arrow

Hereditary (2018)

Sinopsis
Cosas extrañas comienzan a suceder en casa de los Graham tras la muerte de la abuela y matriarca, que deja en herencia su casa a su hija Annie. Annie Graham, una galerista casada y con dos hijos, no tuvo una infancia demasiado feliz junto a su madre, y cree que la muerte de ésta puede hacer que pase página. Pero todo se complica cuando su hija menor comienza a ver figuras fantasmales, que también empiezan a aparecer ante su hermano. (FILMAFFINITY)

Dirección
Reparto
Año / País:
/ Estados Unidos Estados Unidos
Título original:
Hereditary
Duración
126 min.
Estreno
22 de junio de 2018
Guion
Ari Aster
Música
Colin Stetson
Fotografía
Pawel Pogorzelski
Productora
PalmStar Entertainment / Windy Hill Pictures. Distribuida por A24
Género
Terror Casas encantadas Fantasmas Sobrenatural Cine independiente USA
9
La película de terror que estábamos esperando
Desde que Hereditary se estrenó en Sundance a principios de este año todos los fanáticos del terror nos pusimos alerta. "La película más aterradora de los últimos años", "Seriamente perturbadora" entre otros elogios que no hicieron más que dejarnos con ganas de que se estrene en nuestra sala lo más pronto posible. En el medio tuvimos (por lo menos en Argentina) la imposiblemente tensa A Quiet Place y la violentísima Ghostland. Ambas muy distintas pero enormemente satisfactorias propuestas. Y finalmente llegó Hereditary.

Hacer películas de terror en el siglo XXI no es sencillo. Todo está contado y caer en clichés es lo común, pero el público es cínico y se da cuenta lo fácil que es subir el volumen y entregar un susto efímero y olvidable. Las películas que caen en esto son muchísimas y por eso el género tiene tanta mala fama, pero por suerte en los últimos años tuvimos las excelentes It Follows y The Witch apostando al terror atmósferico. Éstas, junto a las The Conjuring del maestro de la puesta en escena James Wan, son las más claras influencias modernas de Hereditary. Del siglo pasado, podemos nombrar a Rosemary's Baby como principal referente.

La película se puede dividir en dos partes: la primera, más cercana al drama familiar, va cocinando el terror poco a poco, construyendo un clima tenso e incómodo desde la puesta en escena de Ari Aster y las actuaciones. Conocemos a la familia: Annie (una extraordinaria Toni Collette cuya actuación merece la nominación al Oscar, lástima que ya sabemos cómo trata la Academia al cine de terror), su esposo (un contenido Gabriel Byrne), el hijo (Alex Wolff, que está excelente también), la hija (Milly Shapiro, silenciosa y enigmática) y la abuela, cuya muerte inicia la historia pero su personaje es esencial a lo largo de la película. Nos metemos en su miseria, en toda la tristeza y tensión que se respira en esa casa (la película es muy claustrofóbica, saliendo poco o nada de ese nido de los horrores).

Ahí está uno de los grandes triunfos de Hereditary frente a otras películas de terror: te acerca demasiado a sus personajes. Los compadecemos y seriamente deseamos que nos le pase nada malo, porque pareciera que ya nada puede ser peor a lo que están viviendo durante esta primera parte. Pero de repente llega un giro, que también representa una de las mejores escenas de la película por lo genuinamente perturbadora y lo bien pensada que resulta (comentada en el spoiler).

Y este giro da lugar a la segunda parte, donde el horror más puro se desata. No se puede comentar demasiado porque todo sería spoiler, pero en serio que es horror tras horror. El climax se hace largo, denso a nivel emocional por la crudeza y necesitamos que semejante cúmulo de monstruosidades tiene que llegar a su fin porque no damos más. El final llega y todo cobra sentido. Quedan cosas sueltas, eso sí, porque la película te invita a verla nuevamente para descubrir todos sus detalles que en un primer visionado pasan obviamente desapercibidos.

