arrow

Oro, amor y sangre (1940)

Oro, amor y sangre
Trailer
6,4
373
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Durante la Guerra Civil Norteamericana (1861-1865) un oficial de la Unión, el capitán Kerry Bradford (Errol Flynn), se escapa de una prisión de la Confederación y se dirige a Virginia City, en Nevada. Una vez allí, Kerry se entera de que el antiguo comandante de la prisión, el capitán Vance Irby (Randolph Scott), tiene intención de enviar un cargamento de oro por valor de 5 millones de dólares para ayudar a los confederados. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Estados Unidos Estados Unidos
Título original:
Virginia City
Duración
121 min.
Guion
Robert Buckner
Música
Max Steiner
Fotografía
Sol Polito (B&W)
Productora
Warner Bros. Pictures. Productor: Hal B. Wallis
Género
Western Romance Guerra de Secesión
7
Virginia City
Western realizado por Michael Curtiz con gran parte del equipo de producción de “Dodge City” (Curtiz, 1939) con el objetivo de aprovechar el tirón del éxito del mismo. El guión, de Robert Bruckner (“Dodge City) con la colaboración de Norman R. Raine y Howard Koch (no acreditados), se inspira en hechos reales que combina con personajes de ficción. Se rueda en escenarios exteriores de Arizona (Sedona, Desierto Pintado...), California (Lake Sherwood, Vazquez Rocks Natural Park...), Warner Ranch (Calabazas, CA) y el mismo plató de la ciudad de “Dodge City”, de los Warner Studios. El rodaje se inicia a finales de octubre de 1939. Producido por Hal B. Wallis para la Warner, se proyecta en sesión de preestreno el 16-III-1940 (Virginia City, Nevada).

La acción dramática tiene lugar en Virginia City, Richmond (Virginia), Morgantown (Kentucky), y en el recorrido de Virginia City a Richmond pasando por Texas. El espectador ha de evitar la confusión de Virginia City (Nevada) y el estado de Virginia. El relato comienza el 7-IX-1864 y finaliza el 8-IV-1865. Como indica el prólogo, se narra la proeza de 73 personas (mayores y niños) que en XII/1864 inician un viaje épico, digno de ser recordado.

El film suma western, drama, acción, guerra, romance e historia. Es un western clásico que incorpora los tópicos del género, como el héroe inteligente, valiente, audaz y generoso, que se sacrifica en beneficio de los intereses generales. No falta la heroína que enamora, las persecuciones a caballo, la diligencia, asaltos, la cantina (“saloon”), los forajidos, el malvado, el banquero, los sombreros vaqueros, la caravana de carretas y su disposición ocasional en círculo de defensa, la Caballería de la Unión, pistolas, rifles, huidas y persecuciones, etc. La acción se enmarca en el contexto de las postrimerías de la Guerra Civil, que aporta profundidad a la acción, exalta el heroísmo anónimo, denuncia los sufrimientos de la guerra y desvela las penalidades de militares y civiles de ambos bandos, etc. El viaje por una ruta que prima la seguridad sobre la rapidez se desarrolla entre amenazas naturales (sequía, deshidratación...), metereológicas (tormenta de arena), sobreesfuerzos humanos (agotamiento), traiciones y asaltos (bandidos), etc.

Es interesante el duelo de actores que se establece entre un veterano del género (Scott) y un intérprete más joven, en plenitud de facultades (30 años), que goza de una alta popularidad y que participa en su segundo western. Mientras Scott entrega un papel contenido, serio, eficaz y muy gestual (expresiones del rostro), Flynn compone una interpretación pletórica de actividad, riesgos, jovialidad y arrojo, que para mi queda por debajo de la de Scott.

La narración se caracteriza por la acumulación de secuencias largas, de interior (cantina) y de exterior (viaje). No restan dinamismo al relato ya que incorporan escenas de acción trepidante, rápidas y variadas. Aportan, por el contrario, prestancia, solemnidad y aires épicos.
[Leer más +]
13 de 13 usuarios han encontrado esta crítica útil
10
Impresionante
Michael Curtiz y Errol Flynn en 1940 más los secundarios Alan Hale y Guin Williams (y también Frank McHugh) recuerdan al reparto de "Dodge city", película anterior a esta (1939) y de reconocida calidad. A 'priori' debe tratarse de una buena película. Pero en este caso el cartel va más allá, ya que además de otro típico secundario de estas películas, John Litel, tenemos nada más y nada menos que a ¡¡Humphrey Bogart de secundario!!, antes de que su papel como protagonista en "El último refugio" lo lanzase al estrellato del cine y antes de que se convirtiera en leyenda del celuloide. Para completar este impresionante reparto tenemos a Miriam Hopkins y al gran Randolph Scott (que haría de protagonista en unas cuantas películas del oeste, algunas, obras maestras). De todos modos, en principio, esta película no es de las más conocidas de la "fructífera" pareja Errol Flynn, Michael Curtiz. Sin embargo tengo que decir que me a parecido sorprendentemente buena, hasta el punto de rozar la obra maestra (y no la afirmo como tal para que no parezca que exagero). La cinta engancha desde el momento en el que Errol Flynn, Miriam Hopkins y Humphrey Bogart coinciden dentro de una diligencia).

Centrada en el final de la Guerra Civil americana la historia ahonda en el sentimiento de unidad entre los americanos por encima de la ruptura que supuso este conflicto. No es para nada patriotica ya que se puede aplicar a cualquier caso semejante y no entro ni en valoraciones históricas ni ideológicas, porque a parte de no tener los suficientes conocimientos, esto no es más que una película y el ideal que defiende a mi me parece perfecto. Más seria de lo habitual para ser un clásico y del corte de aventura, pero siempre guardando esa ingenuidad y romanticismo que caracteriza a estas películas. Lo dicho, para mí una gran película y con un final más grande todavía (incluso se me ha quedado grabada una frase del guión: "podríamos haber sido amigos de no habernos tocado bandos contrarios en este conflicto" (no son las palabras textuales): Errol Flynn a Randolph Scott cuando este está herido de muerte. Excelente película.
[Leer más +]
10 de 15 usuarios han encontrado esta crítica útil