arrow

Cuatro bodas y un funeral (1994)

Cuatro bodas y un funeral
Trailer
6,4
77.158
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Charles (Hugh Grant) y sus amigos, todos ellos solteros y sin compromiso, han llegado a una edad en la que casi todos sus conocidos se han casado. En una de las bodas, a la que el grupo ha sido invitado, Charles conoce a Carrie (Andie Macdowell), una americana de la que se enamora a primera vista. Esa noche la pasan juntos, pero no vuelven a verse. Tendrán que esperar a la siguiente boda, en la que Carrie le presenta a su prometido. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Reino Unido Reino Unido
Título original:
Four Weddings and a Funeral
Duración
118 min.
Guion
Richard Curtis
Música
Richard Rodney Bennett
Fotografía
Michael Coulter
Productora
Polygram Filmed Entertainment / Film4 Productions / Working Title Films
Género
Romance Comedia Comedia romántica Bodas Homosexualidad
Soltero inglés recalcitrante conoce a bella y misteriosa americana. Así, la comedia romántica de más éxito de los noventa no vino de Hollywood (verdadera fábrica -o vendedora, según se mire- de sueños en lo que a historias de amor se refiere), sino de esta simpática y divertida producción inglesa que, con sus efectivos golpes de humor, su delirante despliegue de curiosos personajes y su sencilla pero tierna historia de "boy meets girl", arrasó en las taquillas de todo el mundo.
[FilmAffinity]
8
Cuatro aciertos y una chapuza
- Es una verdad mundialmente reconocida que una comedia romántica como Dios manda debe tener al menos una boda. Pues aquí tenemos cuatro y ninguna es la de los protagonistas. Primer acierto.

- Es una verdad mundialmente reconocida que una comedia de rango y abolengo como Dios manda debe tener una banda sonora a la altura: más allá de la archisobada "Love is all around" de Wet Wet Wet, están Sting, Elton John y Barry White para poner la solera y el ritmo. Segundo y bailongo acierto.

- Es una verdad mundialmente reconocida que una comedia negra como Dios manda debe tener al menos a un cómico inglés famoso en una escena hilarante. Mr.Bean, también conocido como Rowan Atkinson oficia una de las bodas más divertidas que se recuerdan en el cine. "Así, tomo a Lydia como mi levísima esposa...". Antológica. Este es el tercer acierto.

- Es una verdad mundialmente reconocida que una comedia británica como Dios manda debe tener al menos un funeral. Y aquí viene el cuarto acierto. Porque el guión no sitúa la escena más romántica en ninguna de las bodas y ni siquiera se produce entre los tibios protagonistas: la escena romántica por excelencia, la de ponerte la piel de gallina, es el funeral. Pura subversión de las convenciones del género. ¡Qué panegírico, el del viudo enamorado!.

- Pero, ¡ay, la pifia! ¿Nos están tomando el pelo? ¿A quién en su sano juicio se le ocurre elegir a Andie MacDowell teniendo a mano a la Scott Thomas? ¡Venga ya!
[Leer más +]
89 de 102 usuarios han encontrado esta crítica útil
8
Entrañable y divertida comedia romántica
La comedia romántica ha sido monopolio casi exclusivo del cine americano, pero...

...de pronto, desde la pérfida Albión nos llega un soplo de aire fresco y puro en forma de una elegante e innovadora comedia romántica de estructura coral en la que se disecciona, en clave de humor no exento de una cierta corrosiva acidez, la institución matrimonial y las relaciones de pareja en el contexto de un delirante, heterogéneo y entrañable grupo de personajes que inundan la pantalla de sentimientos y emociones.

Charles (Hugh Grant), un soltero vocacional libre de compromisos verá alterada su apacible vida cuando uno de sus amigos decida contraer matrimonio. Allí conocerá a Carrie (Andie Macdowell), una atractiva joven americana por la que se sentirá atraído y que romperá en mil pedazos sus asentados y cómodos esquemas de vida.

Desde las paginas de un imaginativo y prodigioso guión de Richard Curtis y dirigida con brillante eficacia por un Mike Newell que acierta de pleno en el planteamiento del film, asistimos a los encuentros y separaciones de la pareja protagonista a través de cuatro ceremonias de boda y un funeral, -auténticos hilos conductores de la trama argumental-, en una original variación del tópico esquema “chico encuentra chica”, “chico pierde chica”,… tan propio de las comedias románticas “made in Hollywood”.

Tierno y provocativo, simpático y alocadamente atrevido, “Cuatro bodas y un funeral” es un film de desbordante sentido del humor, en la mejor tradición del cine británico, tan flemático como incisivo, tan superficial y a la vez tan reflexivamente profundo.

Pero por encima de cualquier otra consideración es un film que bajo un manto de tragicomedia hilarantemente divertida destila romanticismo por todos sus poros. Un romanticismo intimista y pudoroso. Sobre todo el del personaje de un conmovedor Hugh Grant, perfecto en la matizada interpretación que hace de un papel que requiere tacto, sensibilidad y una acertada modulación en el gesto y la expresión para no caer en la caricatura, y al que da una brillante réplica una bellísima Andie Macdowell, dando vida a un personaje de magnética personalidad y aparente seguridad emocional, que sin embargo acabará mostrando su vulnerabilidad en ese maravilloso e inolvidable plano secuencia final bajo la lluvia, donde la palabra amor, despojada de tópicos y corsés, adquiere una dimensión conceptual pocas veces vista en una pantalla de cine.

Sublime y deslumbrante actuación de un elenco de carismáticos actores secundarios, que bordan sus papeles, a los que el soberbio guión del film otorga ese momento de gloria y de lucimiento que todos, sin excepción, aprovechan a la perfección, e inspirada partitura del gran Richard Rodney Bennett con un bellísimo e inolvidable tema de amor.

Film de visionado altamente recomendable.

Francesc Chico Jaimejuan
Barcelona, 13 de septiembre de 2008
[Leer más +]
28 de 31 usuarios han encontrado esta crítica útil