arrow

No sé si cortarme las venas o dejármelas largas (2013)

No sé si cortarme las venas o dejármelas largas
Trailer
5,9
331
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
La trama inicia con el estruendoso ruido de dos disparos, uno por un posible homicidio y el otro por suicidio. El primero, porque Nora le apunta con una pistola a su esposo Aarón, a quien le reclama su infidelidad, y el segundo porque ‘Félix’ cae en depresión por carecer del apoyo de su novia y no volver a jugar futbol soccer. A partir de este momento la historia se remonta ocho meses antes. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ México México
Título original:
No sé si cortarme las venas o dejármelas largas
Duración
103 min.
Guion
Manolo Caro (Obra: Manolo Caro)
Música
Javier Blake, Rodrigo Montfort
Fotografía
Daniel Jacobs
Productora
Woo Films / Itaca Films
Género
Comedia Romance Comedia romántica Homosexualidad
6
La generación X
La obra de Manolo Caro encuentra cabida en las marquesinas del cine mexicano, trasladando su puesta teatral al formato del celuloide. Con el tono de comedia dramática se exponen las disyuntivas de comunicación presentes en las relaciones de nuestra generación, donde la mínima diferencia parece ser la manzana de la discordia, acrecentada por las evasivas que limitan el diálogo y por tanto la solución.

Dos parejas y un quinto en el cuadro de personajes centrales cuestionarán desparpajadamente la vida matrimonial de una pareja de judíos, las apariencias que deben guardar sus vecinos, la negación y salida inmediata a los problemas, el aislamiento prevaleciente que como individuos vivimos y las consecuencias del ensimismamiento son solo algo de lo que Lucas, Aarón, Julia, Félix y Nora dilucidan a lo largo del metraje.

La película comienza como un chiste forzado y sin ninguna gracia, pero que al transcurrir el tiempo se nota una mejor integración del elenco al género que demanda la trama, con escenas más espontáneas. Una comedia ácida con despecho a la carta, manifestado por una Ludwika Paleta ya en faceta de querer mostrar dotes histriónicos más formales, que demandan ponerse a la altura de los Méndez, la Suárez y Yazpik, éstos dos últimos fabulosos en el plan farsa.

La película se respalda por una formidable fotografía que encuadra los diferentes departamentos y los pasillos que los conectan, con tonalidades predominantes azul hacen que este elemento no pase desapercibido e incluso refuerce el caos interno de sus habitantes.

No sé si cortarme las venas o dejármelas largas, yo las dejaría crecer para continuar explorando la comedia dramática, esa que tiene mucho por ofrecer.
[Leer más +]
7 de 9 usuarios han encontrado esta crítica útil
5
Al vecino me le arrimo.
Primera propuesta del autor teatral devenido en director de cine, Manolo Caro, que adapta una de sus obras, en ella mezcla lo que ya se ha convertido en el "estilo Caro" que se podría decir que se basa en ser una versión 2.0 del Almodóvar ochentero, incluso recurre a una actriz de esa época Rossy De Palma, y no solo eso, también la forma, el tono, etc, aunque le da un toque todavía más kitsch si cabe, además de superficial, en las películas de Caro no hay gente fea, ni gorda, ni pobre, ni vieja a no ser para algún personaje de soporte y tratado con mofa, pero todo es citadino y elegante, a pesar del lenguaje soez en ocasiones más que realista solo para provocar, como si a alguien pudiera hoy en día provocar escuchar esas palabras.
Lo más autentico más no original de la propuesta, es cuando se centra en Luis Gerardo Méndez, un claro álter ego del director, un homosexual reprimido que quiere ser diseñador, que vive con su mejor amiga, aunque le hacen creer al resto, familiares y vecinos, que son pareja.
Luego se cuenta la vida de un matrimonio en crisis, una mujer adicta a los calmantes y antidepresivos, obsesionada con ser mama, que se pasa el día viendo telenovelas, mientras su marido la ignora, le es infiel, y se la pasa pensando en una ex novia que lo dejó hace años y a la que nunca ha podido superar.
A todos ellos se une un futbolista en sus horas bajas que luego de un accidente quedó imposibilitado para jugar, y no sabe qué hacer con su vida, de quién el muchacho gay se enamorara.
La historia es una mezcla rara de comedia y melodrama, por momentos logrados y por otros fallido, tiene diálogos interesantes y otros pretenciosos que se la dan de ingeniosos y se les nota lo declamatorio.
En el plano actoral, un buen desempeño de Luis Ernesto Franco y también de Luis Gerardo Méndez, pésima y mal casteada LudwiKa Paleta, ese personaje no era para ella, los demás correctos.
En el aspecto técnico y escenográfico, pues se notaba que el director estaba verde, ha crecido mucho en las demás películas.
[Leer más +]
Sé el primero en valorar esta crítica