arrow

The Naked Truth (Serie de TV) (1995)

4,8
858
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Serie de TV (1995-1998). Nora Wilde (Téa Leoni), una conocida fotógrafa, ganadora de un premio Pulitzer, se ve obligada a trabajar en "The Weekly Comet", un semanario de cotilleo de Los Ángeles. La razón es el descalabro económico (y emocional) que le ha supuesto su divorcio de un conocido y acaudalado editor de prensa. No le queda, pues, más remedio que adentrarse en el complejo mundo de las exclusivas periodísticas y de la vida privada de las celebridades, negocio que mueve en todo el mundo ríos de tinta y de dinero. (FILMAFFINITY)
Dirección
  Ver todos los directores
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Estados Unidos Estados Unidos
Título original:
The Naked Truth (TV Series)
Duración
30 min.
Guion
Christopher Thompson, Tom Martin, Ken Keeler, Gary Janetti, Paul Lieberstein, Laurie Parres, Mark Wilding, Michael Saltzman, Matthew Weiner, Rob Cohen, Rob Edwards, Bruce Eric Kaplan, Jeffrey Klarik, Kevin Rooney, Drake Sather, Jon Vitti, Maya Forbes, Tom Palmer, Kate Nielsen, Scott Bank, Jenny Banks, Jenny Banks, Leslie Caveny, Kevin Dornan, Allan Heinberg, Carol Leifer, Humphrey MacDougal, Marsh McCall, Jon Sherman, Phoef Sutton, Rachel Sweet, Miriam Trogdon, James Vallely, Philip Vaughn, Ed Yeager
Música
Dan Foliart, Alan Elliott, Jonathan Wolf
Fotografía
Lennie T. Evans, Jerry Workman, Wayne Kennan, James W. Roberson
Productora
Emitida por American Broadcasting Company (ABC); Brillstein-Grey Entertainment
Género
Serie de TV Comedia Periodismo Sitcom
7
De repente Susan sabe el secreto de Verónica y es la cruda realidad
No vale la pena andarse con rodeos intentando descifrar de que va la cruda realidad, yo la llamaría otra serie de oficinas, como tantas ha parido ya el prolífico escaparate televisivo norteamericano. Como otras de su especie, es muy sarcásticamente profunda y sutilmente melodramática, bueno, realmente es aclaparadoramente ácida, incluso un pelín. Con una diversidad importante en cuanto a personajes cómicos (el guaperas, el tonto, la protagonista guapa y tonta, la jefa macabra, etc) y un sin fin de situaciones tristemente cómicas, la cruda realidad se va dorando hasta tenerla en su punto, un buen ejemplar de "ficcionity show" para pasar un buen rato.

Un saludo a todos.
[Leer más +]
3 de 3 usuarios han encontrado esta crítica útil
6
Me maravilló Téa Leoni.
Gracias a esa típica sitcom americana, tan de moda en los 90, conocí a esta excéntrica y nerviosa periodista llamada Nora Wilde (Téa Leoni) una actriz medio-baja en cuanto a su nivel como interpretativo, pero de un rostro precioso y una particular forma de actuar. Varios reporteros gráficos poblaban el reparto: Un estúpido con gafas que hacía reir a todos y que parecía ser un poco defiente mental; también me acuerdo del típico fotógrafo negro que va un poquito de chulo de las pelotas. Incluso existía un actor de preciosos ojos agua marina (como la propia Nora Wilde describió) con el cual jamás se concretó nada sentimentalmente. A decír verdad; el personaje protagonizado por Leoni nunca tuvo una relación con nadie en los tres añitos que duró la serie salvó un desliz con Michael York, el cual intervinó en un episodio como ex- marido de esta y era la principal razón por la cual ella se decidira a dejar de ser un mantenida más.

Era curioso porque se habla en todos los capítulos con bastante frescura del mundillo del famoseo de la época y aparecían algún que otro famosete en horas bajas para subir la audiencia de esta serie entretenida, pero que nunca destacó en exceso. Jamás fue más que otra teleserie más del viejo Canal +, como "Dame un respiro", "El gafe" o "Seinfeld", pero claro, Seinfeld a pesar de no encajar demasiado bien con le público español, en Estados Unidos fue un hito y la catapulta para el propio Jerry Seinfeld.

Recuerdo con cariño esos viernes noches de aquel verano del 2007 cuando detrás de la serie de moda de Kristie Alley ("El secreto de Verónica") ponían esta serie. Lástima que con la llegada de una serie de cambios y del gordo borrachín de "Cheers" (George Wendt) se acabara por joder el invento de Chris Thompson, el creador de la serie.

La serie duró desde el 1995-1998. Una época que me llena de nostagia y quizás por eso le doy un 6, aunque nunca dejó de ser una serie del montón más...pero como me pasó con la crítica de "Los líos de Caroline" me puede la nostagia de tiempos mejores.
[Leer más +]
Sé el primero en valorar esta crítica