arrow

El muñeco diabólico (2019)

El muñeco diabólico
Trailer
5,5
940
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Una madre le regala a su hijo un muñeco por su cumpleaños, sin ser consciente de la naturaleza maligna que esconde en su interior. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Estados Unidos Estados Unidos
Título original:
Child's Play
Duración
90 min.
Estreno
28 de junio de 2019
Guion
Tyler Burton Smith (Personajes: Don Mancini)
Música
Bear McCreary
Fotografía
Brendan Uegama
Productora
KatzSmith Productions / MGM / Oddfellows Entertainment / Orion Pictures. Distribuida por MGM
Género
Terror Comedia de terror Muñecos Remake
Grupos  Novedad
Muñeco Diabólico
7
Crítica de Muñeco diabólico por Cinemagavia
31 años de Chucky

Más de 30 años después ha llegado el remake de la primera película de la ya popular saga Muñeco diabólico (cuya última película Cult of Chucky salió apenas hace dos años). La primera película del 88 fue un éxito rotundo, Tom Holland y Don Mancini crearon una película que combinaba una historia noir en el Nueva York más sórdido con magia vudú y un muñeco icónico. La saga fue evolucionando al humor más negro y cafre que fue refrescante pero que después de 4 películas acabó careciendo de interés y pidiendo a gritos un nuevo comienzo.

En esta ocasión se contó con gente joven y alejada de las películas originales. En el apartado de guion tenemos a Tyler Burton Smith, escritor proveniente del mundo del videojuego como Sleeping Dogs o Quantum Break. El director elegido para llevar este remake ha sido Lars Klevberg (Polaroid), el director casi debutante intenta dar un giro de 180 grados a la saga combinando un nuevo diseño del muñeco, una buena ración de hemogoblina y un humor menos macara y más irónico. Esta última faceta se ve reforzado con un buen reparto conocido por sus papeles en comedia como Aubrey Plaza (Ingrid Goes West, An Evening With Beverly Luff Linn) y Brian Tyree Henry (Spiderman-Man: Into the Spider-Verse, Viudas). No podemos terminar este apartado sin el gran acierto que ha sido meter al galáctico Mark Hamill (Star Wars, Batman: la serie de animación) como la nueva voz de Chucky.

Pesadillas tecnológicas

Cuando empezaron a salir las primeras imágenes del nuevo proyecto de Muñeco diabólico comenzó a generarse una sensación de escalofrío por el nuevo diseño de Chucky que abandonaba el regusto de los medios tradicionales por el cgi. A toda esa gente le decimos que no tema ya que el diseño y movimientos de Chucky es uno de los puntos fuertes de la película. Los movimientos y lenguaje corporal del muñeco está diseñado como si fuese animatrónico, es decir, con unos movimientos extraños, robóticos, que por momentos parece que se atrancan. La voz bizarra que utiliza Mark Hamill hacen de este Chucky uno de los mejores personajes del terror de los últimos años.

El nuevo guion es otro gran acierto ya que mantiene la esencia y el drama de la original pero desvinculándose de ciertos aspectos pulp y adaptándola a nuestros tiempos. La historia empieza de un modo semejante: una madre soltera, una increíble Aubrey Plaza llena de un humor post-irónico, intenta sacar adelante la vida con su hijo discpacitado por una sordera. Éste le pide el nuevo muñeco Buddi que funciona además como robot ordenador del hogar, te enciende la tele, te pone música, casi hasta te saca al perro. Lo único malo es que esta familia obtendrá un Buddi defectuoso con un chip que le otorga voluntad propios y muy mal carácter.

Ya no tenemos asesinos en serie ni magia vudú, elementos simpáticos de la primera película pero que habrían resultado muy extraños para el público actual. Optar por un sistema Alexa malvado (aunque no es la primera vez que se hace, inteligencias artificiales malvadas que se adueñan del hogar ya lo hemos visto en filmes como 2001: una odisea en el espacio o Engendro mecánico) es inteligente y abre nuevos caminos. Como he dicho anteriormente la saga se había convertido en una absoluta parodia negra de la sociedad norteamericana. En esta ocasión se ha optado por un humor más blanco e irónico en el que se compensa muy bien con el drama y el terror. ¿Y las muertes? Mantienen la mala uva de las originales en la que destacamos la muerte de un tipo que se parece sospechosamente a Jack Black.

