arrow

Barba Azul (1972)

5,2
296
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Adaptación del famoso relato de Perrault sobre un cruel asesino en serie de mujeres. El Barón Von Sepper (Burton) es un excéntrico y frustrado aristócrata que vive recluido en un siniestro castillo. Acaba de contraer matrimonio por octava vez, con Anne, de la que parece estar muy enamorado. Un día, ella descubre casualmente el espeluznante final que tuvieron las siete esposas que la precedieron. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Italia Italia
Título original:
Bluebeard
Duración
125 min.
Guion
Edward Dmytryk, Ennio De Concini, Maria Pia Fusco, Luciano Sacripanti (Cuento: Charles Perrault)
Música
Ennio Morricone
Fotografía
Gábor Pogány
Productora
Coproducción Italia-Francia-Alemania-Hungría; Gloria Film / Geiselgasteig Film / Barnabe
Género
Intriga Drama Thriller Crimen
Grupos  Novedad
Adaptaciones de Charles Perrault
6
El decálogo de la muerte
Uno de los hombres que luchó junto a Juana de Arco en la llamada Guerra de los Cien años, era un noble bretón llamado Gilles de Rais. Este personaje, había amasado una enorme fortuna y pronto se descubriría que, sirviéndose de ella, hacía parte de una corte de brujos adoradores del diablo, con quienes había cometido toda suerte de atrocidades contra niños y niñas de la vieja Francia. Curiosamente, de Rais era un profundo admirador de las artes, y era capaz de llegar al éxtasis escuchando cantos gregorianos. También su pasión por la música lo animaba a contratar, por costoso que resultara, a cualquier cantante cuya voz oyera y lo dejara fascinado. Pero, tras haber confesado aberrantes crímenes que superaban los doscientos, fue condenado por asesinato, herejía y sodomía, y luego llevado a la horca.

Este personaje, fue el que el escritor francés, Charles Perrault, admitió como su inspiración para el cuento “Barbe bleu” (Barba azul) que escribiera en 1697… pero, contra esta aseveración, me atrevería a decir que fue la excusa perfecta del autor para eludir que, en realidad, a quien básicamente aludía en su obra, era al deplorable rey Henry VIII de Inglaterra, el cual, de manera non sancta, se deshizo de sus esposas.

Motivo de óperas, obras teatrales, variaciones noveladas… y unas cuantas películas, la historia de Barba Azul fue adaptada de nuevo por el director Edward Dmytryk, con un guion escrito junto a los italianos Ennio de Concini y María Pía Fusco. Contada en un claro tono de humor negro, en el que se alcanzan a adivinar apuntes tan creativos como la manera particular y simbólica con la que Barba Azul se deshace de sus mujeres (La cantante, cercenada la garganta; las lesbianas, clavadas…) o esa sutil manera como Anna -haciendo de Sherezada a la inversa- hace hablar a su marido para evitar que la mate ganando tiempo, pudieron aun ser mucho más eficaces, si Dmytryk no hubiera caído en la trampa del famoso ramillete de estrellas (Raquel Welch, Virna Lisi, Joey Heatherton, Marilú Tolo, Nathalie Delon, Agostina Belli…) a quienes se permitió mostrar un tanto sexys, artificio que de por sí, debe haber atraído a gran parte del público.

El segundo gran error, fue haber puesto como Barba Azul a un actor que, entonces, se hallaba notablemente desgastado y sin ningún sentido del humor como Richard Burton. Después, y aunque era indudablemente preciosa, Joey Heatherton tenía muy pocas dotes de actriz y la prueba es que su belleza no le bastó para forjar una sólida carrera. Tampoco Dmytryk era ningún especializado en la comedia y le faltó pulso para lograr encanto en algunas escenas que daban para mucho más. ¡¿Qué tal, por ejemplo, la manera como desaprovecha el momento en que, la insensible Caroline, observa a la niñera peinando a la madre del barón von Sepper?!

La música de Ennio Morricone, aunque tiene uno o quizás dos temas interesantes, tampoco consiguió aflorar su más alta inspiración y mejor está la ambientación donde cada set ha sido pensado para complementar lo que sucede.

Con todo, la historia no cala de manera suficiente; el director, en su agónico tiempo creativo, no consigue cogerle el pulso a lo que es una verdadera comedia de humor negro… y solo ese puñado de bellezas que circulan por la escena, hace visionable una historia que, en definitiva, no deja mayores huellas… ¡y ojo muchachas, porque aquí se hace una especie de decálogo sobre la clase de mujeres que, a los hombres más impulsivos e intolerantes, les despierta el instinto de matar!
[Leer más +]
3 de 3 usuarios han encontrado esta crítica útil
6
La vida criminal de un asesino de mujeres
"Barba Azul", uno de los últimos largometrajes de su director, Edward Dmytryk, producido entre Italia, Francia y la Alemania Occidental, es una especie de cuento de hadas para adultos, situado en la primera posguerra mundial, y está protagonizado por un aristócrata alemán, héroe de la Primera Guerra Mundial. A este personaje, bien interpretado por Richard Burton, se le carga con todo tipo de matices más bien negativos, ya que además es miembro del partido nazi (un partido nazi con símbolos diferentes a los ya conocidos) e impotente, y de esa impotencia sexual surge tal vez un rechazo hacia las mujeres, hacia sus esposas o posibles esposas, a las que asesina tarde o temprano.

La película, llena de esa atmósfera neurótica, morbosa y malsana que impregna otras obras de la filmografía de su director, se sitúa entre la ironía y el humor negro a la hora de retratar las relaciones de pareja y el matrimonio. Quien lea esto y conozca a fondo la filmografía de Dmytryk se dará cuenta de los paralelismos que ofrece el sádico y misógino asesino de mujeres interpretado por Burton, y el asesino de mujeres de una obra previa de Dmytryk, "The Sniper" (1952). Por otro lado, la escena de caza, que sirve para escenificar la crueldad de una determinada clase social, enlaza con la escena de caza que abre otro largometraje de este director, "Shalako" (1968).
[Leer más +]
1 de 1 usuarios han encontrado esta crítica útil