arrow
5
Oscilante Strangerland.
Un debut en la dirección de un film que oscila entre independiente y de industria.
Como ya es sabido hay una categoría hace mucho tiempo ya que oscila entre industrial e independiente, con formas de independiente y aplicaciones de industria, esto no cataloga en nada a un film porque los filmes son filmes y su valoración debe destacarse por su calidad...

1) Llamamos cine independiente cuando en general sus presupuestos están lejos del cine de industria, cuando su elenco no es el mas "conocido" y sus formas técnicas y artísticas intentan ser novedosas o si son convencionales hacen notar su halo de compensar con otros talentos lo que el dinero no puede aportar, es por ello que cuando me encuentro ante un film independiente siempre en mayor o menor medida el ambiente el tempo y la sensación del clima me hacen notarlo inmediatamente, porque ya sea por la propia visión del realizador o por el intentar suplir carencias o ambas logran otro clima, en general esto es positivo porque es diferente y con tan solo ser diferente en esta era carente de ideas ya parece suficiente. En este caso el debut de Kim Farrant logra su cometido, ya que nos encontramos ante una atmosfera y tempo que denota un positivo apasionamiento a lo que esta realizando, esto es un aspecto muy positivo.

2) Sin embargo aunque como ya mencione los films son films mas allá de en que escalón se los catalogue en el caso de Strangerland con un elenco de nivel probado y por ende pertenecientes al cine de industria esa oscilación entre lo pasional del debut, lo industrial del elenco y su forma independiente termina quedando un tanto inconexo, el elenco sin mencionar nombres propios se puede decir que cumple una buena labor, correcta y se nota un compromiso con el proyecto, aunque la distancia entre las disimiles fuerzas mencionadas no la pudieron eludir, (y se hace difícil también para el espectador eludir ciertos distanciamientos entre las partes, los modos y aspiraciones)

3) Es un film de momentos, algunos que potencian la historia, otros que decae, algunos momentos de interesante simpleza sin quitarle énfasis a la escena, otros momentos con demasiado volumen dentro de secuencias que me dejaron notas de engorro.

4) Su genero suspense, policiaco, dramático se une en forma relativamente efectiva, básicamente porque el mayor fallo que pude apreciar en este film es esa sospecha de ser inconexo en sus partes, y por ende, eso me condiciono.

5) No es un debut para desechar, es un debut finalizado, no me parece justo desechar este film.

6) Si me preguntan si es recomendable respondería que no recomiendo films, solo puedo decir que tiene sus buenos tintes y sus fallos, y que ambas cosas son notables tanto las fallidas como los aciertos.

7) Un film al cual va a valorar su realizadora mucho mas que el publico, en mi humilde opinión.
Va a pasar a su ritmo, con sus altos y bajos, con el inconexo sentimiento de sus tres corazones, el de la dirección, el del elenco y el de sus aspiraciones.

8) Todo esto logra esta critica de poco cuerpo, de poca pasión y fría.

Gracias por la lectura.

