arrow

El demonio del mar (1949)

7,1
210
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
El capitán de un barco ballenero intenta transmitir a su nieto todos sus conocimientos sobre la mar y la caza de la ballena para que pueda seguir la tradición familiar. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Estados Unidos Estados Unidos
Título original:
Down to the Sea in Ships
Duración
120 min.
Guion
Sy Bartlett, John Lee Mahin (Historia: Sy Bartlett)
Música
Alfred Newman
Fotografía
Joseph MacDonald (B&W)
Productora
Twentieth Century Fox Film Corporation
Género
Aventuras Acción Drama Aventuras marinas Familia
Grupos  Novedad
Adaptaciones de Sy Bartlett
10
Las enseñanzas de un abuelo a su nieto y en medio Richard Widmark.
Despues de tener el DVD en lo mas remoto de mi estantería y eclipsada por no ser cine negro/western he visionado una película de un director que admiro cada día más. El demonio del mar me ha demostrado que mi admiración por H.H no es flor de un día. En mis años mozos H.H no era mas que un director que conocía poco y lo poco que conocía no le daba mucha importancia. Con el tiempo sus películas cayeron en mis manos igual que caen las hojas de un arbol. Sus noir, sus westerns, sus aventuras, me dejaron una sensacion de que su cine no era el de un artesano. Y si era un artesano era un artesano de primer nivel. El demonio del mar es una clase maestra de las enseñanzas de la vida contadas por los que mas han vivido. Las enseñanzas entre un abuelo y su nieto y en medio Richard Widmark. Obra maestra.
[Leer más +]
13 de 13 usuarios han encontrado esta crítica útil
6
El aprendizaje del niño ballenero
Este drama de aventuras marítimas desprende un tono bastante entretenido y agradable de ver, una seña de identidad propia de un director tan prolífico como Henry Hathaway que intentó abarcar todos los géneros posibles. Una historia de iniciación de un joven que sigue la tradición familiar por medio del aprendizaje y conocimiento de la profesión.

Los acontecimientos del barco ballenero se presentan con un ritmo ágil donde se muestran todas las dificultades y odiseas que atraviesan en su itinerario a la busqueda de más ballenas. En este sentido, son convincentes las secuencias de su pesca con arpón, cómo trocean su cuerpo, o la del choque con el iceberg, que sorprende por un impactante montaje para su época.

El reparto de actores que integran la tripulación es todo un acierto de casting. Desde un Richard Widmark, sobrio y eficaz, pasando por el jovencito Dean Stockwell (tenía solo nueve años), otro de esos niños prodigios que actuaban con tanto desparpajo, para concluir con el trabajo más brillante de un sensacional Lionel Barrymore como ese experto capitán, cascarrabias y gruñón pero que siente un enorme aprecio por su nieto. Todo ello completado con más actores de reparto que logran una caracterización física muy verosímil (Cecil Kellaway, John McIntire o Jay C. Flippen, entre otros).

En su recta final, la película contiene momentos de especial emoción subrayados por esa relación paterno-filial que se establece entre los personajes. Eso sí, la historia transcurre dentro de los cauces más convencionales, sin lugar a la sorpresa.

En definitiva, un clásico menor del género de aventuras que se ha revalorizado con el tiempo y aguanta mejor el visionado que Capitanes intrépidos (un título más sensiblero) con la que mantiene muchos elementos en común.
[Leer más +]
11 de 13 usuarios han encontrado esta crítica útil