arrow

Mary, Queen of Scots (1971)

Mary, Queen of Scots
Trailer
6,6
281
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Cuando Isabel I Tudor (1558-1603), hija de Enrique VIII y Ana Bolena, se convierte en reina de Inglaterra y cabeza de la Iglesia Anglicana, tropieza con la oposición de los católicos, que consideran que la legítima heredera del trono inglés es su prima María Estuardo (Vanessa Redgrave), la católica reina de Escocia. Tras el triunfo de los protestantes escoceses, María se ve obligada a abdicar en favor de su hijo Jacobo. Poco después, comete el error de huir a Inglaterra, donde es encarcelada y procesada por orden de su prima Isabel (Glenda Jackson), que nunca dejó de considerarla una amenaza. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Reino Unido Reino Unido
Título original:
Mary, Queen of Scots
Duración
126 min.
Guion
John Hale
Música
John Barry
Fotografía
Christopher Challis
Productora
Universal Pictures
Género
Drama Histórico Siglo XVI
8
Magnífica, la mejor comunión que ha dado nunca cine y teatro, ¡qué diálogos y qué ritmo!
Claro que no es enteramente histórica y se toma libertades, pues bebe de la más pura tradición del teatro, donde es una necesidad buscarle motivaciones dramáticas a los personajes y ponerlas en sus bocas con diálogos poéticos y retóricos, aunque se trate de personajes históricos de los que es casi imposible saber su verdadera personalidad y motivaciones ateniéndonos a las más estrictas fuentes históricas, que normalmente solo recogen hechos o interpretaciones interesadas.

De ahí ese gusto del teatro por el drama y la retórica. Se ha hecho siempre, lo hacían los griegos al convertir en obras de teatro sus antiguos mitos, y lo hacía Lope o lo hacía Shakespeare reimaginándose por ejemplo a antiguos romanos famosos.

Lo que es más difícil de encontrar es que esas técnicas funcionaran traducidas al cine. Casi nunca. El cine suele buscar lo implícito, el subtexto, las acciones y no tanto los diálogos, o que los diálogos no digan lo que piensa el personaje, y en cualquier caso que sean cortos y no dominen a la imagen.

El cómo esta película consigue, con un ritmo endiablado y unas interpretaciones geniales, que el teatro funcione en cine, es digno de estudio.
[Leer más +]
9 de 9 usuarios han encontrado esta crítica útil
7
Vida y avatares de la soberana de Escocia y destinada a serlo también de Inglaterra.
La historia de Inglaterra y Escocia, dos tierras unidas por la geografía pero largo tiempo separadas, ha proporcionado algunos de los relatos y personajes más interesantes que han servido de inspiración para el imaginario popular, la literatura, la pintura y como consecuencia el cine en épocas más recientes. Ya en las obras de Shakespeare, mundialmente conocidas, crueles tramas se consumaban entre los monarcas y demás nobles de la corte de años anteriores, antecesores de la dinastía reinante en el trono inglés, los Tudor, con Enrique VIII y su hija Isabel I como figuras primordiales. En Escocia también ostentaba el poder una rama de esta emblemática familia. Cuando nació en esas tierras María Estuardo se convirtió desde la cuna en reina de los escoceses, y luego, aunque por poco tiempo, por matrimonio en reina consorte de Francia. Esta importante herencia y su fe católica hicieron que a ojos de los demás creyentes, y a pesar de la instauración de Isabel como reina, ella fuera la legítima heredera de una Inglaterra protestante desde hacía ya algunas décadas. La lucha por quién mantendría el poder en la isla soportando toda la presión y las conspiraciones marcó la vida de estas dos mujeres para la posteridad y fue un símbolo del enfrentamiento entre dos religiones. Muy diferentes entre ellas, son los dos pilares que soportan la trama de este drama histórico.
María es una de las mujeres más hermosas de su época, pasional y cortesana, que pasó sus años más felices en Francia. Sin grandes conocimientos en política se dejó llevar por unos consejeros inadecuados y tomó numerosas decisiones erróneas a lo largo de su vida que marcaron su final, las principales relacionadas con la reina inglesa o con su rey consorte Henry.
Isabel, pasó parte de su infancia encerrada hasta la muerte de su hermana María y accedió a un trono que nunca compartiría con ningún hombre, pasando a ser a Reina Virgen que llevó a sus dominios a una época de gran esplendor, gracias a su sabiduría, dedicación y autoridad.
Como encarnación de estas dos soberanas, todo el peso de la trama recae en un par de actrices inglesas de primera categoría y con carreras en alza a principios de los años 70: Vanessa Redgrave en el papel de Maria y Glenda Jackson como Isabel I. Redgrave hace uno de sus mejores trabajos, favorecido por su porte (ya que la reina era bastante alta) su serena belleza y su matizada interpretación. Por su parte, Jackson muestra a una Isabel con gran poder, dignidad y una mente prudente y calculadora propia de su personaje. Francamente me han parecido dos opciones perfectas para sus respectivos papeles.
La fotografía, el maravilloso vestuario y los escenarios que nos transportan hasta el Renacimiento complementan y ambientan una trama tratada muy correctamente. Película nominada a varios premios de la Academia norteamericana en 1972, entre ellos una merecida nominación como actriz principal para Redgrave. Magnífica elección si te gustan los dramas de época y la historia del Reino Unido.
[Leer más +]
4 de 4 usuarios han encontrado esta crítica útil