Motherfuckers!
[Leer más +]
6 de 7 usuarios han encontrado esta crítica útil
5
La gran isla.
Extraño film australiano. Pudiendo y utilizando por momentos los resortes tradicionales del thriller la película se adentra en el peligroso género del drama humano.
Si bien su trama se parece entre otras a la reciente y admirable "La isla mínima". su autora prefiere fijar su punto de atención en la angustia que siente la madre que ha perdido o han secuestrado a sus hijos. Interpretada con solvencia por Nicole Kidman, a la que lo único que se le puede achacar es la manía que cada cual le tenga a la actriz.
El problema, claro está, es que al apartar el suspense de la narración el interés se pierde. Los pocos indicios que te aproximan a seguir las pesquisas de la trama resultan contraproducentes pues en ningún momento se satisfacen las expectativas generadas.
Confusa a más no poder.
[Leer más +]
1 de 1 usuarios han encontrado esta crítica útil
8
Suspenso, agobio..
Película con una atmósfera agobiante por el entorno caluroso y seco que se presenta, en donde los protagonistas ante la situación angustiante que viven ante la desaparición de sus hijos manifiestan su pesar con gran tensión, las interpretaciones son magníficas, mostrando cada uno sus sentimientos íntimos los cuales están ligados a su pasado, a la vez se interrelacionan con lo sucedido a sus hijos. La fotografía es excelente, los diálogos son escasos, los silencios de esos padres lo dicen todo, los cuales se mimetizan con el ambiente creado. Me gustó mucho, la recomiendo.
[Leer más +]
1 de 1 usuarios han encontrado esta crítica útil
7
El desierto eterno
Strangeland tiene, curiosamente (y es de suponer que inintencionadamente) muchos puntos en común con La Isla Mínima.
Tenemos dos adolescentes desaparecidos, dos padres desesperados cuya relación se tambalea mientras los consume la angustia y el miedo, un pueblo amenazador, una constante sensación de asfixia y un paraje natural extremo. Con esos elementos Kim Farrant compone un thriller muy inquietante a ratos, desesperante en otros por su lentitud, pero siempre novedoso y cargado de un cierto aire malsano que impregna toda la película y le da una fuerza inusual. No es perfecta, le sobran minutos y le falta ritmo a veces, pero se deja ver muy bien y sin duda sobresale entre la media de thrillers corrientes por su estudio sobre la amenaza del entorno y cómo el miedo puede apoderarse de los seres humanos hasta llevarlos a la paranoia. Farrant, además, es generosa con las imágenes impactantes, como la de la escena de sexo entre los dos protagonistas, una de las más valientes de los últimos tiempos.
Así, lo mejor es sin duda la entrega de Nicole Kidman y Joseph Fiennes, ambos soberbios en sus personajes. La australiana, muy injustamente tratada en los últimos años debido a algunas de sus decisiones artísticas y al Botox se que ha inyectado, da una lección una vez más a muchas de sus coetáneas, no solo por su talento (innegable para cualquiera que tenga dos ojos en la cara, con o sin Botox) sino también por su valentía a la hora de protagonizar productos tan arriesgados y poco comunes como este. El inglés, por su parte, hace la que probablemente es la mejor interpretación de una carrera poco lustrosa, y está imperial en su plasmación del dolor del personaje.
En definitiva, un notable thriller que produce mucho desasosiego, y eso es exactamente lo que buscaba.

Lo mejor: Kidman, Fiennes y la irrespirable atmósfera de dolor que tiene.
Lo peor: Quizás el final, tan poco definido, o lo lenta que es a ratos.
[Leer más +]
2 de 4 usuarios han encontrado esta crítica útil
6
Desasosegante drama familiar
Si algo puede reconocerse a la película es su capacidad para provocar mal rollo. La música, la fotografía y la dirección lo consigue, y eso hay que reconocérselo. Se trata de un drama familiar australiano, con medios materiales típicos de las producciones de Hollywood, como actores de primera fila (Kidman, Fiennes, Weaving), una fotografía impresionante y muy expresiva, una envolvente banda sonora... pero cocinada con las maneras del cine independiente, del que estamos acostumbrados a ver en Sundance, es decir, un guión y una narración con un estilo particular. Y esa mezcla es la que puede desconcertar a la gente. Nada que objetar a Nicole Kidman, últimamente nos preocupaba su falta de expresividad facial debido al botox (por ej. en la reciente "Stoker"), pero aquí recuperamos a la Nicole de sus mejores trabajos, quizás porque el bótox ya se le ha reabsorbido o porque ha cambiado de cirujano plástico. Sorprende su desnudo integral, más o menos explícito, y del que no parece haber utilizado doble de cuerpo. El problema es otra vez el mismo del que pecan muchas películas actuales: su excesiva duración (112 min.). La prometedora primera mitad cuando se presentan los personajes y se plantea el conflicto con tintes de verdadero thriller, se estanca en una segunda mitad centrada básicamente en el drama personal del matrimonio, sin que la parte de la investigación policial tenga la fuerza necesaria. Destacar la utilización de símbolos, como la serpientes que tantas veces aparecen en la película como metáforas más o menos facilonas (el tatuaje del ligue, la sinuosa carretera que cruza el desierto, las serpientes reales, la mítica serpiente del arco iris del cuento indígena...). También chirrían alguna situación que no queda explicada, lo que muchas veces se utiliza cuando no se sabe cómo explicar algunas cosas. Una pena que esos pequeños defectos no culminen la película, que se deja ver con interés por su imponente factura, su perfecta utilización del outback australiano y su ambiente malsano, opresivo y desasosegante, que hace pensar que la película podría haber estado mucho mejor en manos más expertas que en las de esta debutante Kim Farrant, a la que parece que algo de tanto empaque le queda grande en su debut como directora.
[Leer más +]
Sé el primero en valorar esta crítica
6
Strangerland en Cine de Patio
La desaparición de dos adolescentes en el inhóspito desierto australiano desatan los conflictos y temores que hasta ese momento se hallaban latentes en un matrimonio disfuncional. Todo parece ir a desembocar en un final trágico, que desvelará un gran secreto, pero los derroteros de la acción llevan a un insatisfactorio, por insuficiente, desenlace. Más allá de las carencias de guion, en la segunda mitad toda la cinta respira tensión, bochorno climático y psicológico, que junto a una descollante interpretación de una gran Nicole Kidman, logran alcanzar la brillantez en los momentos culminantes. Pese a su irregularidad, muy recomendable producción proveniente de las antípodas.

