arrow

Una mujer bajo la influencia (1974)

Una mujer bajo la influencia
Trailer
7,7
3.855
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Nick (Peter Falk) tiene que cargar con la responsabilidad de cuidar a su mujer (Gena Rowlands) que padece inestabilidad emocional. Lucha sin descanso para mantener un ambiente de normalidad a pesar del anormal comportamiento de su mujer; sin embargo, llega un momento en que la situación afecta a sus hijos, de modo que no tendrá más remedio que tomar ciertas medidas. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
Año / País:
/ Estados Unidos Estados Unidos
Título original:
A Woman Under the Influence
Duración
155 min.
Guion
John Cassavetes
Música
Bo Harwood
Fotografía
Mitch Breit
Productora
Faces International
Género
Drama Familia Drama psicológico Cine independiente USA
9
Mujer de vida, mujer de cine.
Teniendo como marco una América convulsa, en la que las masas de jóvenes habían perdido el ánimo épico y heroico de preguerra que fue convertido en repulsa antibélica, Cassavetes inicia su guerra particular contra la industria hollywoodense, cuando ésta pretendió boicotear su trabajo negándose a distribuir y exhibir A woman under the influence.
Reunir un grupo de amigos, entre profesionales y familiares del equipo, y recaudaciones abiertas al pública, entre las que se recuerda una hecha por radio en la que prometía "un cine como tu vida", fueron los pasos determinantes para que Cassavetes no se doblegara ante el boicoteo y finalmente cree su propia compañía distribuidora para entregarle, al menos, a una pequeña parte del mundo su obra.

En A woman under the influence, el mentor del cine independiente americano, por encima de nuestra voluntad, nos coloca en el lugar de un simple voyeurista que tiene en su objetivo el posible hogar de una familia vecina de clase media, con una vista más que privilegiada; nos introduce a los lazos y nudos que unen y obstruyen la comunicación entre mujer y marido, madre e hijos, hijos y padre.

La actuación de Gena Rowlands en el papel de madre y mujer con claras muestras de desequilibro emocional es fantástica, desbordante, desquiciante y finalmente inquietante, tanto por el lado oral, el gestual y la excelente dinámica corporal. A ésta se suman los trabajos también notables de Peter Falk, en el papel de marido delirante y padre frustrado, los abuelos unas veces desatinados y otras tantas también desequilibrados, y la labor de los niños, quienes al fin y al cabo son los más cuerdos dentro de la caótica familia.

Ayudan en gran parte al resultado los planos utilizados por Cassavetes, totalmente desprovistos de paisajes grandilocuentes o escenarios pomposos, que reemplaza por encuadres cerrados en los que prevalecen los rostros, las miradas, las muecas, los ademanes por encima de todo lo demás.
El aspecto sonoro juega también un papel sumamente relevante, puesto que complementa el lenguaje visual y nos envuelve en las distintas atmósferas de las situaciones que en conjunto denotan la condición de esta familia. Resulta especialmente entrañable el uso de sinfonías orquestales para los momentos de intensidad y las piezas de jazz para los de placidez.
[Leer más +]
63 de 68 usuarios han encontrado esta crítica útil
6
Una mujer bajo la influencia
El argumento parte de una buena idea, la vida de una familia de clase media sumergida en la locura creciente de la madre. El tratamiento es directo y diáfano, cargado de realismo, sin caer en ningún momento ni en la autocensura edulcorante ni en el morbo tramposo. Gena Rowlands esta perfecta en un papel que no es precisamente fácil y Peter Falk, aunque a veces sobreactúa, tampoco lo hace mal.
Pese a todo, la película no acaba de cuajar. Creo que tiene todas las bazas para ser una obra maestra pero el visionado se me hizo pesado, incluso desesperante. Las reacciones de los personajes van y vienen de forma absurda, lo cual he de reconocer que encaja perfectamente con la historia que cuentan, pero desesperan. No sé como explicarlo, es una de esas películas en las que te gustaría entrar en la pantalla y emprenderla a patadas con todos (especialmente con las abuelas, que aquí ejercen un papel de metepatas absurdo).
El matrimonio...ahora te digo que te quiero, ahora te grito, ahora nos abrazamos, ahora nos liamos a golpes... quizás ese estilo tan “realista” agradecería un montaje un poco más “artificial”.

Al final te quedas con que tenías que verla, que lo que cuenta consigue tocarte la fibra, pero que en ningún momento te ha enganchado. Como si acabases de ver un montón de material sin montar para un documental sobre el tema.
[Leer más +]
59 de 89 usuarios han encontrado esta crítica útil