Hereditary está destinada a convertirse en una película de culto. Su guion, repleto de aciertos e ideas (y que juega excelentemente con la incertidumbre, al punto de no saber nunca para dónde va a tirar la historia), sus actuaciones, de un nivel altísimo, su soberbia puesta en escena y fotografía y su increíble equilibrio entre desarrollo emocional y escenas perturbadoras (son muchas, en serio), dejarán a Hereditary en un digno lugar en la historia del cine.
[Leer más +]
16 de 20 usuarios han encontrado esta crítica útil
9
No necesita comparaciones con otras películas clásicas, esta película se vende por sí misma (Advertencia: es terror de personajes del bueno, no de sustos acompañados de subidones tramposos de música)
Tras un pinchazo severo como 'Llega de noche', 'Hereditary' devuelve a A24 a los altares dignos de 'Ex Machina' en términos de vender un producto de forma potente y que da lo que promete con creces ante todo presunto pronóstico. No es un festival de sustos a lo 'The Conjuring' incluso si esas películas lo hacen con suspense de calidad. 'Hereditary' me remite al terror personal orquestado por los dramas de sus personajes de 'El resplandor' y al nervio ultra paranoico de 'Misery'. No me remite en especial a 'El exorcista' como muchos la han comparado, aunque habiendo visto la película al completo y comprender cómo termina yo personalmente la compararía con otro clásico*.

Muchos han dicho que si es un vende humos, que si está sobrevaloarada, que si es aburrida, que si Toni Collette no hace más que exagerar, que si el final traiciona todo lo anterior y se desvía de la trama, que si no tiene final después de todo... Bueno, debe de ser de esos casos en los que la percepción de cada individuo (muy al estilo de quien escucha Laurel o Yanny) hace que veamos películas distintas. Esta película demuestra que aún con el género del terror ya construido y de sobras, aún se pueden entregar películas sorprendentes, de estas que se quedan contigo tiempo después de haberla visto, una que en tiempo será de referencia por seguro. Una que cruza la línea que 'La bruja' parecía no querer atravesar hasta el cortante final y una que propone imágenes e ideas que asaltan tu cabeza de forma más bruta que las de 'Babadook'.

La dirección es hipnótica, imprime el guión en la pantalla respetando el cocido a fuego lento como se hacía antes, muestra una elegancia visual digna de un experto y sabe cómo colocar pequeños detalles en el encuadre (mucha atención a las esquinas, a las sombras, a lo que se mueve o a lo que se intuye o se deja a la interpretación en muchas ocasiones). El guión esconde sorpresas sangrientas desde el primer tercio (creo que a la media hora, el primer puñetazo al espectador es ya de los que van dirigidos "a la cabeza" y aún queda hora y media de cinta) y la historia en sí (una que no cesa en torturar a sus personajes y que no se resuelve hasta sus minutos finales). Las interpretaciones son geniales, aunque desde luego es Toni Collette quien acapara todas las miradas. Es la Jack Nicholson del Resplandor de Kubrick, pero más humana, débil y colérica. Tiene la ardua tarea de bailar entre la cordura quebrada y la locura incomprendida desatada a lo largo de todo el largometraje. Y lo consigue.

No os esperéis sustos a granel. No esperéis trampas a lo 'Saw'. Pero tampoco penséis que es un viaje a ninguna parte como 'Llega de noche'. 'Hereditary' no revela sus cartas hasta el final, pero cuando lo hace es tan sólo la culminación de la que ya era una magnífica revelación y soplido de aire fresco dentro del género. Vean lo que vean, lean lo que lean, hayan entendido lo que haya entendido de su premisa, vayan a verla. Y después piensen y conjeturen. Es una película que tal vez merezca varios visionados. Pero sólo con el primero es suficiente para mantenerte mirando al techo por la noche, cuando intentes dormir.
[Leer más +]
12 de 15 usuarios han encontrado esta crítica útil