arrow

The Jazz Singer (1927)

The Jazz Singer
Trailer
6,2
1.298
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Primer film sonoro. La Warner Bros. Pictures, que por entonces pasaba problemas financieros, fue el primer estudio en sacar un filme sonoro, que alternaba la voz y canciones de Al Jolson con subtítulos. Por supuesto, e independientemente de la calidad artística del filme, se convirtió en un gran éxito de taquilla. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
Año / País:
/ Estados Unidos Estados Unidos
Título original:
The Jazz Singer
Duración
89 min.
Guion
Alfred A. Cohn
Música
Louis Silvers
Fotografía
Hal Mohr (B&W)
Productora
Warner Bros. Pictures
Género
Musical Drama Música Jazz
8
La primera película sonora de la historia
Su estatus como primera película sonora asegura a “The Jazz Singer” un lugar privilegiado en la historia del cine. Pero más allá de la anécdota, estamos ante una cinta que posee un verdadero valor artístico propio. Algunos dirían que en realidad no se trata del primer ejemplo de cine sonoro, pues en realidad es un “part-talkie”, es decir, una película muda que contiene ciertas escenas habladas y algunas canciones. Otros cuestionarían la simpleza de su trama, y en verdad no les faltaría razón: “The Jazz Singer” es la historia de Jakie Rabinowitz, hijo de un cantor judío que lo ha educado para que a su muerte ocupe su lugar en la sinagoga del gueto judío de Nueva York en el que vive la familia. El chico, en cambio, muestra poco interés por ocupar el puesto de su padre y decide convertirse en cantante de jazz, adoptando el nombre de Jack Robin, algo que su padre rechaza vehementemente. En principio, una historia simple y por momentos marcadamente sentimental, es cierto.

Pero la fantástica actuación del gran Al Jolson, así como la energía y el desenfado que destila su voz, convierten este film en una pequeña maravilla que, pese a su carácter todavía bastante rudimentario (estamos hablando de una película de 1927), merece ocupar un lugar de honor junto a otros musicales clásicos producidos en Hollywood. Eso sí, “The Jazz Singer” no es un musical al uso: de hecho, las canciones no funcionan como elementos que hacen avanzar la acción, sino que no son más que excusas para que la voz tan personal de Jolson brille en temas inolvidables como “My Mammy”, “Toot, Toot, Tootsie” o “Blue Skies”. En 1927, cuando se filmó esta película, Al Jolson llevaba ya más de quince años siendo el artista más popular y respetado en los teatros de todo el país, gracias a un estilo vocal contagioso e inimitable, pero esta película lo elevó a la categoría de leyenda.

Ver “The Jazz Singer”, pues, no supone únicamente asistir a un instante histórico y decisivo en la evolución del cine, sino que sirve también como introducción a la música y al arte de Al Jolson, hoy injustamente olvidado, pero sin duda, uno de los grandes vocalistas del siglo XX. Quienes disfruten con esta película seguramente no querrán perderse otros filmes posteriores de Jolson como “The Singing Fool”, o su “biopic”, titulado “The Jolson Story”, ambas también muy recomendables.

Antón García
Nashville, TN.
[Leer más +]
41 de 42 usuarios han encontrado esta crítica útil
7
Choque de Civilizaciones.
Algunas películas tienen la mala suerte de ser las primeras en ofrecer a la sociedad un adelante técnico e inmediatamente queda grabado a sangre y fuego dicho avance siendo postergados sus méritos artísticos o sus defectos.

Más de un clásico del cine mudo, que está en la mente de todos, tiene estos privilegios y otros en cambio como “El cantor de Jazz” resultaron perjudicados.

Me niego hablar de si fue la primera película sonora, realmente es semimuda o semisonora, más lo primero que lo segundo, prefiero comentar sus cualidades narrativas e interpretativas que son muchas.

“El cantor de Jazz” había sido un éxito en Broadway, por lo que dos años después su plasmación en la gran pantalla fue una realidad y un éxito. Se trata de una película muy bonita, emotiva, tierna y moderna para el momento. Muy bien dirigida por Alan Crosland, un director que le faltó algo de continuidad, porque no tiene que envidiar a otros compañeros muy afamados de la época.

Pero por supuesto es la enorme figura de Al Jolson, la que llena la pantalla, con una vitalidad y unos ritmos afroamericanos portentosos.

Quizás que los protagonistas sean judíos ultraortodoxos siempre ha hecho que sea citada de refilón en los manuales de cine por parte de los pseudointelectuales europeos, pero les puedo asegurar que avances técnicos aparte, es una muestra perfecta de lo que era la evolución de las familias emigrantes en Estados Unidos y como los hijos ya nacidos allí, eran más americanos que sus padres, que seguían ante todo siendo italianos, alemanes, irlandeses o judíos como es el caso.

Muy recomendable este film, que en los posteriores remakes como el de Michael Curtiz o Richard Fleischer, no se acercaron ni de lejos a la calidad del original.

Nota: 6,8.
[Leer más +]
13 de 14 usuarios han encontrado esta crítica útil