arrow

Vida de Oharu, mujer galante (1952)

Vida de Oharu, mujer galante
Trailer
8,1
2.222
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Narra la dura vida de Oharu, una mujer sometida a los convencionalismos de la sociedad feudal en el Japón del siglo XVII. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Japón Japón
Título original:
Saikaku ichidai onna (The Life of Oharu)
Duración
148 min.
Guion
Yoshikata Yoda (Novela: Saikaku Ihara)
Música
Ichiro Saito
Fotografía
Yoshimi Hirano (B&W)
Productora
Shintoho
Género
Drama Japón feudal Siglo XVII Melodrama
"Un cine magistral y diferente que viene de la mano de un director inigualable"
[Diario El País]
"Uno de los más consistentes melodramas de Mizoguchi"
[Diccionario Espasa]
9
Densidad creciente
Los temas expuestos en esta película son aquellos que el director trabajaría a lo largo de su carrera: prostitución, opresiones sociales y familiares, el poder corrupto de las jerarquías y los destinos trágicos. A modo de flash-back, Mizoguchi hace un barrido histórico-social a través de la vida de Oharu (impresionante Kinuyo Tanaka que casi sin primeros planos construye de manera emotiva este personaje).

Aunque este trabajo sería la apertura al extranjero de Mizoguchi, aún tendría que pasar un tiempo para que el espectador despistado encontrara en la filmografía de este señor, algo más que la historia de turno. Es complicado no repetirse a la hora de ensalzar cualquier obra de un autor, porque cada trabajo posee unas características comunes que hacen reconocible la autoría de una obra. Oharu no es una excepción y posee todos aquellos ingredientes que la convierten automáticamente en una película de Kenji Mizoguchi: los planos generales, los planos secuencias, la violencia fuera de campo, la música diegética o elipsis prodigiosas.

En una entrevista realizada en 1961, Mizoguchi hablaba sobre el plano-secuencia:

“Al adoptar semejante método no he tenido la más mínima intención de representar un estado estático de una psicología cualquiera. Al contrario, llegué a ello de forma muy espontánea, en mi búsqueda de una expresión más precisa y específica de los momentos de gran intensidad psicológica. En la curva de una escena, si acaba de surgir, con una densidad creciente, un “acorde” psicológico, no puedo cortarlo repentinamente y sin remordimientos: así que intento intensificarlo prolongando la escena el tiempo que sea posible.”

Cahiers du cinéma n.º 116.

Uno de los múltiples ejemplos que encontramos de esos momentos de densidad creciente es cuando Oharu se entera de la muerte de su amado (la condena a muerte fue filmada fuera de campo pero incluso mientras Oharu recibe la noticia de esta muerte por voz de su madre, ella permanece con la cara escondida como dando por sentado que dicha violencia sentimental, igual que la física, tampoco merece ser retratada tan crudamente en pantalla). Oharu sale corriendo al exterior de la casa asiendo una daga con intención de suicidarse. La madre la persigue mientras la cámara las sigue desde arriba. Entran en un bosque de bambúes cuya serenidad contrasta con la agitación que observamos en pantalla. Cuando cae al suelo, la densidad creciente de la escena ya nos ha noqueado.


Pocos minutos antes Mizoguchi había usado un plano-secuencia magistral para retratar la salida de la familia de la ciudad de Kyoto cruzando la cámara por debajo del puente para retratar a los tres integrantes en la otra orilla del río.

(Abróchense los cinturones porque esto continúa).
[Leer más +]
33 de 33 usuarios han encontrado esta crítica útil
9
La triste biografía de Oharu (9.1)
Más importante que los aspectos técnicos de una película –a los de ésta no se le pueden poner muchos peros–, es el contenido. Con la "Vida de Oharu" viajamos a una época en la que una relación de amor verdadero con alguien de rango inferior sólo suponía el principio de los problemas para una mujer de familia humilde. Era frecuente que el padre vendiera a su guapa hija como concubina sólo por ambición social o como prostituta para pagar sus deudas. Pero lo de Oharu es mala suerte, y ni siquiera podrá disfrutar mucho de los dos hombres buenos que se cruzan en su vida.
Mizoguchi recorre todos los estamentos de una sociedad feudal que no estaba tan lejana, y descubre los trapos sucios de una cultura machista que puede llegar a fascinar a algunos occidentales sólo por su apariencia elegante y disciplinada.

Una película para espíritus maduros y desengañados.
[Leer más +]
31 de 38 usuarios han encontrado esta crítica útil