arrow

Tropa de élite (2007)

Tropa de élite
Trailer
7,5
35.287
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Brasil, 1997. El capitán Nascimento (Wagner Moura) está al mando de un escuadrón del Batallón de Operaciones Policiales Especiales (BOPE), un cuerpo de élite de la policía de Río de Janeiro. Su misión es actuar en las favelas, en las que la policía, por miedo o por corrupción, no interviene. Nascimento quiere dejar su puesto, ya que está a punto de ser padre, pero antes necesita encontrar un sustituto adecuado. Con ese fin comienza a instruir a dos policías honestos y amigos desde la infancia: Neto, que es un hombre de acción, y Matías, que estudia Derecho porque cree en la ley. Juntos entrarán en el BOPE y cumplirán sus misiones hasta las últimas consecuencias. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Brasil Brasil
Título original:
Tropa de Elite
Duración
114 min.
Estreno
18 de julio de 2008
Guion
José Padilha, Braulio Mantovani, Rodrigo Pimentel (Libro: André Batista)
Música
Pedro Bromfman
Fotografía
Lula Carvalho
Productora
Coproducción Brasil-Estados Unidos-Argentina; Zazen Produções / Feijão Filmes / The Weinstein Company / Estúdios Mega / Universal Pictures do Brasil / Costa Films / Quanta Centro de Produções Cinematográficas
Género
Acción Drama Policíaco Crimen
10
Este es el mundo que nos ha tocado vivir...
Vivimos una época en la que esa especie de neoprogresismo consporanoico se ha hecho un hueco importante en los círculos de opinión y se ataca con vehemencia a ciertas películas cuya temática o presunto fondo idelógico, la mayor parte de las veces inexistente o malinterpretado, no coincide con el de dichos grupos. Nos encontramos con que aquellos que critican a Tropa de élite por su presunto mensaje fascista, que no es tal por varias razones que hay que saber apreciar y que son, para alguien con dos dedos de frente, bastante evidentes, son herederos de esos que atacaron Centauros del desierto, Harry el sucio o Taxi Driver, por contar con misántropos pretendidamente fascistas por protagonistas que actuaban con su propia ley, más bien tirando por el nihilismo y el individualismo alejado de cualquier fascismo. Pero José Padilha juega con una destreza sin igual sus armas muestra un amplio el abanico de ideas y centra el protagonismo en un rudo policía de las fuerzas especiales brasileñas, la BOPE, sus conflictos interiores y su vida familiar y del batallón que este conlleva, acercándolo a cintas como Heat o al mejor Scorsese de Uno de los nuestros, y permite al espectador conocer los dos lados de la realidad y el realizador no justifica ni toma parte por ninguna de las dos mitades de esta historia, todo lo contrario, no establece línea moral alguna, no juzga qué está bien o mal, si no que esa decisión la deja en manos de un espectador que a veces no está preparado para lo que se le muestra, convirtiendo esta brillante cinta en un thriller de una ambigüedad moral a la que pocos están acostumbrados.

Padilha retrata un mundo podrido, corrupto, sucio, en el que el capitán Nascimento no es más que una herramienta más del sistema parece imposible cambiar debido a la propia condición humana. Dicho sistema es controlado por aquellos mismos que, tras haber hecho las leyes o jurado defenderlas, las quebrantan con suma facilidad, y en la que los honrados no tienen cabida, y son castigados por ello. Este se propone limpiar el mundo, o al menos una pequeña parte de él, ante la noticia de que va a ser padre, algo que le horroriza, al comprobar cómo es la sociedad a la que va a traer una nueva vida, y si realmente vale la pena.
[Leer más +]
186 de 202 usuarios han encontrado esta crítica útil
9
"El hombre con la boina negra siempre entra en la favela para matar, nunca entra para morir"
Últimamente parece estar floreciendo en el cine un apartado de concienciación social hacia las duras condiciones de vida de las favelas brasileñas. Si ya Fernando Meirelles nos introdujo a manos llenas en el intrincado e infernal crimen organizado de Río de Janeiro, ahora José Padilha vuelve la cámara hacia las fuerzas de seguridad que han de hacerle frente.
La guerra está presente en muchísimas partes del mundo. No hace falta remitirse a la guerra de Irak, o a la de Israel y Palestina, ni a tantas otras de las que tanto oímos hablar a diario. La guerra no tiene por qué enfrentar a países. Puede estallar en una ciudad, en un distrito. No tiene por qué ser a gran escala. Pero es guerra. Y en ella hay horror, odio y muerte.
Cuando eliges ser policía en una zona en guerra, no hay muchas opciones. Puedes corromperte y hacerte cómplice. Hacer la vista gorda para congraciarte con las mafias de traficantes y no jugarte el pellejo más de lo necesario. O puedes ser de los obsesos de la ley, de los que desean hacer algo para minar el dominio de las mafias que gobiernan buena parte de las favelas. Todo dependerá de tu carácter y de tus ideales. ¿Qué eliges?
Está claro que, si eres de los de la segunda opción, la policía corriente no te sirve para nada. Así que tienes una alternativa remota y casi imposible: el BOPE. El Batallón de Operaciones Policiales Especiales. El cuerpo de máxima seguridad de la policía militar. Integrado por los más duros, los mejor entrenados, los que tienen mayor sangre fría, los dispuestos a meterse en el infierno y a hacer el trabajo sucio que la policía convencional no puede realizar. Incluso (y no sé si eso será cierto o una fantasmada del guión) se menciona que ni siquiera los soldados de Israel, que están entre los mejor entrenados del mundo, igualan en preparación física y mental a los del BOPE de Río de Janeiro.
El capitán Nascimento quiere retirarse. El BOPE exige tanta dedicación y tanta tensión que incluso los mejor cualificados y experimentados acaban sucumbiendo. Él siente que no podrá aguantar mucho más. Desea llevar una vida tranquila junto a su mujer y a su futuro hijo, y sabe que un hombre aniquilado (o muerto) no puede ejercer como marido ni como padre. Pero retirarse del BOPE no es como jubilarse de un trabajo cualquiera, porque el compromiso y la entrega adquiridos llegan hasta el punto de que hay que dejar el futuro asegurado para el cuerpo de élite. Tiene que dejar a un sucesor que esté a la altura. Y esa es una tarea terriblemente ardua.
Nascimento nos relata su historia en forma de flashback acerca de la complicada selección del candidato. Nos relata su progresivo decaimiento psíquico cuando no vislumbra esperanzas de poder abandonar el cuerpo si no da con el sucesor idóneo, lo cual afecta a todos los ámbitos de su vida. Nos relata el perfil que debe reunir un policía del BOPE, nos otorga su declaración de principios acerca de la cruda lucha en medio del caos de las favelas.
[Leer más +]
87 de 98 usuarios han encontrado esta crítica útil
Relaciones 1