arrow

Vision (2018)

Vision
Trailer
4,8
196
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
En los bosques de la región japonesa de Nara la periodista francesa Jeanne (Juliette Binoche) busca una rara planta medicinal que sólo crece en ese paraje bosquoso. Allí conoce a un misterioso hombre que vive en las montañas, Aki (Masatoshi Nagase). A pesar de la barrera del lenguaje y la cultura, ambos sentirán la necesidad de acercarse el uno al otro. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
Año / País:
/ Japón Japón
Título original:
Vision
Duración
109 min.
Estreno
28 de diciembre de 2018
Guion
Naomi Kawase
Música
Makoto Ozone
Fotografía
Arata Dodo
Productora
Coproducción Japón-Francia; Kumie / Slot Machine
Género
Drama
5
Un final es también un principio
El nuevo filme de Naomi Kawase es una oda tanto al interior geográfico como al corazón espiritual de Japón. Que la acción transcurra en la Prefectura de Nara, una boscosa región sin mar, justifica lo primero. Lo segundo encuentra su ser en el hecho de que se trata de un territorio fuertemente tradicional y también en el contenido de la obra, en aquello que la directora busca transmitir.

Si de algo están impregnadas las imágenes de la más reciente película de la cineasta japonesa es de una tremenda sensación bucólica. Los paisajes retratados evocan el poder y la belleza de la naturaleza. En el filme se nos muestra a su vez varias veces un túnel que se dice que conecta la zona montañosa con la civilización. Un personaje secundario comenta al respecto que a través de dicha construcción se ha producido un progresivo abandono de lo rural.

Lo anterior conlleva una considerable pérdida de población, de tradición y de espiritualidad. Y esto es de lo que nos habla Kawase, de la perspectiva que se tiene de lo pasado hoy en día, de ese creciente desinterés por lo espiritual. A ello se suma también la visión que se tiene de Japón desde Occidente —que tanto le ha dado y tanto le ha quitado a este país— a través del personaje de Juliette Binoche.

Tarkosvky creía que había que devolver a la naturaleza sus enigmas. Decía que la sociedad actual, y especialmente la juventud, ha perdido la creencia en la esperanza, en los milagros. En Vision, Naomi Kawase emprende un poético viaje con el que pretende rescatar esa magia, ese misterio.

La película es a su vez un canto al paso del tiempo, al transcurrir de los años. Ello está además vinculado con la importancia que se otorga a la familia, al pueblo y al suceder de las generaciones. Esta concepción de la supervivencia a través de la sucesión generacional es algo fuertemente tradicional de la cultura japonesa y que vemos más claramente en la obra de cineastas como Ozu o Koreeda.

En medio de todo esto encontramos una pequeña historia de amor, de dos personas que se encuentran y tratan de ser felices. La construcción de su relación y de su pasado se mezcla con los temas anteriores, despertando ciertas —e inevitables— reminiscencias con el cine de Terrence Malick.

Pero al final, y a pesar de todo lo escrito previamente, la cineasta se pierde. A lo largo de todo el metraje me preguntaba cómo una película tan potente podía haber sufrido un fracaso tan grande. Y en los últimos minutos lo he entendido todo.

Kawase alarga y recarga algo que no necesita ser alargado y recargado. La poesía y la magia están sembradas, no necesitan de giros argumentales ni explicaciones cerradas, sobre todo cuando éstas vienen cargadas de un fuerte carácter pretencioso.

No siempre hay que ver para creer, a veces un enigma es la mejor respuesta —y el mejor cine— que podemos tener.
[Leer más +]
6 de 6 usuarios han encontrado esta crítica útil
3
Flotando por el universo nipón
La he visto hoy en el festival de San Sebastian y me he quedado estupefacta por no haber entendido nada.
Acostumbrada a ver cine de todo tipo, he salido de la sala con la sensación de haber perdido facultades.
Actuaciones más que correctas pero el argumento no llega al espectador. No entras en el tema ni con calzador.
El esnobismo campa por sus reales pretendiendo contar una historia interesante llena de alegorías y parábolas que son difíciles de adivinar, recargadas de una pretendida espiritualidad inexistente.
Vamos, una pasada de vueltas.
Hubo tímidos y desganados aplausos de los que no habían abandonado la sala antes de tiempo.
Las escasas vistas aéreas son muy bellas.
[Leer más +]
5 de 7 usuarios han encontrado esta crítica útil