arrow

Holy motors (2012)

Holy motors
Trailer
6,3
14.002
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Un día en la vida de un hombre con múltiples personalidades: asesino, mendigo, ejecutivo, monstruo y padre de familia. El protagonista encarna personajes diversos como si se tratase de una película dentro de una película. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Francia Francia
Título original:
Holy motors
Duración
111 min.
Estreno
16 de noviembre de 2012
Guion
Leos Carax
Música
Neil Hannon
Fotografía
Yves Cape, Caroline Champetier
Productora
CNC / Pierre Grise Productions / Pandora Filmproduktion / Théo Films / arte France Cinéma / Canal+
Género
Drama Cine experimental Surrealismo Cine dentro del cine Película de culto
9
Monsieur Oscar viaja en limusina y se transforma
Holy Motors es una película tan extraña, tan fascinante, tan hipnótica y tan singular que resulta difícil hablar de ella. Y la hemos esperado tanto que no sabemos si hacia ella sentimos rechazo o pasión desatada. Viéndola como un collage de imágenes abstractas, el film transita unos mundos, unas texturas, unos colores y unas atmósferas nunca vistas que dejan a la audiencia pegada a la butaca. Y si se quiere acceder al corazón del misterio, la película se presenta árida, inexpugnable, poliédrica, esquiva, nocturna. Holy Motors se disfruta en dos planos diferentes. El primero, el más primitivo: la atracción por las imágenes, y aquí Carax nos brinda estampas para la historia. Y el segundo, el más sesudo: el interpretativo. ¿Que qué es, o qué puede ser, o qué quiere ser, o qué intenta ser Holy Motors? Da igual. O tal vez no. O todo lo contrario. Quién sabe.

Hay la descripción de un París familiar pero a la vez extraño, deshumanizado, carnívoro, oculto. Es un homenaje a la figura del actor militante que vive por y para sus personajes, creando a cada función una 'tranche de vie' que es una ficción, o una ficción dentro de una ficción, o un símbolo de la sociedad tan extraña en la que vivimos. Puestos a ir más allá, cabe la posibilidad de que ese actor que muta sea una metáfora del humano moderno, en constante cambio, paranoico e inestable, alguien que como Oscar parte de un no hogar para dirigirse a ningún sitio y que al ser muchas personas termina por no ser nadie, por carecer de raíz, estabilidad e identidad. De no haber crítica podemos regocijarnos en su humor marciano. Y si uno no está para tantas historias, siempre se puede pensar que todo lo visto forma parte de un retablo de locuras, la película dentro de la película que miran los espectadores cadavéricos de la primera escena.

Ver Holy Motors es como intentar contener agua en la palma de la mano: se escapa, cambia a cada segundo, se cuestiona y reformula con una rapidez increíble, desestabiliza al no saber qué será lo próximo y deja la sensación de una película tan viva como muerta que de alguna manera es un género cinematográfico en sí misma y es una mezcla de cosas, es unidad y es mosaico, es puro cine y al mismo tiempo pura figuración. Desde la duda, pero con la certeza de que Holy Motors cala hondo, Carax ha logrado una obra maestra a la que tendremos que volver queramos o no para redescubrirla, diseccionarla, saborearla. Un juego de espejos, de caras y de reflejos, que tiene su punto culminante en la escena musical protagonizada por Kylie Minogue. Sea fruto de la genialidad o de la trampa Holy Motors ya es la horma del zapato y la recurrente obsesión de este cinéfilo que cree que Los amantes del Pont Neuf es un peliculón incomprendido. Carax sigue siendo el raro de la clase, el cineasta marginado y el artista maldito. ¿Será Holy Motors autobiográfica? Véanla, ámenla u ódienla, pero opinen. No les dejará indiferentes.

@Xavicinoscar, Cinoscar & Rarities
http://cachecine.blogspot.com
[Leer más +]
156 de 212 usuarios han encontrado esta crítica útil
1
Me siento mentalmente violada. Y por supuesto, estafada.
Lo que más me jode es tener que dedicarle más tiempo a esta ¿película?, pero creo que es algo necesario para que nadie más caiga en el engaño.
También lamento profundamente que una de las pocas ocasiones en las que he ido al cine este año haya sido para ver esta ¿película? Nunca me arrepentiré lo suficiente.
Os cuento:
Ayer fui a ver Holy Motors.
Lo hice (iba a decir gracias a, pero no es lo correcto) por culpa de Fotogramas, de Dias de Cine, y algún que otro podcast y blog dedicado al séptimo arte (Arte es una palabra que queda lejanísima en el caso del que voy a hablar)
Pues bien, allá que iba yo toda contenta, como suele ocurrir cada vez que voy al cine, que ya se ha convertido en algo especial por lo esporádico del acto, por desgracia.
Sinopsis de la ¿película?
[Leer más +]
198 de 337 usuarios han encontrado esta crítica útil