arrow

La viuda negra (1935)

Añadir a listas
Sinopsis
Johnny (Bert Wheeler), que quiere ser compositor de canciones, y Newt (Robert Woolsey), inventor, viven en el edificio donde está ubicada la discorgráfica Lake, propiedad de Winfield Lake. La secretaria de Lake es Mary (Betty Grable), el amor de Johnny. Por otro lado el último invento de Newt es una silla eléctrica que obliga a quien la use a decir la verdad. Entre tanto, un misterioso hombre con fama de asesino y chantajista se está convirtiendo en un peligro para mucha gente... y podría ser cualquier persona. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Estados Unidos Estados Unidos
Título original:
The Nitwits
Duración
81 min.
Guion
Fred Guiol, Al Boasberg (Historia: Stuart Palmer)
Música
Roy Webb
Fotografía
Edward Cronjager (B&W)
Productora
RKO Radio Pictures
Género
Comedia Musical Intriga
6
Para conocer a Wheeler y Woolsey
Bert Wheeler y Robert Woolsey, fueron una pareja de comediantes que tuvieron su buen rato cinematográfico entre 1929 y 1937. No recibieron muchos elogios de la crítica, pero, como ha ocurrido con tantos otros humoristas, el público los aplaudió y los acogió siempre con el mayor entusiasmo, lo que permitió que se mantuvieran juntos en un total de 23 películas. Fueron dirigidos por gente interesante como Edward Cline, Norman Taurog, William A. Seiter, Mark Sandrich… y, en 1934, cayeron en manos de un ex-camarógrafo que había trabajado para los inmortales Laurel & Hardy, y que ahora estaba dando sus primeros pasos como director de cine. George Stevens, les dirigió en dos películas: “Padres a la medida” (Kentucky Kernels) y “LA VIUDA NEGRA”. Tampoco éstas lograron meterse en el bolsillo de los analistas, pero animaron largas colas en las taquillas, lo que permitiría que el par de cómicos -expertos en la “nonsense comedy” (comedia disparatada)- siguieran triunfale$ en su carrera y consolidaran a Stevens como un interesante moneymaker, lo que le abriría de inmediato las puertas a proyectos de mayor envergadura. Esto, como puede notarse, los asemejó a Los tres mosqueteros: “Uno para todos…”

Wheeler y Woolsey tienen su gracia, son creativos, simpáticos y consiguen algunos diálogos tan desquiciantes como hilarantes:
-¡Buenos Días!
-¡¿Qué es eso de “buenos días”?! Esas palabras las usé en una canción hace dos semanas… ¡me están robando la idea!

“LA VIUDA NEGRA” es también una trama detectivesca en la que el esposo de una gran dama (la entrañable Evelyn Brent) resulta amenazada por un asesino misterioso que siempre deja una araña como símbolo de su presencia. En este juego entrarán Wheeler y Woolsey, el primero como Johnny el compositor, y el segundo como Newt, el inventor de la máquina que hace decir siempre la verdad… sólo que ellos no dan pie con bola con lo que a veces consiguen que la gente diga.

Todavía muy jovencita, la gran Betty Grable aparece como Mary, la secretaria y enamorada de Johnny, a quien ayudará en su camino para descubrir al misterioso criminal.

Comedia ligera, sin grandes pretensiones, con algunos simpáticos momentos y con una escena cumbre que es, quizás, su mejor logro.

Una buena opción para una de aquellas tardes en que uno pasa todos los canales de la televisión y -otra vez- comprueba que no están ofreciendo absolutamente nada interesante.
[Leer más +]
2 de 2 usuarios han encontrado esta crítica útil