arrow

Canguros (Serie de TV) (1994)

3,3
5.276
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Serie de TV (1994-1996). 45 episodios. La serie muestra la vida de Alicia, una chica de provincias que se traslada a Madrid para estudiar y decide ganar un sueldo extra trabajando como canguro de unos revoltosos niños. Junto a ella vivirán tres compañeras de piso, la inocente y algo atontada Almudena, la americana y alocada Sara y la ecologista y bohemia Rita. La marcha de Rita y Sara dará lugar a la llegada de la metódica informática Nancy y de la presumida Helena. Junto a las chicas estarán sus conquistas Micky, Jorge y Eugenio. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ España España
Título original:
Canguros (TV Series)
Duración
30 min.
Guion
José Miguel Ganga, Marisol Ferré, Alberto Macías, Juan Flahn, Jorge Barriuso, Miguel Ángel Fernández, Diana Laffond
Música
Bernardo Bonezzi
Fotografía
Jorge Herrero, Emilio Ruiz
Productora
Emitida por la cadena Antena 3 TV; José Frade P.C.
Género
Serie de TV Comedia Sitcom Amistad
2
Las chicas de oro (treinta años más jóvenes) a la Española
Hay producciones que envejecen bien y las sigues viendo reposición trás reposición con mucho agrado, hay otras que mueren el año en el que fueron creadas. La serie que nos ocupa es una de ellas, nació y murió hace catorce largos años.

Las historias y entresijos de la vida de unas adolescentes que con edad de ser ya madres respetables, siguen compaginando las clases y las copas que ponen los fines de seman con el trabajo de canguro. Lideradas por una Maribel Verdú pesada y supiona, uno tras uno se cumplen todos los estereotipos de niña pija: la lanzada, la romántica tonta, la ilusa, la machota, y la decidida. Todas ellas compartiendo pisos, andanzas y maromos.

Cometieron el error de no contemplar la inteligencia del espectador que es mucha y el producto no convenció. Para muestra un botón, la letra (propia más bien de Barrio Sésamo) con la que semanalmente comenzaba la serie:

CANGUUUUUUUUROOOOOOOOOOOS
SIEMPRE PREPARADAS PARA PASARLO BIEN
CANGUUUUUUUUROOOOOOOOOOOS
CUIDAMOS A LOS NIÑOS Y A LOS PADRES TAMBIEN

Vamos... pura poesía
[Leer más +]
13 de 15 usuarios han encontrado esta crítica útil
1
Disparen al guionista (y al resto)
La llegada de las televisiones privadas a nuestro país trajo consigo la generalización de un aparato con muchos botones de números que accionamos primero desde el 1 en adelante y después al revés, mientras que emitimos toda clase de monosílabos y onomatopeyas: Uf, jo!, ah, uuuu (soplido), etc. También, y tras el gigantesco éxito (¿?¡¡¡¡) de Farmacia de Guardia, trajo la producción masiva de teleseries.

Las ha habido de todo tipo y condición. Generalmente horribles. Y se han tomado como el paso iniciático en la profesión de actor para malos cantantes, presentadores y presentadoras de muy buen ver, modelos con aspiraciones (no sólo farloperas, se entiende), familiares de productores y directores, amantes de los mismos, gente que pasaba por ahí .... Lo juntas con alguna vieja gloria (aunque no sea tan vieja, pero ya pasó su "fama") que piensa que es tarde para cambiar de trabajo (y se paga peor, molas menos, no sales en la tele, no te invitan a fiestas ...hay que currárselo, vamos) y les ofreces unas cuantas hojas escritas por cualquier niño de ochos años de los que en la escuela destacan por ser un zoquete y... Tachán, ya tenemos nuestra serie.

Canguros fue uno de los muchos engendros que proliferaron por aquella época. Unas chicas muy guapas comparten piso y cuidan niños y ligan mucho. Por ahí está Maribel Verdú (siempre estimulante), que lleva la voz cantante; y Silvia Marsó que pretende ser hippy y lleva siempre 3 kilos de maquillaje; y una negrita a quien no se le entiende ni jota, pero bueno para las gilipolleces que tiene que decir igual que sus amigas, pues no importa; y otra (Ana Risueño) que hace de chica cortita y borda su papel (al parecer sin esfuerzo, es biográfico).

Y como duró 3 temporadas (sin comentarios), algunas chicas cambiaron y también aparecieron ...... actrices del calibre de Paula Vázquez (con otra nariz pero con la misma y nula capacidad de interpretación) y Mar Flores (con quién no se acostaría, Dios mío).

Luis Merlo intentaba mantener la dignidad de la profesión, con el único registro que se le conoce en las series. Los niños a los que cuidaban no hablaban normal; les suele pasar, creen que actuar (culpa del director, desde luego) es poner un tonillo vomitivo. Así que se establece un duelo genial entre guapas que desean ser actrices y niños repelentes, con frases y situaciones servidas por cerebros planos (sí, Chus Gutiérrez, lo siento).

Ah, y todo se arregla cuando sale Toni Cantó. Pero bueno, nadie se acordó de llamar a Liberto Rabal y darle su oportunidad.

Y como mi humor se está agriando acabo ya, antes de que me acuerde de la puta y pueril canción. Y envíe a Guantánamo (lo deberían mantener para gente del cine y la televisión) a su autor.
[Leer más +]
13 de 15 usuarios han encontrado esta crítica útil