arrow

Un gángster sin destino (1942)

6,5
125
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Un gánster, próximo a morir en la cárcel, comienza a rememorar su vida. Condenado cuatro veces, la última fue a cadena perpetua, aunque era inocente. El culpable de todo ello fue un famoso abogado convertido en gánster que lo contrató para un atraco a cambio de una gran suma. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Estados Unidos Estados Unidos
Título original:
The Big Shot
Duración
82 min.
Guion
Bertram Millhauser, Abem Finkel, Daniel Fuchs
Música
Adolph Deutsch
Fotografía
Sidney Hickox (B&W)
Productora
Warner Bros. Pictures
Género
Cine negro Drama Crimen
7
Caramuro Ensaya El Helicóptero.
Entre dos animaladas como Casablanda y El Halcón Maltés, nuestra cigala de hormigón favorita rodó este tango, y claro, al lado de esos dos menhires este pedrusco puede que desluzca pero resulta más que aprovechable. Cuando empieza el meneo, la voz en off de caramuro nos acuna y nos avisa,mientras le vemos pasear con nocturnidad, alevosía y los ánimos por el alcantarillado, de que, efectivamente, caramuro vuelve aquí a marcar paquete hasta de espaldas. Aunque esos primeros compases, la primera mitad del baile, cuando el gorras pone realmente esos dos balones de playa que tenía por pelotas encima de la mesa, acaban por ser lo más memorable de la misma. El gorras, merced a un guión que no está a su altura, pero de los que rodó en abundancia cuando su cara de conejo empezó a asaltar corrales y hubo que aprovechar el filón, no acaba poniéndonos el escroto al rojo vivo como deseábamos, por mucho que pongamos el culo en pompa. Pero cuando el gorras tensaba los labios hacia dentro en su característica mueca iracunda se escondían hasta las farolas, y aquí nos regala algún que otro momento que invita al júbilo y al aplauso. El asunto es otra demostración de síntesis argumental y ritmo desbocado de la vieja escuela, sin un segundo que perder. Una lástima que caramuro, en un momento dado, mande a su abuela a por berenjenas y calabacines a la verdulería y nos demuestre que, a parte de dos balones de basket por pelotas, también tenía corazón, y guarde el taladro para otra ocasión. Da igual, muros más altos cayeron después, y éste no deja de ser un producto de serie B tan liviano como disfrutable, una oportunidad más de ver al rey en su trono inundando el castillo de ventosidades. Viva el rey. Viva!!
[Leer más +]
6 de 7 usuarios han encontrado esta crítica útil
7
Brick by Brick.
Quizás, mi género favorito a la hora de rodar, y en The Big Shot se demuestra más que nunca, yo, con mi cachiporra y huevos de avestruz aplastando peleles, lanzando chinches, a pesar de un guión dubitativo, a pesar de volver a ser duro pero sentimental, a pesar.

Ahí aparezco yo bramando, regalando vello púbico, saltando sobre un búfalo y tomando el control, el problema como bien apunta el Alfombras, el dichoso guión, inevitable, no obstante los que siguieron mis pasos desde el comienzo disfrutarán como gorrinos y elevarán su rabo de lechón cantando bajo la lluvia.

No es Collejón sin salida, ojo, que Collejón fue algo indestructible, pero se disfruta, yo al menos lo hice, y luego saludé a la señora Toribia.

Se despide desde Nuñez De Balboa.

Siempre vuestro con el corazón en las manos.

El boinas, con la gorra de siempre y la mueca torcida mientras degusta una whopper con queso y Coto Matamoros trepa por la pared de Crónicas Marcianas con la cabeza alborotada dejando caer una trufa salvaje sobre el regazo de Carmele Marchante.
[Leer más +]
1 de 8 usuarios han encontrado esta crítica útil