arrow

La gran pasión (Te he querido siempre) (1946)

7,5
71
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Historia de amor entre un tiránico director de orquesta y una pianista, que es alumna suya. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Estados Unidos Estados Unidos
Título original:
I've Always Loved You
Duración
117 min.
Guion
Borden Chase (Historia: Borden Chase)
Música
Walter Scharf
Fotografía
Tony Gaudio
Productora
Republic Pictures (I)
Género
Drama Melodrama Música
7
El melodrama según Frank Borzage
Me ha resultado extraño que esta película no tenga una sola crítica hasta el momento en esta web, en cambio, existen autenticas mediocridades con más de 500 comentarios, ni siquiera la sinopsis es demasiado descriptiva de su argumento. Por lo tanto, resulta muy desconocida para los aficionados al buen cine que podrían descubrir – editada en formato domestico – una historia apasionante que se debate entre el amor y el arte de la música, la rivalidad musical y emocional gracias a la pluma y el talento de Borden Chase, sí…, ese guionista que escribió excelentes westerns clásicos. Se trata pues, de un genuino melodrama clásico y fastuoso en el momento de máximo esplendor del género. Frank Borzage que se formó en el cine mudo, lideró una depurada técnica narrativa y visual con una maestría singular, su coherencia estilística y temática es modélica, buen ejemplo es este film elegante, romántico, culto y sugestivo, todo ello fruto de su experiencia como cineasta. Su creatividad en la fotogenia reside en la minuciosa exploración del rostro humano, además de la cuidada composición del encuadre y la acertada utilización de los decorados.

Muestra con buen pulso narrativo un triángulo amoroso que modula la rivalidad y disputa entre la profesión y el amor, entre la entrega a una representación artística que requiere la máxima dedicación y la vida compartida con una mujer. Todo ello encuentra en la expresión musical el mejor escenario posible para combinar drama y melo, además de gozar con una excelente utilización plástica del color. Leopold Goronoff es un concertista de piano, machista, arrogante e insolente, un excéntrico que vive en el lujo, y capaz de suspender un gira por Europa para quedarse unos días en la casa de los Hassman, una idílica granja donde ha encontrado a la joven Myra, muy dotada para el piano. Ella que es pretendida por un apuesto vecino que la ama en silencio, se convertirá en alumna de este empedernido solterón que practica el flirteo con las mujeres que olvida al día siguiente, y que considera al matrimonio un obstáculo para la progresión del artista.

Película imprescindible para los amantes de la música clásica, que sirve como “leit-motiv” dramático, cuenta con una banda sonora portentosa con un protagonismo absoluto, en la que podemos escuchar temas de Rachmaninoff (Concierto n.º 2), Beethoven (Sonata “Appassionata"), Bach (“Tocatta y Fuga”), Mozart (una Sonata y la obertura de “La fluta mágica”), y Chopin (Ballade n.º 1). Plagada de movimientos de cámara magistrales, “travellings” fastuosos y elipsis maestras, la película se disfruta plenamente como lección narrativa de un maestro pionero del cine a la altura de los grandes. No tiene actores populares ni estrellas deslumbrantes pero no le hace falta, porque así todo resulta más verosímil. Un amor tan pasional que, por momentos, se comunica a través del tiempo y el espacio de forma telepática.
Gracias por leer esta pasional (nunca mejor dicho) opinión.
[Leer más +]
10 de 10 usuarios han encontrado esta crítica útil