arrow

Objetivo: Birmania (1945)

7,2
9.279
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Durante la II Guerra Mundial, el Mayor Nelson y sus hombres son lanzados en paracaídas sobre la jungla birmana, tras las líneas enemigas, para destruir una estación de radar japonesa. La angustiosa y extenuante expedición a través de la jungla y los pantanos repletos de soldados enemigos se convertirá en un juego mortal en el que tan importante será cumplir con éxito la misión como poder ser rescatados... (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
Año / País:
/ Estados Unidos Estados Unidos
Título original:
Objective Burma!
Duración
142 min.
Guion
Ranald MacDougall, Lester Cole, Alvah Bessie
Música
Franz Waxman
Fotografía
James Wong Howe (B&W)
Productora
Warner Bros
Género
Bélico II Guerra Mundial
"Rodada en un parque (como suena), Walsh extrae del cine de combate su fibra más tensa. Unos soldados y el ansia desnuda por sobrevivir. No hay más. Tampoco menos"
[Diario El País]
"Interesantísimo filme, con una dirección enérgica (..) Excelente "
[Diario El País]
8
Objetivo cumplido con creces.
Jerry Wald, El productor newyorkino Jerry Wald que ya había financiado durante la SGM otra película bélica y patriótica como “Destino:Tokyo”, volvió en el último año de la guerra a producir otra del mismo género titulada “Objetivo: Birmania” y que dentro de este tipo de películas que se hicieron durante el conflicto podemos catalogarla como una de las tres mejores sin lugar a dudas.

Y es que “Objetivo Birmania” al margen de la japonofobia que irradia todo el film (“Exterminémosles a todos”, exclama el periodista cuando ve la matanza y tortura de sus compañeros) y que en parte crea un caldo de cultivo para Nagasaki e Hisroshima, además de que desde el punto de vista biogeográfico, muchos paisajes no corresponden con lo que uno espera de Birmania, aunque a decir verdad los resultados para haber sido rodado casi íntegramente en Central Park son magníficos.

Bueno pues a pesar de todo ello “Objetivo Birmania” es maravillosa.

Un hombre de cine de la calidad de Raoul Walsh se encarga de que la orquesta suene muy bien a pesar de contar con un guión que es lo peor de la cinta. Pero ver como nos lleva al sufrimiento de aquellos hombres, como consigue hacer que sintamos el paso de las horas, de los días, los mosquitos, el barro, la humedad....e incluso la muerte y la amistad.

Y luego tenemos a un Errol Flynn en pleno estado de gracia. Es curioso que siempre que se habla del actor tasmanio es casi para menospreciarle, cuando a mi juicio es uno de los más grandes. Quizá es porque cuando se le recuerda siempre se le relaciona con Michael Curtiz y su cine de aventuras cuando personalmente pienso que fue con Raoul Walsh con el que tiene dos de sus mejores interpretaciones. Una como el General Custer en la extraordinaria “Murieron con las botas puestas” y otra esta como el paracaidista Capitán Nelson en las que nos da una lección de registros delante de una cámara.

De la música de Franz Waxman, uno siempre espera lo mejor y aquí lo vuelve a demostrar con un ritmo que combina lo clásico y lo militar de forma envidiable. Y la fotografía del chino-americano James Wong Howe ("Estación Termini" "Picnic" o “El viejo y el mar") aprovecha las sombras y los matices de grises de forma espectacular en la que es una de las últimas películas en blanco y negro fotografiada con estilo y gusto de la época.

Con una primera media hora de matrícula de honor y un posterior desarrollo notable, “Objetivo Birmania” es una de las películas bélicas que merecen estar en cualquier videoteca que se precie.

No la juzguemos a la ligera y hagamos un poco de historicismo a la hora de valorar películas de este tipo.

Altamente recomendable y sobre todo disfrutable.
[Leer más +]
42 de 45 usuarios han encontrado esta crítica útil
8
Panfletaria: sí; Formidable: también.
“Objetivo: Birmania” es un colosal y estremecedor relato de un grupo de paracaidistas acorraladas por el ejercito japonés. Raoul Walsh nos somete a un pulso por la vida y por la naturaleza humana en momentos delicados. Es cierto que nos encontramos con un grupo de soldados que jamás quedan perfilados y sus perfiles se nos muestran planos. El guión, sin excesivas pretensiones solamente se centra en el sufrimiento colectivo y en un Errol Fynn en estado de gracia.

La huída del infierno queda reflejada con tremendo acierto en un conjunto de tragedias y vicisitudes encontradas por un camino sin rumbo ni alimentos a los que ningún soldado encuentra explicación.

Es suficientemente efectiva para transmitirnos el sufrimiento y dudas de los paracaidistas.

Será una película panfletaria pero tiene la suficiente calidad para ser considerada una gran película.
[Leer más +]
21 de 23 usuarios han encontrado esta crítica útil
Relaciones 1