arrow

Fucking Amal (1998)

Fucking Amal
Trailer
7,1
8.189
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
La película relata la historia de Agnes Ahlberg y Elin Olsson, alumnas de secundario en el "insignificante" pueblo de Åmål. Elin es extrovertida, popular y ha estado con innumerables chicos, pero encuentra su vida exasperantemente aburrida. Agnes, por el contrario, es tímida y no ha conseguido hacer amigos desde que se mudó con su familia a Åmål hace un año. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Suecia Suecia
Título original:
Fucking Åmål (Fucking Amal)
Duración
89 min.
Guion
Lukas Moodysson
Música
Varios
Fotografía
Ulf Brantas
Productora
Coproducción Suecia-Dinamarca; Memfis Films / Zentropa Entertainments4 / Film I Väst / SVT Drama Göteborg / Sveriges Television / Svenska Filminstitutet / Det Danske Filminstitut
Género
Drama Romance Adolescencia Homosexualidad Vida rural Película de culto
"El novel realizador sueco realiza con mucha ternura, pero también con sabia ironía, una creíble radiografía de la juventud de su país (...) Sencilla y comprometida"
[Diario El País]
8
Jodida discriminación (7.6)
Película con protagonistas adolescentes, pero no "película de adolescentes". Moodysson demuestra una gran madurez al abordar el tema de la homosexualidad en el que para muchos es el momento de su vida en el que más perdidos se sienten, cuando todavía no saben lo que van a hacer ni tienen claro con quién lo quieren hacer. Descubrir tus preferencias sexuales en esa etapa y hacerlo contra los fuertes prejuicios de un pueblo pequeño puede llegar a ser muy traumático. Ésta es la base de la propuesta, y es muy interesante, pero el desenlace no me convenció (ver SPOILER).
Alexandra Dahlström lo hace muy bien, pero Rebecca Liljeberg tiene además un rostro de un angelical que conmueve.

No puede ni debe faltar en las filmotecas escolares. Ojalá llegue el día en que sí sea prescindible.
[Leer más +]
83 de 103 usuarios han encontrado esta crítica útil
8
Cuando un beso lo dice todo..
En "Fucking Amal" se encuentra una de las escenas que irradia mayor espontaneidad y sinceridad de cuantas he visto en muchísimo tiempo. Moodysson la compone en un film que destila honestidad por los cuatro costados y que, llegado a ese punto, le deja a uno boquiabierto. No por el momento en sí, ni tan siquiera por el hecho que se da en susodicho momento, sino por la naturalidad con que las dos actrices la abordan: con seguridad, tacto, firmeza y un puñado de virtudes que, para colmo, no se les pueden atribuir sólo a esas dos pequeñas pedazo de intérpretes, sino también al propio film en sí.

Porque Moodysson lo borda: a raíz de un tema tabú como la homosexualidad (en este caso femenina) y los tópicos y prejuicios que lo rodean, es capaz de realizar un peliculón tremendo que esquiva todos los posibles puntos negativos (a saber: el morbo del asunto en cuestión, las burdas disputas en las que sacar a la palestra argumentos que, en este caso, no son necesarios -magnífico como evita el tema de la madre de Agnes-, etc...) y, para colmo, puedes sentir en tus propias entrañas, puesto que si algo se le puede atribuir a "Fucking Amal" es la virtud de poseer unos personajes palpables, que se mueven entre la amargura y la vitalidad como si nada, como cualquiera de nosotros mismos podría hacerlo.

Para ello, una presentación de personajes impecable: te introduce en la soledad en que se siente inmersa Agnes con un par de diálogos y gestos (genial el momento de la "fiesta", y para nada maníqueo), haciéndote partícipe de los sentimientos de esa muchacha e, incluso, logrando que cuando alguien es capaz de sonsacarle una sonrisa, de hacer que se abra a quien tiene ante sí, esa misma sonrisa se te escape a ti, con la increíble complicidad que destila un personaje que deja de serlo durante una magnífica hora y media.
Al otro lado, Elin se nos descubre como prácticamente la antítesis de Agnes: una persona a la que jamás parecen faltar las amistades, y cuyo modo de vida se alza entorno a lo que le rodea. Pese a ello, la evolución de Elin a lo largo del film, termina transformándola en otro pedacito más de "Fucking Amal" que recoge sus mismas virtudes: la franqueza (consigo misma) y la sinceridad (enorme lo que le espeta a su hermana en la pista de Hockey sobre hielo), y logran que te sientas profundamente atraído por ese personaje, y que te enamores de él. Que te enamores de ese pequeño rincón donde tan difícil es mantenerse a pie en un mar de prejuicios. Que te enamores de Agnes, y de la primera vez que la ves, en silencio, confesando su amor. Que te enamores de esa interminable noche, en que se conocieron, quisieron viajar lejos y surgió la inevitable chispa. Que te enamores de ese increíble momento, de uno de los besos más francos de cuantos servidor haya podido ver en el celuloide y que, en definitiva, te enamores de "Fucking Amal". Uno de esos remotos lugares en los que uno siempre tendría el placer de perderse... y enamorarse.
[Leer más +]
65 de 68 usuarios han encontrado esta crítica útil