arrow

Great Day in the Morning (1956)

Great Day in the Morning
Trailer
6,7
537
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Colorado, principios de 1861. En Denver, Owen Pentecost, un pistolero sin escrúpulos, se convierte en el dueño de un hotel tras ganar una partida de cartas. Dos mujeres se enamoran de él: la empleada del saloon del que es propietario y una forastera que ha llegado con la intención de abrir una tienda de ropa femenina. Los conflictos que preceden a la guerra de Secesión (1861-1865) y, finalmente, el estallido de la contienda sitúan a Owen ante un difícil dilema debido a su origen sureño. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Estados Unidos Estados Unidos
Título original:
Great Day in the Morning
Duración
92 min.
Guion
Lesser Samuels
Música
Leith Stevens
Fotografía
William Snyder
Productora
RKO Radio Pictures
Género
Western Siglo XIX
"Western arrebatado y pasional, ambientado en la fiebre del oro de Colorado. Personajes tormentosos se aman y se odian entre lo abrasador del paisaje, reflejado de manera insólita por los colores empastados de la fotografía de William Snyder. Magistral"
[Diario El País]
8
TOURNEUR: UN GRANDE, SIN DUDA
Sinceramente no alcanzo a comprender el sentido de la traducción al castellano del título original del film de Tourneur, pues pistolas hay al amanecer, al atardecer, y hasta en la hora de la siesta. Es cierto que algunas marcan (¿ o debería decir “matan”?) más que otras, pero eso no es suficiente para singularizar de forma preferente las balas matutinas. Curiosidades aparte he de decir que Jacques Tourneur me sigue sorprendiendo y cada nueva película suya que veo me reafirma en lo que ya venía sospechando, que debo andar bastante verde en esto del cine para ignorar que Tourneur es mucho más que La mujer pantera y que debo " retornar al pasado" y repetir tantas y tantas asignaturas pendientes.

Estamos ante un buen western sin duda. No alcanza la categoría de Wichita ni la originalidad de En tierra generosa, pero es un buen western, con una Ruth Roman sobresaliente, por encima de Virginia Mayo y de Robert Stack, un guión excelente y con bastantes elementos diferenciadores de las películas del Oeste “más convencionales”. Así, no es frecuente plantear la difícil convivencia previa a la guerra civil norteamericana, entre unionistas y sudistas, con sus odios y sus fanatismos. Y tampoco resulta moneda común plantear historias del salvaje oeste con estas cargas de pasión, celos y deseos que inclusive conducen a la muerte. En este contexto de perfidias y frustraciones, la figura de Raymond Burr, aquel incorruptible Perry Mason de nuestras primeras andanzas televisivas pierde el in como pierde el dinero y hasta el idus. Y su trabajo cabe considerarlo como muy reconocible.

Dejo para el final uno de los aspectos que más me impresiona en las películas de Tourneur, la fotografía y el color. Ese color vívido pero templado, como suavizando la dureza de la sangre con la sal acuosa de las lágrimas. Tourneur, ya lo dije en otros comentarios, es el color pero también la vida y que concibe el western como un reflejo de la historia americana, donde las personas no son autómatas que disparan o que caen como muñecos de feria por el impacto de las balas, sinó personas que matan y personas que mueren, personas que sufren y que entierran a sus muertos, que pecan y se condenan o se redimen. Ese es Tourneur. Un grande, sin duda…
[Leer más +]
22 de 25 usuarios han encontrado esta crítica útil
8
Una morena y una rubia
Nos encontramos ante una de las mejores películas de Tourneur en la decada de los 50. Sin llegar a ser la obra maestra que supuso "La noche del demonio" este aparentemente sencillo western tiene todos los elementos para superar las convenciones del género y convertirse en una espléndida película a la que solo perjudica el portagonismo de un estoico y poco carismático Robert Stack, a quien literalmente se meriendan sus extraordinarias compañeras de reparto, la bellísima y turbulenta morena Ruth Roman, y la siempre grata y sensual rubia Virginia Mayo.
Aderezado con un cierto toque melodrámatico y con una soberbia fotografía que resalta la relacción del protagonista con las dos mujeres, esta película se ve sin desmayo, resulta muy entretenida y deja un más que agradable sabor de boca.
Aunque quizás le falte el aliento épico capaz de situarla entre los grandes clásicos,este gran western( el útlimo que rodó el maestro Tourneur) posee todos los ingredientes caracterísitcos (ecos de la guerra civil, ataques de indios, peleas en salones, conspiraciones políticas etc...) muy bien dosificados dentro de un guión de gran solidez y verosimilitud, lo que le convierte en una obra que debe ser reivindicada para situarse en la posición relevante que merece en los anales de la historia del cine del oeste.
[Leer más +]
19 de 24 usuarios han encontrado esta crítica útil