arrow

Nervios rotos (1968)

Nervios rotos
Trailer
6,6
351
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Martin es un joven con la mente perturbada que tiene una madre que lo trata como si fuera un niño pequeño, un padrastro que lo desprecia, y un hermano retrasado encerrado en una institución mental. Su única amiga es Susan, con quien le une un vínculo muy especial cuando Martin se refugia en su "otra" personalidad... la de Georgie, un niño de seis años. Pero cuando Susan se distancia de él, Martin entra en cólera y se obsesiona de tal forma con Susan que inicia un oleada de inusitada violencia. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Reino Unido Reino Unido
Título original:
Twisted Nerve
Duración
113 min.
Guion
Leo Marks, Roy Boulting (Historia: Roger Marshall)
Música
Bernard Herrmann
Fotografía
Harry Waxman
Productora
Charter Film Productions
Género
Thriller Drama Terror Drama psicológico Slasher Película de culto
7
Hitchcock sin Hitchcock, pero con Hitchcock (y Tarantino)
Si hay algo que ha hecho verdaderamente grande a Alfred Hitchcock no han sido sus películas, que también, ni esa pléyade de aburridos catetos tocapelotas que todo gran creador arrastra consigo, convencidos de que el resto de la humanidad no tiene ojos en la cara y dispuestos a conjugar sin descanso, como esos borrachos de tasca cocidos en pacharán que farfullan una y otra vez el mismo chiste hasta que se quedan dormidos sobre sus propios vómitos, todas las formas posibles del verbo “sobrevalorar”. No, ellos no, pobrecitos, ya tienen bastante con lo suyo. Lo que ha nutrido realmente la figura del Gordo hasta reventar sus costuras han sido sus saqueadores, la interminable lista de directores que han recurrido, en una u otra ocasión, al homenaje, la parodia o directamente el plagio de alguno de los rasgos más personales de su cine. La sombra de Hitch es inmensa y alargada y pocos son los que se libran de estar bajo ella. Menos son aún quienes salen ganando en la comparación.

“Nervios rotos” es un más que aceptable thriller y no una película extraordinaria, pero quién sabe si podría haberlo sido, si en vez de llevar la firma de uno de los dos gemelos Boulting hubiera llevado otra, huelga decir cuál. La historia de un joven perturbado que se enamora de una dulce y rubia bibliotecaria y trama un enfermizo plan para hacerse con sus morritos y eliminar de paso a su molesto padrastro la dirige muy profesionalmente Boulting, con su intriga y sus picos de tensión bien distribuidos, su buena dosis de morbo sexual y esa pizca tan inglesa de sardónico humor negro, todo ello narrado con un completo y saludable desprecio por la corrección política tanto del argumento como lingüística, que tantos problemas dio a sus responsables en el momento de su estreno.

Y, sin embargo, pese a la corrección del producto final, uno no puede dejar de preguntarse cómo habría sido esta peli, en que pueden verse algunas caras que se ven también en “Frenesí”, de haber estado al mando del timón aquel cuyo estilo inconfundible, a todas luces, se trata aquí de remedar. Ve uno esta peli y la disfruta, pero no puede dejar de preguntarse si Hitch no habría añadido más sombras y dudas en los móviles de los personajes en vez de optar por el esquematismo conductual, si habría resuelto igual escenas tan sugerentes como la del garaje o la de la leñera, si no habría sabido guardarse cartas en la manga y no mostrarlas hasta que fuera necesario hacerlo, si el final habría sido tan rutinario y anodino, si no estaríamos hablando ahora de una película distinta y mejor. Y es que Hitchcock ha modificado nuestra percepción del cine hasta tal punto que, tantos años después, sigue aquí sin estar aquí, aunque no sea él quien esté detrás de la cámara ni fuera para una de sus obras maestras la música de Bernard Herrmann que tantos pececitos desmemoriados atribuyen a Tarantino cada vez que suena un móvil. Y lo cierto es que podría haberlo sido. Aunque eso le dé mil patadas al plasta del pacharán.
[Leer más +]
18 de 22 usuarios han encontrado esta crítica útil
4
Un bajón espectacular
La peli empieza bien, un thriller psicológico británico. Un chico normal que en realidad es un psicópata y que actúa como un niño pequeño. Buenos ingredientes... pero no me convence. Le veo muchos fallos y creo que, a partir de la hora, deja de entretener.

La actuación del chico está bastante bien, diferencia mucho al adulto del Georgie. Pero el personaje lo veo demasiado plano, poco interesante. obviamente, siente afecto por las mujeres, pero no TANTO afecto. Manipula, pero no manipula a un gran nivel. Tiene tendencias psicóticas, pero no son tan grandes... esperaba que sería un Alex en La Naranja Mecánica, pero me queda demasiado descafeiado, muy insípido. No me inspira mal rollo ni temor en ningún momento (hay un par de momentos, pero están desperdiciados).

Luego, el personaje de la chica no lo creo. Desde el primer momento que dice "te seguí desde tu casa, sé donde vives" es IMPOSIBLE que una chica se tome a bien eso. Que ese chico raro vaya a vivir a su casa, me sorprende que tampoco le de mal rollo. Que en un momento le coja la mano violentamente y no se ponga en guardia... dios, demasiado tonta es.

Luego, el ritmo. Demasiada duración, hay muchas cosas que no van a ningún sitio. La relación George Sue no es TAN interesante como para dedicarla tanto, que a la hora de la peli saquen de la nada nuevos personajes para una investigación policía (la investigación no tiene nada que ver) es matador. Hay muchas escenas que acaban en nada. A la media hora, parece que la madre sospecha, que le mira con un poco de temor... pero nada, en la siguiente escena le tiene cariño.

Creo que ese es el fallo. Hay muchos momentos de mal rollo, donde los personajes tienen que ver, poco a poco, que Georgie es peligroso, pero pasa una hora y cuarto y no notan NADA. No da miedo, no crea tensión, los personajes no tienen sentimientos.

Para ser un thriller, la veo muy muy floja y creo que será famosa tan solo por el silbido de Kill Bill.
[Leer más +]
3 de 5 usuarios han encontrado esta crítica útil