arrow

Granujas de medio pelo (2000)

Granujas de medio pelo
Trailer
6,9
24.460
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Tras salir de la cárcel, Ray Winkler se gana la vida como lavaplatos. Harto de este trabajo, se le ocurre una brillante idea: abrir una tienda de galletas, contigua a un banco, con la ayuda de su mujer y un par de rateros de poca monta. Mientras su mujer atiende el negocio, él y sus socios excavan un túnel que conduce al interior del banco. Pronto se harán ricos, pero no exactamente como habían pensado. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Estados Unidos Estados Unidos
Título original:
Small Time Crooks
Duración
95 min.
Guion
Woody Allen
Música
Varios
Fotografía
Zhao Fei
Productora
Dreamworks
Género
Comedia Robos & Atracos
"Me divierto mucho con ella pero comprendo que es muy dificil mantener la fuerza y la gracia del prólogo: la idea de partida me parece genial."
[Diario El Mundo]
6
Si yo fuera rico
Granujas de medio pelo es la comedia más visual de Allen en la década de los 90. Tras la labor de otra práctica de perforación personal de Desmontando a Harry, la crítica social y cultural de Celebrity, y el reconocimiento a la música de jazz con Acordes y desacuerdos, Allen huye de todo apunte autobiográfico para llevar a la pantalla un puro divertimento basado en las historias de atracos perfectos de los años 50 y 60. Para ello vuelve a tomar como principal arma el gag visual del cine de sus comienzos, el de Toma el dinero y corre, el de Bananas, El dormilón.

No hay en Granujas de medio pelo un nombre que sobresalga por encima del resto en el reparto. Quizá Hugh Grant, hábilmente utilizado por Allen en el papel de un gentleman inglés pasante de obras de arte. Brillan por su ausencia nombres sonados que pueblen cada plano de sus películas. Lo que pretende con ello Allen es que nos fijemos más en el contenido. Por encima de quién lo haga, está el cómo se cuenta.
Incluso el estrato social al que pertenecen los protagonistas es bien contrario al acostumbrado por Allen. Su personaje incluso ha estado recientemente en la cárcel. Esos granujas de medio pelo que nos indica el título son más bien individuos que, ante la carencia de suficiente imaginación para llevar a cabo sus actuaciones, contraponen el buen corazón que llevan dentro. Tal vez por ello la intervención de la diosa fortuna les dará la oportunidad de recoger unos frutos bastante distintos a lo inicialmente pensado y ascender a una clase social superior. Allen se enfrenta en la segunda parte de la cinta al mundo refinado y selecto de la alta sociedad, en el que de manera casual terminan entrando los incautos Woody Allen y Tracey Ulman.

Probablemente existan obras más redondas o conseguidas en la filmografía del director norteamericano, lo cual no quita a que consideremos a Granujas de medio pelo como una divertida película.
[Leer más +]
21 de 21 usuarios han encontrado esta crítica útil
10
Lo mejor de Hugh Grant
Les sonará a cachondeo, pero Hugh Grant es un buen actor.
Sólo hay que ver su trayectoría: saltó a la fama con Cuatro bodas y un funeral y ya quedó encasillado en papeles de guapetón bonachón un poco pringadillo, y los bordaba pero parecía que no supiese hacer otra cosa... hasta que una noche, pese a tener una novia que era muy mona, el tío prefirió que le felase una prostituta con cara de mono!
La prensa montó un escándalo considerable y se acabó el encasillamiento... Bueno, lo volvieron a encasillar pero esta vez en lugar de como guapetón bonachón quedó encasillado como guapetón cabrocente cínico miserable granujilla de mierda, y la verdad es que también parece que haya nacido para esto.
De lo que sacacamos dos conclusiones: a) que la belleza física no lo es todo, la belleza espiritual y la habilidad oral también puntuan, y b) que Hugh es un mal marido pero un buen actor que lo único que necesita son buenos guiones (y alguna mamadilla de vez en cuando).

Y Small Time Crooks es la mejor película en la que aparece este pillín de ojos azules (y quizá también la única buena), pero no se puede decir lo mismo del señor Woody Allen... padre de maravillas como Zelig y tantas otras.
Bueno, lo que quizá sí se puede decir es que Small Time Crooks es la mejor película de su última etapa (que va desde Sweet and Lowdown hasta Pilinga y Pilinga, y que ahora se puede ver al completo y por cuatro duros en un ciclo que le dedica la Filmoteca de Barcelona a partir de mañana sábado). Avisados están.

La coña de las galletitas es impagable, y si parece que al final de la peli ésta pierde fuelle es sólo porqué el principio es insuperable y no había manera de estar a la altura (bueno, más o menos como le pasa a la carrera de Woody Allen mismamente).

Nota: notable.
[Leer más +]
40 de 62 usuarios han encontrado esta crítica útil