Más mini críticas en cinedepatio.com
[Leer más +]
Sé el primero en valorar esta crítica
5
Cuando los hijos desaparecen.
Las películas sobre desapariciones suelen ser interesantes, claro cuando saben lo que quieren contar, acá se narra la historia de una familia en crisis, que se muda a una ciudad pequeña huyendo del escándalo generado por la hija adolescente del matrimonio que se acostaba con su profesor teniendo apenas 14 años, desde ese momento la familia nunca volvió a ser la misma, el padre culpa a la madre, y el hijo menor, de unos 10 años, no sabe donde encajar, una noche los 2 chicos desaparecen.
Lo malo de Strangerland, es que no sabe lo que quiere ser, si un drama con tintes indie, si un melodrama o un thriller, y no termina siendo ninguna de las 3.
Lo peor son las escenas en las que uno espera ciertas cosas que no suceden, bueno en si toda la historia es una gran decepción y espera, uno se pregunta, ahora, ahora, ahora, y no, siguen dando vuelta en lo mismo y regodeándose en escenas monótonas donde los protagonistas se compadecen de sí mismos o se echan la culpa el uno al otro, igual debo reconocer que no se hace tan insoportable, logra de alguna forma ser aguantable, aunque no suceda casi nada y a ciertas escenas no les encontremos un verdadero sentido, a otras si, porque la gente cuando tienen un gran dolor hace y recurre a cosas absurdas, pero otras son inexplicables.
Nicole Kidman está bien, logra darle humanidad a un personaje extraño y desagradable, y más o menos lo mismo se podría decir de Joseph Fiennes, aunque la verdad creo que habría quedado mejor en su personaje Hugo Weaving y viceversa.
[Leer más +]
Sé el primero en valorar esta crítica
4
Buscando a Lily (y a Tom)
Generalmente todas las películas tienen su mensaje y cuando terminas de verlas te queda un regusto mejor o peor dependiendo de lo que te hayan transmitido. La ópera prima en la gran pantalla de Kim Farrant no es una película mala, es simplemente extraña y, a la vez, contradictoria.
Con una atmósfera agobiante y un guion desconcertante apoyado en excelentes actores y una gran fotografía, Strangerland es difícil de definir.
El argumento es, de entrada, bien sencillo y manido: niños desaparecidos en el contexto de una familia disfuncional en un entorno hostil como el desierto de Australia; pero a medida que avanza te das cuenta que nada es lo que parece y que poco a poco todo se retuerce hasta el punto que lo menos importante es la desaparición en sí de los menores.
Sinceramente no sé qué ha pretendido la directora con esta producción; posiblemente sus intenciones eran buenas y quería darnos un mensaje, pero, en mi opinión, no lo ha conseguido. Quizás solo ella sabe el contenido de dicho mensaje.
Al principio he dicho que todas las películas suelen transmitirte algo, pero ésta es la excepción y cuando terminas de verla te quedas igual que al principio, pero con la sensación de que no sabes realmente lo que has visto o, peor aún, para qué la has visto.
[Leer más +]
Sé el primero en valorar esta crítica
8
Keep Out
De entre las películas de misterio sobre niños perdidos, esta pieza de arte se destaca claramente, aunque sin aspavientos, sobre las demás de su tipo. Técnica y artísticamente perfecta, aspira incluso al nivel del ensayo filosófico, desnudando problemáticas de actualidad, eludiendo facilismos, y sacando provecho de la forma dramática.

Nota: Una reflexión abierta sobre la enajenación en general.
[Leer más +]
1 de 5 usuarios han encontrado esta crítica útil
Ver críticas con texto completo