arrow

Los proscritos (1918)

7,4
420
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Un extraño llega a trabajar a la granja de la viuda Halla. Pronto ambos caerán en las redes del amor, pero todo se vendrá abajo cuando el turbio pasado del hombre salga a la luz. Decididos, sin embargo, a seguir juntos, deciden dejarlo todo y refugiarse en las montañas de Islandia, aunque eso signifique vivir en la miseria. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
Año / País:
/ Suecia Suecia
Título original:
Berg-Ejvind och hans hustru
Duración
126 min.
Guion
Sam Ask, Victor Sjöström (Obra: Jóhann Sigurjónsson)
Música
Película muda
Fotografía
Julius Jaenzon (B&W)
Productora
Svenska Biografteatern AB
Género
Drama Cine mudo
7
El dilema del cine mudo. Intentando juzgar Los proscritos.
No es tarea fácil juzgar con mentalidad actual una película que ronda los 100 años de historia.

Porque, ¿qué entendemos realmente por cine o qué esperamos de él?. Está claro que un bisonte de Altamira no es comparable, desde un punto de vista exclusivamente técnico, a las Meninas de Velázquez, pero casi con toda seguridad resultarán emotivas por igual para el observador. Así pues, existe algo vivo, casi mágico, contenido de forma intrínseca en el arte, que exprime nuestros sentidos hasta que nuestra mente se llena de un zumo de sentimientos agitados, muy difícil de alcanzar si no es por medio de la música, la pintura, las letras, el cine...

El cine mudo puede resultar realmente aburrido. Está claro que la mayoría de gags de entonces ya no divierten, y casi todas las historias resultan simples, mil veces vistas, escuchadas y vividas. Pero aún así, todavía logra deslumbrarnos algún que otro fogonazo de esa esencia atemporal, sin fecha de caducidad, que hace que merezca la pena indagar en los orígenes del cine.

Me atrevería a decir que la mayor parte de Los proscritos es estupenda para los que buscan echar una buena cabezadita. Entre bostezo y bostezo, nos encontramos una cuidada puesta en escena, un Victor Sjöström como actor muy guapetón y una historia insípida y aburrida con tintes de Bonnie & Clyde. Sin embargo, los últimos 10-15 minutos son magistrales; aparece esa atmósfera única de Sjöström que ya pude saborerar en El viento, entre misteriosa, cautivadora y cruel, que saca a relucir los miedos y preocupaciones más profundos del ser humano, dejándolo desnudo y desamparado, hecho trizas por una naturaleza terrible que creía dominar.

Aunque sólo sea por esos últimos momentos merece la pena ver esta película.
[Leer más +]
16 de 18 usuarios han encontrado esta crítica útil
8
El Sublime de Burke
Los Proscritos es una película realizada en el 1918, dirigida por Victor Sjöstrom , uno de los máximos representantes de la escuela sueca del periodo mudo. Sjöstrom comenzó como actor de teatro (de hecho aparece como protagonista en esta misma película), pero pronto dirigiría películas, primero en Suecia hasta que fue ganando relevancia y se traslado a los Estados Unidos donde seguiría rodando, con un éxito dispar, aunque nos dejaría esa obra maestra que es “El viento” en el año 1928. Según Chaplin el mejor director de cine que había conocido.

La escuela sueca, con Sjöstrom y Mauritz Stiller a la cabeza (y danesa durante un buen tiempo) fue no sólo importante por sus aportaciones dentro del cine de autor, sino que además tuvo una repercusión comercial importante, exportando productos fuera de sus propias fronteras. Así muchas de las películas suecas se estrenaron en el mundo escandinavo y germánico.

La película parte de una premisa sencilla, pero se complica a medida que avanza. Un hombre que llega a una población y busca trabajo en una casa de campo, se enamora de la dueña de la casa al igual que esta de él, pero esta ya tiene pretendientes detrás que la siguen. El hombre (el protagonista, interpretado por el propio Sjöstrom, que es en el que viene a la casa a buscar trabajo) es acusado por uno de los pretendientes de ser un ladrón, cosa que ciertamente lo es, como el mismo revelara a la dueña. A pesar de su condición los dos huyen juntos y viven durante largo tiempo hasta que al final mueren en una trágica secuencia.

La película está estructurada en siete actos. En los primeros actos no es mucho más que una película de costumbres, pero con el paso de los capítulos avanza cogiendo un matiz mucho más denso y profundo, hasta el desenlace final.

Si por algo es importante la escuela sueca es especialmente por dos motivos que quedan claramente patentes en la película. Fueron los primeros en integrar la naturaleza en el propio discurso narrativo de la obra, haciendo que forme parte de la película. Así en esta misma película por ejemplo podemos ver la inmensidad de la naturaleza cuando los dos enamorados han huido y viven en ella, ahí la vemos como algo magnifico e inhóspito, pero también se observa su tremenda ferocidad en el final, cuando los dos personajes mueren abrazados en una espectacular tormenta.

La segunda característica del cine sueco, es que hicieron el cine adulto, madurándolo de manera muy personal, elaborando temas de alto calado intelectual que no había tenido cabida hasta el momento, con esto no se quiere desprestigiar el cine de por ejemplo, Griffith, ni mucho menos, pero aquí se empieza a buscar más trascendencia, mirando, como se diría, una visión de fuera hacia dentro, dotando a los personajes de alma y entendiendo el cine como un arte en que se puede desarrollar muchas más ideas, no como una simple herramienta. Quizá el concepto de sublime romántico de Burke sea el más adecuado para definir la esencia de la película.

Película por otra parte, mucho más intimista, lo que al fin y al cabo podemos entender como una mentalidad más europea de entender el cine (generalizando al máximo, obviamente). Mucho más reflexivo que en otras partes de Europa en ese tiempo. Esta película es un claro ejemplo, vemos como trata diferentes temas y no se centra en desarrollar una simple película discursiva. El amor imposible, uno de ellos, si realmente les merece la pena a los dos huir de la sociedad y aislarse en las montañas por amor, ese final en que los dos mueren abrazados en la nieve tras haber discutido etc… También nos habla de la justicia y de la capacidad de reinserción, un hombre que había robado pero ahora ha cambiado y sin embargo sigue siendo acusado. De la búsqueda de libertad, etc… También tiene mucho peso la religión (Sjöstrom era un devoto reconocido), tema que se repetiría posteriormente en “La carreta fantasma” donde también deja claro sus ideas.

Técnicamente, una gran fotografía que se luce con la muestra de paisajes, mostrando una tremenda luz de día pero mostrando también una gran flexibilidad, al saber adaptarse a la oscuridad de la noche etc.… Mucho interludio de texto (quizá por el matiz discursivo del cine de Sjöstrom). No era una cosa sencilla grabar al natural en esa época.

http://neokunst.wordpress.com/2013/05/31/mundo-mudo-los-proscritos/
[Leer más +]
7 de 8 usuarios han encontrado esta crítica útil