arrow

Wishmaster 2: El mal nunca muere (1999)

Wishmaster 2: El mal nunca muere
Trailer
3,6
617
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Una mujer resulta herida en el tiroteo que se produce en un atraco a una galería de arte. Logra salvar su vida gracias a una piedra preciosa que encierra en su interior al monstruo Djinn. En libertad, el extraño ser adquiere forma humana y va absorbiendo las almas de todos los que le rodean. Una terrorífica pesadilla hecha realidad. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
Año / País:
/ Estados Unidos Estados Unidos
Título original:
Wishmaster 2: Evil Never Dies
Duración
96 min.
Guion
Jack Sholder (Personajes: Peter Atkins)
Música
David C. Williams
Fotografía
Carlos González
Productora
Artisan Entertainment
Género
Terror Fantástico Secuela
Grupos  Novedad
Wishmaster
3
El mar, idiota el mar.
Podría hablar de la película y todo eso, que si pertenece al subgénero de terror absurdo, con banda sonora vocal, es decir con gritos y donde el pobre diablo aparece como un bichejo que se arrastra por el suelo. Después de tantos siglos para ese progreso pensará él.

Mejor les cuento un chiste de miedo.

¿Saben cuál es la diferencia entre miedo, terror y pánico? Miedo es que te metan una sombrilla por el culo, terror es que intenten abrirla y pánico es que después de eso quieran sacarla.
[Leer más +]
11 de 13 usuarios han encontrado esta crítica útil
4
El demonio de los deseos malignos
Cinta bizarra por donde se la mire. Pero se disfruta gracias a su aire desprejuiciado, a su atrevido humor negro, al gore y al grado de vileza que se despliegan rústicamente en el relato, al cínico carisma del actor Andrew Divoff que interpreta al demonio Djinn en forma simpática y desfachatada, a las cutres pero amenas situaciones que se desarrollan donde la impronta perversa y mal intencionada son lo más sugerente.
Claro que el argumento tiene baches por todos lados, que se excede al querer ser apocalíptico cuando a la cinta le falta calidad como para sobresaltar en sus alternativas, que nadie se cree que Paul Johansson sea un cura creíble desde su personaje ni que Holly Fields en su papel sea una muchacha pura como para batallar contra el pecado, que tampoco nos podemos tragar ese tufillo berreta a religión que se quiere poner de fondo para contrarrestar la maldad en estado puro que irradia el Wishmaster, y que los efectos especiales son muy limitados dado que la cinta es de escaso presupuesto sacada directamente para el videohome.
En fin, no se la puede aprobar porque es muy endeble desde la estructura narrativa, pero nadie puede negar que tenga algunas salidas muy ocurrentes donde la mala leche y el absurdo causan alguna que otra sonrisa.
[Leer más +]
5 de 5 usuarios han encontrado esta crítica útil