arrow

El hundimiento del Titanic (1953)

El hundimiento del Titanic
Trailer
6,4
962
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
El Titanic era el trasatlántico más grande de su tiempo, una maravilla de la ingeniería. Sus constructores estaban convencidos de que era insumergible. En 1912 partió del puerto de Southampton con destino a Nueva York. Sus pasajeros eran la flor y nata de la sociedad de aquel tiempo. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Estados Unidos Estados Unidos
Título original:
Titanic
Duración
97 min.
Guion
Charles Brackett, Walter Reisch, Richard Breen
Música
Sol Kaplan
Fotografía
Joseph MacDonald
Productora
20th Century Fox
Género
Aventuras Drama Basado en hechos reales Catástrofes Titanic
8
Emotiva suma de melodrama familiar y tragedia colectiva
Escrita y dirigida por Charles Brackett, la película fue dirigida por Jean Negulesco ("Cómo casarse con un millonario", 1953). Se basa en el hundimiento del mayor trasatlántico de la época, el Titanic, que naufragó en su viaje inaugural. Se rodó, en b/n, en los Fox Studios, con ayuda de maquetas, miniaturas, tanques de agua y efectos especiales ingeniosos. Nominada a 2 Oscar, obtuvo uno (guión). Se estrenó el 16-IV-1953.

La acción tiene lugar a bordo del Titanic entre el 10 y el 15 de abril de 1912. Narra la historia de Richard Ward Sturges (Clifton Webb), que ante la huida de su esposa Julia (Barbara Stanwyck), con sus hijos Anetta (Audrey Dalton), de 17 años, y Norman, de 10, decide embarcarse en el mismo buque que ellos. Quiere obtener la custodia de los hijos, frente a la negativa de la madre. Para poder subir a la nave en el último momento, adquiere el billete del emigrante vasco, Juan Pablo Uzcudum. La última parte del film relata el hundimiento del buque.

La película combina la historia melodramática de un matrimonio con dos hijos, en fase de separación y ruptura, y la catástrofe del Titanic, en la que murieron más de 1.500 personas y se salvaron poco más de 700. Se enmarca en el género de cine de catástrofes, como "San Francisco" (1936), "Chicago" (1938) y otras. La tragedia del Titanic se había llevado al cine con anterioridad en 2 ocasiones: "Of Night And Ice" (1912) y "Titanic" (1915). Siguieron otras, como "A Night To Remember" (1958) y "Titanic" (1997) y varias producciones para la TV. La descripción que hace Negulesco del estupor, desconcierto, caos y pánico, que se apoderan gradualmente de pasajeros y tripulación, es sobria y realista. La obra critica el exceso de confianza de los armadores, la presunción de conseguir un récord de tiempo en un viaje inaugural y la fascinación por los prodigios de la técnica, siempre frágiles y arriesgados. Exalta el heroismo de tripulación y viajeros. Muestra que ricos y pobres son iguales ante el desastre.

La música, de Sol Kaplan ("Niágara", 1953), aporta una partitura original de profundo sentido trágico y aires solemnes, que evoca fatalidad y desgracia. Añade el himno popular "Nearer My God, To Thee", que interpreta la orquesta del barco en los momentos culminantes. La fotografia, de Joseph MacDonald ("Cielo amarillo", 1948), ofrece composicciones muy cuidadas, que captan la magnitud de la tragedia y la emoción de las víctimas. El guión construye un relato singular, que suma melodrama familiar y tragedia colectiva. La interpretación de Clifton Webb es magnífica. La dirección crea una obra conmovedora y fascinante.

La película, de excelente guión, música adecuada, buena fotografía y acertados efectos especiales de la época, ilustra, cautiva y emociona.
[Leer más +]
20 de 24 usuarios han encontrado esta crítica útil
7
Con aroma a clasico.
Creo, que esta es la primera película que adapto la tragedia del Titanic a la gran pantalla, dirigida por Jean Negulesco, a partir de un guion firmado por Charles Brackett, (colaborador habitual de Billy Wilder, en, entre otras, Sunset Boulevard). El desarrollo de la trama, recuerda al de las películas de catástrofes , tan de moda 20 años después, tomando como eje las relaciones que se establecen entre los personajes y como afectan a estas el desarrollo de la tragedia, los personajes están esplendidos, con unas interpretaciones emotivas, con las que empatizas en todo momento, destacando la deslumbrante Barbara Stanwyck, y un primerizo Richard Basehart. La recreación de la tragedia, teniendo en cuenta las limitaciones tecnicas de la época, está resuelta con dignidad y oficio. En resumen, se la puede catalogar como un clásico.
[Leer más +]
8 de 9 usuarios han encontrado esta crítica útil