
4 de 4 usuarios han encontrado esta crítica útil