arrow

Ernest & Célestine (2012)

Ernest & Célestine
Trailer
7,5
2.386
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Narra la historia de la amistad entre un oso que no quiere convertirse en notario y una ratoncita, bastante distraída, que no tiene ganas de ser dentista. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
Año / País:
/ Francia Francia
Título original:
Ernest et Célestine (Ernest and Celestine)
Duración
80 min.
Estreno
20 de diciembre de 2013
Guion
Daniel Pennac (Libros: Gabrielle Vincent)
Música
Vincent Courtois
Fotografía
Animation
Productora
La Parti Productions / Les Armateurs / Maybe Movies
Género
Animación Comedia Drama Infantil Amistad Roedores Osos Cine familiar
Grupos  Novedad
Ernest & Célestine
8
Un pequeño milagro animado
Es hora de hacer un ejercicio de recopilación. En pleno 2012, y considerando 2000 como el inicio del milenio, nos dan 13 años de cine. De muy buen cine. La animación en esta etapa ha vivido una pequeña nueva edad de oro, aunque es un medio tan mutante que rara ha sido la época en la que no ha habido obras de gran fuerza. Pero en esta docena (más uno) de años hemos tenido obras maestras como "El viaje de Chihiro", obras superlativas como "Mary and Max", a la mejor Pixar posible (Ratatouille, Wall-E, Up, Toy Story 3), gran cine independiente de estudio (Coraline, Fantástico Mr. Fox, Mind Game), autores (Satoshi Kon) y cine euro-asiatico del rigor de "Vals con Bashir" o "$9.99", ambas israelíes. Francia ha vivido su particular agosto y "Ernest et Cèlestine" es la nueva joya a sumar a una producción impecable, un trabajo de amor al medio que además se atreve a experimentar con las fórmulas de forma tan sutil que apenas pueda percibirse, escapando del exhibicionismo para limitarse a narrar una historia.

Adaptando el material original de Daniel Pennac, Benjamin Renner y los responsables de la también sobresaliente "Pánico en la granja" (Stéphane Aubier y Vincent Patar) crean la que es desde ya una nueva obra de referencia del "género", una cinta infantil a la manera de Ghibli ("Mi vecino Totoro") o la citada Pixar, que entiende al público al que quiere dirigirse sin dejar de lado al espectador adulto. con una moraleja clarísima que da pie a los padres a reflexionar con los niños sobre ciertos elementos del sistema, de la sociedad.

La animación es sencillamente maravillosa, bellísima, con un trazo muy cuidado y recursos narrativos que van desde la creación de gags a través de elementos en primer -o segundo plano-, con un timing cómico envidiable, hasta el montaje en paralelo para hacer avanzar la narración o, también, secuencias oníricas de una imaginación desbordante. "Ernest et Cèlestine" es una delicia, una de las mejores películas de animación europeas y la mejor francesa de esta nueva ola de trabajos que han colocado al país a la cabeza de la animación europea. Excepcional.
[Leer más +]
35 de 38 usuarios han encontrado esta crítica útil
8
El oso y la ratita
El cine francés volvió a mostrar una vez más su hegemonía europea y mundial en el terreno de la animación, obsequiándonos en 2012 con esta auténtica joya dentro del género. La película era una adaptación de un cuento infantil del escritor Gabrielle Vicent cuya traslación a imágenes en movimiento no pudo ser más acertada.

Es todo un gozo comprobar como en los tiempos del 3D y las nuevas tecnologías alguien es capaz de seguir apostando por la imaginación y la fantasía. Ojo, que esto no supone en absoluto menospreciar las modernas creaciones de Pixar o Dreamworks, muchas de las cuales son precisamente un alarde de imaginación e inventiva. Pero lo de “Ernest y Celestine” tiene un enorme mérito, y sería una pena que el público infantil de hoy día , acostumbrado ya a otro tipo de fantasías animadas, no la valorase en su justa medida.

Con un trazo fino, un dibujo casi artesanal que evoca las ilustraciones tradicionales de los cuentos y una serie de imágenes maravillosas y casi hipnóticas a veces, esta encantadora película nos cuenta la increíble relación entre un oso vagabundo y bonachón y una dulce y generosa ratita, y de cómo desafían a todo y a todos para hacer valer su amistad. El tono de fábula, entre ingenuo y algo naif, es el adecuado, como lo es también su ritmo ágil en todo momento, endiablado incluso en ocasiones, que consigue que la escasa hora y veinte de metraje se te pase en un suspiro. Y como toda fábula, al final también hay moraleja: y es que no es bueno dejarse llevar por los prejuicios.
[Leer más +]
15 de 16 usuarios han encontrado esta crítica útil