arrow

Decálogo 4 (TV) (1990)

7,7
1.724
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Desde que su madre murió, Anka ha vivido con su padre, y su relación ha sido siempre más amistosa que paterno-filial. Cuarto de los diez mediometrajes realizados para la televisión por el director Krzysztof Kieslowski y el guionista Krzysztof Piesiewicz, denominados genéricamente "Decálogo". Cada uno de ellos se inspira en uno de los Diez Mandamientos. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
Año / País:
/ Polonia Polonia
Título original:
Dekalog, cztery - Dekalog 4 (Decalogue Four: Honor Thy Father and Thy Mother) (TV)
Duración
55 min.
Guion
Krzysztof Kieslowski, Krzysztof Piesiewicz
Música
Zbigniew Preisner
Fotografía
Krzysztof Pakulski
Productora
TVP S.A Telewizja Polska / Sender Freies Berlin (SFB) / Wytwórnia Filmów Dokumentalnych (Warszawa) / Studio Filmowe TOR
Género
Drama Familia Telefilm
Grupos  Novedad
El Decálogo
7
GENES DECIDEN
El epígrafe “Honrarás a tu padre y a tu madre” sirve a la película para adentrarse en las relaciones paternofiliales.

Como en la segunda de la serie, se maneja el supuesto de que el verdadero padre no sea el legal sino un tercero.

La hija tiene ya unos veinte años y vive con su padre, aún relativamente joven, en el bloque de apartamentos. Descubre, se supone que accidentalmente, una carta póstuma de la madre, muerta muchos años atrás, casi tantos como veinte. La carta podría tener revelaciones de importancia suprema, pero antes de abrirla la joven proyecta sobre el contenido fantasías íntimas y trata de que esas fantasías se conviertan en realidad.

En ese margen conjetural se despliega una situación de tragedia griega, Edipo y Electra fuertemente evocados. La cuestión genética es ahí decisiva y, por lo mismo, lo es también la enigmática carta testamentaria, cuyo mensaje oculto proyecta a la película hasta un campo emocional insólito, con enorme intensidad, y hace que permanezca entera en vilo.
[Leer más +]
40 de 42 usuarios han encontrado esta crítica útil
8
Honrarás a tu padre y a tu madre
Kieslowski hiperboliza lo terrenal de nuestra sociedad a través de esa tormentosa relación entre una hija y un padre separados y, a la vez, ligados por una carta escrita por la madre de ella antes de morir. En este cuarto capítulo, en consonancia con la temática del mismo, se ahonda en esa relación entre padre e hija.

Tomando ese eje por referencia, Kieslowski realiza aquí una historia muy personal en la que, en el fondo, se relata una trágica historia de amor detonada por una misteriosa carta. Un amor que existe entre dos personas que aún queriéndose, deseándose y amándose, en el sentido carnal del término, deciden no romper con los convencionalismos de nuestra sociedad, esos que derivan del cuarto mandamiento, relatado aquí, como no podía ser de otra manera, con gran maestría por parte del cineasta polaco. Es, al tiempo, lasciva, sentimental y tremendamente melancólica.
[Leer más +]
21 de 21 usuarios han encontrado esta crítica útil