arrow

Baby Mama (2008)

Baby Mama
Trailer
5,0
1.523
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Kate Holbrook (Tina Fey) es una ejecutiva que acaba de cumplir 37 años y que ha decidido tener un hijo. Los médicos le dicen que las posibilidades de quedarse embarazada son mínimas, así que contrata a Angie Ostrowiski (Amy Poehler), una chica de clase trabajadora, como madre de alquiler. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Estados Unidos Estados Unidos
Título original:
Baby Mama
Duración
96 min.
Estreno
18 de junio de 2008
Guion
Michael Mccullers
Música
Jeff Richmond
Fotografía
Daryn Okada
Productora
Universal Pictures
Género
Comedia
6
La tortilla de patatas de mamá
La tortilla de patatas de mamá puede que no gane ningún certamen, ni sea un delicado y complejo manjar ni te sorprenda después de haberla comido cien mil veces. Pero siempre que la pruebas está igual de rica e incluso cuando pasa mucho tiempo sin catarla, se echa un montón de menos.

Pues bien, esta película es como la tortilla de patatas. Rica al paladar y fácil de digerir. Con la materia prima básica, sin rarezas ni experimentos pero siempre agradable y bien recibida. Funciona porque no pretende más que eso, procurar un placer momentáneo, fácil y gratamente olvidable. E incluso sorprende un poquito: Tina Fey, en el papel de madre de alquiler ramplona y hortera, resulta irresistiblemente cómica en contraste con la tímida elegancia de Amy Poehler o el autoparódico engreimiento de Sigourney Weaver. El personaje de Steve Martin, rompe en sus escasas, pero jugosas aportaciones y Greg Kinnear borda lo de siempre, es decir, que insufla vidilla a ese galán sosete y entrañable que todas quisiéramos que se casase con nuestras amigas.

Risas, lágrimas, tolerable nivel de azúcar y una honestidad a prueba de bomba: da exactamente lo que promete, un rato terriblemente simpático para evadirse y liberar endorfinas.
[Leer más +]
18 de 21 usuarios han encontrado esta crítica útil
3
Se aleja de ti, casi tan rápido como ha llegado.
Existen docenas de películas que cuando las ves te agradan porque entretienen, divierten, asustan, conmueven… en definitiva: Hacen pasar buenos momentos. Pero una vez finalizadas se olvidan tan rápido como han llegado.
Después existe el otro cine, el que tras hora y media, o dos horas de proyección, permanece en la memoria durante, semanas, meses y más tarde años; pasando a formarte de ti como si de una vivencia se tratara. De esas grandes películas recuerdas escenas, diálogos, gestos… llegando a influir en modas, comportamientos. Haciéndonos de alguna manera mejores… incluso a veces peores… Ese es el cine que busco, el que traspasa la barrera y que cuando llega, te inunda de sensaciones que solo los acontecimientos importantes de la vida provocan.
Lamentablemente Baby Mamá pertenece al primer grupo. Mañana la habré olvidado y pasados unos meses ni me acordaré de esta crítica.
[Leer más +]
10 de 10 usuarios han encontrado esta crítica útil