arrow

La torre de la introspección (1941)

La torre de la introspección
Trailer
7,0
49
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Tras un plano que muestra un tren surcando el encuadre de izquierda a derecha, Shimizu abre su historia con su habitual travelling hacia atrás que precede a Ryu Chishu explicándoles a un grupo de visitantes la naturaleza y el propósito del centro de acogida de menores en el que trabaja. El posterior montaje que descubre las instalaciones del lugar y las actividades de los niños, al que acompaña la voz en off del actor, acerca la película a aquellos documentales británicos de Elton, Anstey y Wright de los años 30 que reclamaban y/o preconizaban reformas sociales en temas de educación, higiene, vivienda, etc. Niños delincuentes en un reformatorio, y en particular un caso difícil, el de la hija de un rico empresario. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
Año / País:
/ Japón Japón
Título original:
Mikaheri no Tou (Introspection Tower)
Duración
111 min.
Guion
(Novela: Ryuji Kumano, Yoshio Toyoshima)
Música
Senji Itô
Fotografía
Suketaro Inokai (B&W)
Productora
Shôchiku Eiga
Género
Drama Enseñanza Infancia
7
Ver crecer a un niño
Con Mikaheri no Tou (Torre de introspección) Shimizu vuelve a temas conocidos (la importancia de la enseñanza), pero con un punto todavía más ambicioso: ya no es sólo que el metraje sea superior al de otras películas suyas que planteaban lo mismo (Nobuko), sino que la forma en que articula su discurso es más compleja y se sustenta sobre más líneas narrativas y más personajes, entrelazados unos y otros con habilidad en pos de una cohesión narrativa que fortalezca las ideas del director y el propio espíritu de la película.

Ésta narra los avatares de un grupo de "educadores-padres" y de sus "alumnos-hijos" en un centro especial para jóvenes descarriados. Su función es educar y orientar a estos muchachos para que puedan encarar el futuro con posibilidades. La función de Shimizu es demostrarnos la importancia que tiene esta enseñanza y la forma en que se imparte. O dicho en otras palabras: descubrir al espectador que es clave cuidar, en el respeto, el cariño y la inteligencia, al niño de hoy, porque será el adulto de mañana. O que su fracaso en la vida es también nuestro fracaso.

La historia se permite algunas obviedades y un exceso de buenas palabras, pero en general camina briosa y con credibilidad por las vidas de esos chavales llenos de dudas, miedos e ilusiones, con los que uno acaba irremediablemente encariñándose. Y aunque la idea del acueducto puede parecer un poco heavy (¡son trabajos forzados!), lo que verdaderamente importa es la enseñanza que lleva implícita: la nobleza del individuo también se nutre del esfuerzo y del dolor.

Es, en definitiva, una notable película sobre el saber y sobre cómo depositamos este saber en los ciudadanos del mañana, esponjas que todo lo absorben y de las que somos inevitables responsables.
[Leer más +]
8 de 9 usuarios han encontrado esta crítica útil