arrow

The Girlfriend Experience (Serie de TV) (2016)

Sinopsis
Serie de televisión de 13 episodios -la primera temporada- basada en "The Girlfriend Experience" de Steven Soderbergh, que se centra en la vida de una prostituta de alto standing de Chicago; Christine (Riley Keough) es una atractiva estudiante de derecho en prácticas que comienza a trabajar como escort para ganar un dinero extra bajo el nombre de Chelsea. (FILMAFFINITY)

Estreno 2ª temporada (14 episodios) en USA: 5 de noviembre de 2017.
Director
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Estados Unidos Estados Unidos
Título original:
The Girlfriend Experience (TV Series)
Duración
30 min.
Guion
Lodge Kerrigan, Brian Koppelman, David Levien, Amy Seimetz
Música
Shane Carruth
Fotografía
Steven Meizler
Productora
Emitida por el canal STARZ; Magnolia Pictures / Transactional Pictures
Género
Serie de TV Drama Prostitución
6
El mundo de la prostitución de lujo
Adaptación como serie de tv de la película del mismo nombre de Steve Sonderberg. Al igual que aquella sigue la pista de una joven que se inicia en ese mundo. Christine (Chelsea como nombre de guerra) es una joven que está a punto de terminar la carrera de derecho y acaba de empezar como becaria en un bufete de abogados. La actriz que la da vida, Riley Keogh, en su primer papel importante, da el toque de ingenuidad que el personaje requiere. El jefe del bufete, con el que enseguida surge la química sexual, Paul Sparks, interpretó a uno de los periodistas de las primeras temporadas de "House of cards" Y Mary Lynn Rajskub es la amiga que inicia a Christine en el mundo de la prostitución, "serie 24"
Producida por Starz, como en todos sus productos, no oculta nada, ni lenguaje sexual, es increíble la cantidad de veces que se repite la palabra "follar" así como numerosos desnudos y escenas de sexo.
Veremos como el dinero fácil hará que la protagonista entre en una espiral donde aumenta su calidad de vida, pero también los gastos y la necesidad de acostarse cada vez con más clientes.

Mi opinión personal, es que la serie está bien producida, interpretada, y que se deja ver, con capítulos de 25 minutos de duración. Lo malo que yo veo, es que es bastante fría con el espectador, creo que conscientemente, porque la película ya era así también. Eso hace que no termines de sentir las emociones de los personajes como propias. De momento es una serie a seguir, ya renovada para una segunda temporada. Veremos si se decide pronto a mostrarnos el lado sucio y oscuro de ese mundo, con lo cual la serie ganaría enteros.
[Leer más +]
16 de 19 usuarios han encontrado esta crítica útil
9
Porque me gusta
Un delicado y sentenciador "porque me gusta" sale de los labios de Christine (Riley Keough) como respuesta a la mirada condenatoria e incrédula de su hermana. También a la del espectador que, desde la tranquilidad de su sofá, no se detiene a entender sino a juzgar. Hablamos de una joven estudiante de derecho que de la noche a la mañana opta por compartir su sexualidad con desconocidos a cambio de dinero. Una actitud que no responde a una necesidad económica ni a una extorsión como la actualidad y el cine nos ha hecho ver a lo largo de su historia. Christine se prostituye porque le gusta.

The Girlfriend Experience se adentra en el mundo de la prostitución de lujo desde un prisma casi documental con un efecto hipnótico. Sencilla en su planteamiento pero con múltiples lecturas, la serie transita por recovecos turbios de la mentalidad capitalista, donde la oferta y la demanda juegan una partida con serias consecuencias. Y es que lejos de abogar por un relato feminista donde la figura de la mujer sólo funcione como objeto reivindicativo en un mundo gobernado por hombres, Steven Soderbergh desde la producción y Amy Seimetz y Lodge Kerrigan detrás de la cámara, orquestan un elegante y seductor thriller, incómodo y adictivo, que embauca al espectador y termina zarandeándole. Y es ahí, precisamente, en esos momentos en que recibimos un guantazo, cuando la serie dista del largometraje del que nace, adquiriendo un significado más compacto y menos frívolo.

Tremendamente provocativa, la serie vuelca todo su potencial en un lenguaje incisivo y en una protagonista perturbadora. De apariencia gélida y carácter aséptico, Riley Keough- magnética como pocas actrices han desfilado por la pantalla en la última década - construye un personaje complejo, una adivinanza en manos del espectador. Y es que estamos poco acostumbrados a que una presencia femenina, con tendencias sociópatas se corone en la cúspide del dominio. Christine tiene el poder. Ella es sexo y el sexo domina el mundo. Pero ¿qué ocurre cuando nuestras carencias afectivas las suplimos con adicciones ya sea al sexo individual o compartido? La limitación del tiempo en la serie no indaga en la psique de Christine pero sí entrega pequeños detalles, ahí tenemos esa incómoda visita familiar para desarrollar cierta empatía hacia un personaje imperturbable. Un personaje sin prácticamente carisma y que, sin embargo, logra con su potente presencia cautivar. No importan sus acciones, tampoco sus motivaciones, simplemente somos consumidores, clientes seducidos, marionetas volátiles en manos del deseo.
[Leer más +]
15 de 18 usuarios han encontrado esta crítica útil