Conclusión

Muñeco diabólico es uno de los mejores remakes de los últimos años. Su combinación de humor, drama y gore es perfecta. Adapta y reimagina el personaje de Chucky a nuestros tiempos en una película divertida e irónica.

Escrito por David Dominguez Martínez
[Leer más +]
14 de 22 usuarios han encontrado esta crítica útil
7
Cuidado con Buddi
En los últimos años hay una preocupante falta de imaginación en el cine estadounidense, ya que semana sí y otra también se estrenan nuevas versiones de películas clásicas, y en la mayoría de los casos con un resultado bastante negativo en cuanto a su calidad, aunque no en el económico, ya que en general son grandes éxitos de taquilla. En Europa, Asia e incluso Centro y Sudamérica se presentan propuestas diferentes y originales, y que en general son de bastante calidad, o al menos los guiones están muy bien trabajados.
En esta ocasión para la nueva versión de "Muñeco diabólico", la película de terror que tuvo un gran éxito hace 30 años con su primera película, la productora ha decidido contar con el noruego Lars Klevberg, un director bastante inexperto, aunque había tenido algún éxito dentro del círculo del cine de género con el cortometraje "Polaroid ( 2015 )", del que el propio director ha rodado un largometraje basado en su corto.

No esperaba nada de esta película porque no soy fan del género y tampoco me gusta mucho la original ni las secuelas posteriores, y me he llevado una agradable sorpresa, ya que la propuesta es divertida, tiene un guion lleno de detalles y es bastante ingenioso, y funciona bien como entretenimiento sobre todo para los que disfrutan con el cine irreverente, irónico y con un muñeco que tiene muy mala leche. En ese aspecto me recordó, al menos en la esencia aunque no en el resultado, a las películas del oso "Ted", aunque en ese caso no conecto con el personaje central ni con las tramas secundarias.
La película cuenta en hora y media una historia muy bien desarrollada, con un decente final y unas subtramas que funcionan gracias a que todos los personajes tienen su momento, su escena para lucirse, y aparecen en los momentos adecuados sin interferir en exceso en lo más interesante, ese muñeco que va causando el terror, pese a que su función debería ser la de servir como entretenimiento y compañía para los niños y niñas de todo el mundo.

El problema del proyecto es que no funciona mucho como película de terror, aunque puede asustar a los espectadores más sensibles, pero si buscan la típica propuesta de sustos pueden salir decepcionados de la proyección.
Uno de los elementos positivos es que no aburre, y su guion está lleno de pinceladas de denuncia social, tanto a la explotación de trabajadores asiáticos, que están en las fábricas en donde se producen esos juguetes, y que tienen que estar muchas horas en muy malas condiciones laborales para ganar poco dinero. El hartazgo de uno de los trabajadores con la empresa es lo que provocará su venganza, y que la trama se inicie con uno de esos muñecos convertido en un arma mortal para sus dueños y los que le rodean. Otro tema es el de la crítica a la sociedad actual, tanto en la falta de relaciones personales entre los seres humanos y de os conflictos familiares, y también un tema tan de actualidad como el machismo, que se pone de manifiesto en algunos personajes secundarios de la película.

A nivel técnico y artístico es correcta, con unos buenos efectos visuales a la hora de recrear esos muñecos y algunos avances tecnológicos modernos, pero no es tan espectacular como otras películas de terror o ciencia ficción de mayor presupuesto, que dan preponderancia a esos aspectos frente a desarrollar un argumento original y diferente.
El reparto funciona bastante bien, sin ser unas actuaciones destacadas, y lo mejor en ese aspecto es el trabajo de Gabriel Bateman, en el papel de Andy, el niño protagonista. Entre los secundarios destacan Aubrey Plaza como Karen, la madre de Andy, Gabriel Tyree Henry en el del vecino y policía Mike y Tim Matheson como Henry, el novio de Karen. La voz del muñeco en versión original es del popular Mark Hamill, conocido por su papel de Luke Skywalker en las películas de "Star wars".
Una película que recomiendo al público adolescente y de mediana edad, sobre todo si les gusta el cine de sátira y humor con elementos de terror y con unos personajes irreverentes y unos giros sorprendentes. Si buscan una película de terror convencional con sustos no es la película adecuada.

LO MEJOR: Su sentido del humor. Los efectos visuales.
LO PEOR: Puede defraudar a los que busquen una película de terror convencional de sustos.

Pueden leer esta crítica con imágenes y contenidos adicionales en: http://www.filmdreams.net
[Leer más +]
7 de 9 usuarios han encontrado esta crítica útil